9 de junio de 2016

Intervención de Raymundo Navarro Fernández, dirigente de la CTC (Cuba) en el plenario de la OIT

Por Trabajadores, Revista de la CTC.

INTERVENCIÓN DEL DELEGADO TRABAJADOR DE CUBA, RAYMUNDO NAVARRO FERNANDEZ, ANTE LA 105 CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO. GINEBRA, SUIZA. 6 DE JUNIO DEL 2016.

Resultado de imagen de Emblema de la Central de Trabajadores de Cuba

Señora Presidenta:

Son innumerables las luchas de los trabajadores en el mundo en busca de  justicia social, respeto a sus derechos y libertades, mejores condiciones laborales, salarios dignos, reconocimiento  a su estatus ya sean emigrantes, informales, campesinos, obreros, intelectuales o simplemente trabajadores que sustentan las economías de nuestros países y crean las riquezas que lamentablemente no disfrutan en su gran mayoría.

En Europa crecen las protestas al ver como cada día se les despoja de sus derechos sociales y laborales. En Asia y África se extiende cada vez más el trabajo informal y en muchos casos en situaciones de semi esclavitud.

Se recrudece la pobreza en muchos países del  Tercer Mundo, los emigrantes sufren acoso laboral, discriminación por el color de la piel, género, desventaja laboral y salarial, explotación laboral o sexual, contratos desventajosos, son víctimas del trabajo forzoso, mientras que los grandes dividendos van a manos de una poderosa minoría capitalista.

Las guerras y los conflictos entre países también han sido un factor determinante en el aumento del desempleo, en el incremento de las emigraciones, en la destrucción de poblados enteros y del medioambiente global.

La evolución del mercado laboral en América Latina y el Caribe durante el 2016 será en general negativa en relación al 2015, se aprecia un debilitamiento de algunos indicadores de empleo, a lo que se adiciona como una estrategia intencionada, que en algunos países, la situación creada por crisis políticas como estrategia global del capital ha agravado las condiciones económicas y sociales de sus pueblos con el riesgo de perder muchas conquistas y procesos que se desarrollan en beneficio de los ciudadanos y trabajadores, y puede tener significativos retrocesos, además por la contraofensiva del capital contra los mismos, se evidencian varios modos de operar, en unos países generando crisis económica por desabastecimientos de alimentos, llamando a la violencia, y el rechazo al verdadero dialogo social, en otros se manifiestan con despidos masivos de trabajadores, golpes de Estado parlamentario y hasta la muerte a dirigentes sindicales y luchadores sociales.

Estos factores, entre otros, son los verdaderos responsables de los obstáculos que presentamos los trabajadores en el mundo del trabajo. La OIT debe jugar su papel en promover cambios que favorezcan los altruistas esfuerzos que determinadas fuerzas progresistas llevan adelante para mejorar el mundo del trabajo, a la vez que no debe permitir que los mecanismos de control de esta institución sean utilizados en función del interés de una mayoría de los representados aquí.

Reiteramos nuestra coincidencia con las temáticas que se traen en esta ocasión y los esfuerzos de la OIT en que este mecanismo gane cada día mayor importancia para todas las partes, en especial para los trabajadores que son los verdaderos creadores de las riquezas, en defensa de la justicia social, de la protección de sus derechos en general. Estos y muchos problemas no analizados en esta ocasión requieren de una urgente solución y los aquí presentes tenemos una alta responsabilidad en este sentido.

Los problemas que enfrentamos en el mundo del trabajo y todas sus secuelas no son algo coyuntural, sino sistémico, por esta razón estamos convencidos que jamás se resolverán los graves problemas de desigualdades, abusos, inseguridad, desempleo, represión, guerras y crímenes que hoy se cometen en nombre de la democracia y los derechos humanos, dentro del actual sistema capitalista mundial.

Los trabajadores cubanos, seguimos enfrentando dificultades económicas debido a las consecuencias de la crisis múltiple que sufre la humanidad, y de las medidas impuestas durante años por el injusto bloqueo económico, financiero y comercial que afecta a nuestros trabajadores, cuyo fin declarado junto a las grandes campañas mediáticas es  motivar explosiones sociales que conduzcan al cambio del sistema y el gobierno, a pesar de los avances aún se mantiene la esencia del mismo.

No obstante, nuestro pueblo está inmerso en los cambios que creemos necesarios para el mejoramiento de nuestra economía y de nuestros trabajadores, la actualización del modelo económico y social cubano avanza, gracias a la voluntad política que existe en nuestro país y al esfuerzo decisivo de los trabajadores y el pueblo cubano.

En este contexto, se ha generado nuevas formas no estatales de empleo, pero no informales, organizadas y gozando íntegramente de plenos derechos bajo la ley laboral cubana.

Los trabajadores cubanos tenemos garantizados la continuidad de nuestro sistema y por ende los derechos laborales, sindicales y sociales logrados con la Revolución.



Muchas Gracias.

No hay comentarios: