9 de septiembre de 2011

Võ Nguyên Giáp, revolucionario vietnamita. Vive y trabaja por su pueblo.


Por Oleg K.
Cumple 100 años. Vamos a festejar de la mejor manera posible su extraordinaria vida, uniendo el homenaje presente en Vietnam al ejemplo de sus escritos y acciones.

Recibido de la Agencia de Noticias PL-RHC en Hanoi.
25 de Agosto de 2011. Los máximos líderes políticos y gubernamentales de Vietnam felicitaron personalmente al mítico general Vo Nguyen Giap, quien hoy cumple 100 años de edad.
 El secretario general del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, expresó sus mejores deseos de salud a quien es llamado "hermano mayor del Ejército Popular", amigo y alumno de Ho Chi Minh
 Trong regaló a Giap una cesta de loto, como símbolo de la belleza y la vitalidad de la nación vietnamita, y afirmó que todo Vietnam respeta y recuerda sus grandes contribuciones a la Revolución.
 El presidente, Truong Tan Sang, y el primer ministro, Nguyen Tan Dung, le obsequiaron flores y desearon buena salud y longevidad, ratificándole su devoción a la causa revolucionaria del país.
 Nguyen Sinh Hung, presidente del Parlamento de Vietnam, hizo una pausa en la reunión del Comité Permanente para honrar a quien fue elegido entre los 10 más grandes generales de todos los tiempos.
 Los llamados cuatro grandes de Vietnam, por la relevancia de sus cargos, se comprometieron a implementar con éxito las resoluciones partidistas contra los actuales desafíos económicos.
 Giap se caracterizó como estratega por jamás retroceder, y a sus 100 años ha derrotado incluso al tiempo, como uno de los pocos protagonistas que sobreviven de las gestas de independencia.
 Casi tan venerado como el Tío Ho, Giap es considerado un genio logístico y un político capaz de movilizar masas y explotar al máximo los detalles que hacen al vietnamita tan peculiar.
 De hecho, así se lo dijo personalmente a Robert MacNamara, el exsecretario estadounidense de Defensa durante la guerra: "Ustedes perdieron en Vietnam, porque ustedes no conocen al vietnamita".
 Fuerte crítico de los proyectos de extracción de bauxita, este menudo hombre aún es una voz respetada en Vietnam, aunque hace años salió de las altas esferas del poder para retirarse a su villa.
 Ahí ha recibido a importantes personalidades de todo el mundo, como al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en 2006.

Võ Nguyên Giáp  es uno de los constructores del socialismo en el sudeste asiático. Su legendaria vida está jalonada de importantes lecciones para el proletariado mundial. No solamente por su dedicación a su pueblo sino también por su lucha por el marxismo-leninismo. Es además recordado, junto con sus camaradas de la dirección del Partido Comunista de Vietnam, por la gesta de impedir que el imperialismo norteamericano destruyera a su país.
La vida de Võ Nguyên Giáp, esta unida a la lucha de Vietnam por liberarse de las cadenas imperialistas. Nació el 25 de Agosto de 1911 en An Xa,  de la provincia de Quáng Binh. Era hijo de un predicador confucionista, Vo Nghiem Luang. Desde joven aprendió de su padre la estima por la cultura popular Viet, las herencias ancestrales indochinas que contrastaban con las imposiciones económicas y sociales europeas. Su padre luchaba contra las ideas de superioridad francesas, que relega la sabiduría oriental de diferentes campos, filosofía, medicina, arquitectura, arte, etc. Tras una de las revueltas contra el gobierno colonial, es detenido, llevado a la cárcel de Hue, desapareciendo.
Entendió la división antagónica con los colonialistas y desde 1926 laboró en diferentes organizaciones clandestinas. Fue en la Universidad de Hanoi en 1933 cuando conoce a Dang Xuan Khu (cuyo pseudónimo era Truong Chinh). Los dos eran fogosos luchadores, tras múltiples debates entiende Vö, el movimiento liberador que para los trabajadores y los pueblos es el Comunismo, e ingresa en el Partido Comunista de Indochina.
En 1938 se casa con la tailandesa Dang Thi Quang. En 1939, publican Vö y Truong el libro Los problemas de los campesinos. En 1939, tras ser prohibido el Partido Comunista se traslada a China donde conoce a Ho Chi Minh. Ese mismo año la policía francesa detiene a su compañera y a su cuñada, para que se entregara. Giáp continua luchando, y en criminal represalia, los colonialistas franceses guillotinan a su cuñada; a su compañera, durante tres años de terribles torturas muere en prisión junto con su hijo; también asesinan a su padre, dos hermanas y un número de familiares.
Pero Vö Nguyèn Giáp, lacerado por el dolor, incrementa aún más su actividad contra el imperialismo francés. Participa en Mayo de 1941 en la conferencia de Chingsi, en la cual se formó El Frente de Liberación de Vietnam (conocido como el Viet Minh). Se traslada con otros camaradas a las montañas para crear un grupo de combate guerrillero en alianza con Chu Van tan, dirigente del Tho, una unidad guerrillera de una minoría nacional del noreste de Vietnam. En 1944 captura un puesto militar francés. Con 10.000 hombres pasa a la ofensiva contra los japoneses en 1945, para expulsarlos del territorio.
Antiimperialismo consecuente
En Agosto de 1945 tras la liberación total se proclama la República Democrática de Vietnam. Por sus méritos se nombra a Giáp Comandante del Ejército Popular. Sus escritos de aquellos años son esclarecedores del tipo de ejército que necesitaba una nación en lucha contra el colonialismo. Junto con Ho Chi Minh reformula el concepto de Guerra Popular. Aplican conscientemente los principios marxistas-leninistas, que deben ser los obreros y campesinos quienes tomen en sus manos la misión de expulsar al enemigo. Para obtener esta implicación, deben formularse unas premisas justas y precisas de cómo la independencia y la formación de la nueva sociedad caminan en paralelo con las perspectivas de bienestar de los trabajadores. De hecho, en aquellos breves meses tras la proclamación de la República Democrática, se cambiaron completamente las estructuras ancestrales colonialistas. Se fue formando la idea, de que el Estado, el Ejército Popular y la población era un bloque indivisible, creándose instituciones fuertes, participativas y perennes.
“Batallón unificado, grandes equipos independientes" Con el asesoramiento de expertos militares chinos, unidos a su experiencia de lucha, entrenan a las unidades populares desde simples formulaciones básicas: Cada combatiente es responsable de sus camaradas, y sus camaradas, aún el funcionario de más alta graduación, responden de cada combatiente. En los países pequeños, con una medida de población dada, la integración de todos sus habitantes en un objetivo único es esencial para vencer.
Tras el bombardeo del puerto de Haiphon por la escuadra francesa en 1946, y atacado por las fuerzas de ocupación, el Ejército Popular se refugia en las montañas fronterizas con China. Tras combates incesantes guerrilleros, donde tras amargas derrotas pierde a muchos compatriotas, comprende que para liberar el territorio necesita el Vietminh una nueva estrategia.

El 18 de septiembre de 1950 lanza una ofensiva contra Dong-Khá, ciudadela defendida por 2.000 soldados franceses y 3500 marroquíes, venciéndoles. En el mes siguiente va destruyendo las columnas que desde Cao Bang descienden para recuperar la ciudadela. Solamente tras la derrota de sus fuerzas en Vinh Yen, es cuando los franceses utilizan “napalm” y tiene que volver a recomponer sus fuerzas, retirándose hacia la frontera.

En 1952 los galos emprender varias operaciones para destruir al Ejército Popular, llamada “Operación Lorena”, obligándoles a luchar en la selva. Frente a los criminales franceses de La Legión Extranjera, se movilizó un ejército invisible de mujeres y hombres vietnamitas, que suministraba por trochas inaccesibles, munición para las cientos de pesadas piezas de artillería, convirtiendo a esos profesionales en ratones aislados y encerrados en sus ratoneras. En aquellos momentos el Vietminh disponía de dos divisiones. Con ellas a finales e 1953, ataca la posición clave francesa de Diên Biên Phú. Los generales franceses consideraban que esta posición fortificada era inconquistable.
"un ataque y un avance más lentos, pero más seguros... atacar para vencer, no atacar sino cuando se tiene la certeza de la victoria". Este era el lema de Giáp en aquella batalla. Las fuerzas del Vieth Mihn con esta estrategia propusieron una lucha prolongada de 55 días, mediante ataques planificados para tomar todos los puntos fortificados, el aeropuerto y el cuartel general francés, donde capturan al Estado Mayor francés.
El impacto de esta victoria del pueblo vietnamita en el mundo, fue extraordinaria. Era la segunda obtenida por un pueblo colonizado contra un imperio (la primera, la victoria de los afganos contra los ingleses). Los pueblos que luchaban con el opresor recibieron un estímulo considerable. Pero las fuerzas reaccionarias imperialistas reunidas en Ginebra dispusieron de planes terroristas en todos los países limítrofes como Laos, Kampuchea y la propia Vietnam separando el sur del norte, imponiendo un gobierno títere en Saigón, respaldado por 30.000 asesores militares yanquis.

Comienza la Revolución Socialista
Ante el reto occidental, la República Democrática de Vietnam reconvierte el Viet Minh en sus fuerzas regulares, realizando de hecho un traspaso al Ejército de la estrategia de guerra popular. Tengamos en cuenta este hecho, sin parangón. Ejército y trabajadores unidos íntimamente, fuertemente compenetrados. Giáp es elegido Ministro de Defensa de la Fuerzas armadas vietnamitas, incrementando los contactos con la URSS, China y Corea del Norte. Envía a cientos de efectivos vietnamitas para prepararse en las escuelas militares de esos países. Propone la creación de una pequeña fuerza aérea, una pequeña armada y un fortísimo ejército popular terrestre, especializado en la lucha guerrillera.
A la vez en el Norte de Vietnam, la implantación del socialismo, corría pasos paralelos. Las tierras se repartieron; las escuelas, institutos y universidades se extendieron; la manutención de los niños, discapacitados y ancianos pasó a depender del Estado. Se desarrolló en extensas zonas alejadas de la frontera, programas de irrigación, reforestación y desarrollo de la economía socialista.
En 1959, en el sur se crea el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur (Vietcong), quien lanza una ofensiva para recuperar las localidades ocupadas por los títeres imperialistas liderados por Vgo Dinh Diem. La República Democrática de Vietnam manda suministros y armas al Vietcong, que hacen retroceder al Ejército Nacionalista proamericano, expulsándoles de amplias zonas rurales, cuyos habitantes casi en su totalidad ingresan en el Vietcong.
Los asesores militares después del ataque a la base militar yanqui de Biên Hoa, comprenden que el ejército nacionalista sería derrotado en meses, al no ser apoyado por la mayoría de la población, y estar en el poder solamente a base de las persecuciones, matanzas y dependencia occidental. El Presidente de EE UU aprueba incrementar la participación de su ejército, creyendo que aplastando a sus oponentes, como había hecho en otras partes del globo, podía cambiar la situación. Hace una declaración de guerra al pueblo de Vietnam. Era una guerra para continuar convirtiendo Vietnam en una colonia, dictatorialmente, sin la opinión de la mayoría de sus habitantes, para la historia era una clara muestra del carácter despótico y genocida del imperialismo. Hoy es una advertencia para la población mundial como entonces lo fue contra los vietnamitas.

La derrota de los Estados Unidos
Estados Unidos envía cientos de miles de soldados en apoyo de 60.000 asesores que ya había. Realiza ataques masivos aéreos contra la República Democrática de Vietnam del Norte. Aislada la República por mar, mediante el bloqueo de la marina norteamericana, la República Democrática recibe los suministros de los países socialistas por tierra, gracias a la ruta llamada de “Ho Chi Minh”. Pero la situación de la guerra estaba siendo atrozmente sangrienta. Los bombardeos eran terribles en víctimas humanas, la tierra de labor y la selva son arrasadas por el “NAPALM”. Además en aquellos años, los marines yanquis tenían mejor armamento y medios de comunicación. Tras la derrota de la “Batalla del Valle del Drang”, comprende Giáp que una nueva estrategia y estructura son necesarias. Junto a sus compañeros y camaradas empieza a elaborar una mezcla estratégica de guerra prolongada y desgaste de las fuerzas del enemigo sin tregua.
Su consigna de entonces era ¡Rápido, más rápido, aprovecha cada minuto, cada hora, se audaz, el más atrevido y con entusiasmo a la vanguardia, liberaremos el Sur y lograremos la unificación!”
Todos le reconocen su singular paciencia y metódica preparación de sus operaciones. Su tesis era arrebatar la iniciativa ofensiva a los imperialistas, para ello evita el enfrentamiento directo en batallas impidiendo a las fuerzas yanquis un continuo frente de combate. El Ejército Popular crea diferentes frentes a lo largo de todo Vietnam del Sur. De esta forma, teniendo la iniciativa de las acciones, el Ejército Popular pudo acumular los suficientes pertrechos de municiones y armas para lanzarse a ofensivas de desgaste más amplias; y si estas ofensivas eran neutralizadas comenzar otras. Así en 1968 se realizaron las coordinadas ofensivas del “Sitio de Khe Sanh” y la “Ofensiva del Tet”, que tras los avances iniciales, las fuerzas vietnamitas tuvieron que replegarse con muy fuertes pérdidas, tras la contraofensiva enemiga, en la que este empleó todos sus recursos terrestres y aéreos, desguarneciendo otros frentes.

“Estados Unidos perdió en Vietnam, porque los EE.UU. no entienden  a Vietnam”
Los historiadores occidentales creen que si las fuerzas armadas yanquis hubieran recibido mayor cantidad de armas hubieran ganado la guerra. Es un error idealista que no tienen en cuenta a los pueblos, porque como decía Vö: tratar de inmovilizar al Ejército de Vietnam del Norte era como intentar sacar sangre de una piedra.”. La estrategia de las Fuerzas Armadas Vietnamitas no fue comprendida hasta que al final los yanquis aceptaron la evidencia: los combatientes vietnamitas demostraron que a la larga, la unión del pueblo con su ejército fue determinante en la victoria. Vö Nguyen Giáp en aquellos años escribe su recomendado libro “La revolución popular y la construcción del ejército popular”  donde expone sus tesis de este tipo de guerra prolongada, a la vez que critica las tesis de los revisionistas soviéticos, que con el pretexto de la guerra nuclear, exhortaban a los países que luchaban contra el imperialismo, a que frenaran su ola revolucionaria. Giáp estaba absolutamente convencido de la lucha de su pueblo por la liberación, que no había que dar al imperialismo tregua. Cualquier acuerdo con los yanquis, en la época de las batallas de liberación, era traicionar sus propias ideas. Era necesario que este genocida enemigo pidiera la rendición, de rodillas, y reparase el daño que había hecho a las generaciones vietnamitas, del pasado y del futuro. Otra salida no había a la Guerra del Vietnam.
Giáp sabía que las ofensivas terrestres no podían avanzar si previamente la retaguardia enemiga no era presa de un nido de avispas, si previamente la moral de combate de los soldados americanos no estuviese por los suelos, si previamente los gastos militares del gobierno yanqui no fueran cada vez más abultados. Por ello con el apoyo del Gobierno de la República Democrática de Vietnam, Giáp afrontó los desafíos de estos tres frentes de forma concienzuda. Las unidades regulares del Vietcong fueron extensamente organizadas, con la inclusión de millares de formados comunistas, que alentaban los golpes continuos en todo el territorio ocupado, “La adaptación de las células guerrilleras a 3 hombres que se apoyaban y se daban ánimos mutuamente.”. Cientos de kilómetros de galerías subterráneas recorrían extensas porciones del territorio ocupado. Tras las dos ofensivas descritas, dos años después la moral vietnamita en la victoria estaba inalterable, el tatuaje más repetido en los combatientes vietnamitas era nací en el Norte para morir en el Sur”. Por el contrario, para los yanquis, del frente y en los Estados Unidos era una guerra interminable. Las pequeñas ofensivas vietnamitas iban debilitando la estructura bélica norteamericana, por lo que continuamente tenían que realizar masivos envíos de pertrechos, para renovar las pérdidas sufridas en hombres y material de guerra. Hasta 500.000 soldados estadounidenses intervinieron en la Guerra.
En 1972 se realizó la llamada “Ofensiva de Pascua”, que aunque no consiguió destruir al ejército títere ni a los marines, si dejó muy tocadas las fuerzas imperialistas. La potencia de fuego yanqui impidió el avance de los tanques vietnamitas, pero la situación global era crítica para los norteamericanos, que no sabían por donde iban a atacarles. Habían pasado totalmente a la defensiva, y el Ejército Popular de Vietnam del Norte estaba desplegándose con un mayor número de blindados, artillería y armas de combate, de esta forma todo Vietnam del Sur era un solo frente, era un combate continuo. Al frente de las Fuerzas armadas fue relevado Giáp por Van Tien Dung, quien siguiendo los principios de Vö, consiguió una victoria total tres años después, tras la “Ofensiva de Primavera”, con la toma de Saigón el 30 de Abril de 1975.
Giáp apoyo poco después la intervención en Kampuchea, y las batallas defensivas contra China.

Una mente revolucionaria activa
El modelo de lucha de los vietnamitas fue la inspiración de muchos movimientos guerrilleros en los años 70 y 80, como el Frente POLISARIO contra Marruecos, la guerrilla en Rhodesia, en diversos movimientos de liberación en America Latina, todos ellos con distintos resultados.
Giáp se ha centrado durante los últimos veinte años en influir en la población vietnamita con sus libros y sus charlas. Hasta hoy día es miembro del Partido Comunista Vietnamita, también es un especialista mundial en temas militares y guerra de guerrillas. En Julio de 1992, le conceden la Orden de la Estrella de Oro, máxima distinción de la República Democrática de Vietnam.
 Políticamente activo, denuncia continuamente a la corrupción de los dirigentes estatales.
 En un discurso ante el Congreso en 2006 insistió repetidamente en la necesidad de “transparencia y democracia” y una acción decidida contra la corrupción. En el año de 2009 participa en las protestas contra los grandes proyectos mineros para la explotación de la bauxita, por los por sus efectos perjudiciales medioambientales y la dependencia de su comercialización con China.
Le deseamos con este artículo una larga vida y que su ejemplo siga siendo un faro hacia el Comunismo.

Recientemente hemos publicado sobre su fallecimiento el siguiente artículo:

http://amistadhispanosovietica.blogspot.com.es/2013/10/fallecio-nuestro-heroe-el-general-giap.html


Fuentes:
1. "Entrevista con Vö Nguyen Giap" 1982. BBC. Consultado en 2010
2.  La Revolución Popular y la construcción del ejército popular. Hanoi 1972. Servicio de Publicaciones de la República Democrática de Vietnam. 
3.  Wikipedia. 2011 

Obras escritas
1.     Los problemas de los campesinos. (En coautoría con Truong Chinh) 1938.
2.     Ejército de Liberación de 1947.
3.     De la gente del lugar , 1964.
4.     Dien Bien Phu, punto de encuentro de la historia. 1964.
5.     Son pocos los problemas militares de la línea del Partido , 1970.
6.     Los años que no se pueden olvidar , 1972.
7.     La revolución popular y la construcción del ejército popular, 1972.
8.     Como se hace la historia (incluyendo dos obras anteriores en De la gente del lugar y Los años que no se pueden olvidar ), 1977.
9.     Luchó en el asedio de 1995.
10.  La guerra de liberación nacional y la defensa , 1979.
11.  Camino a Dien Bien Phu. Artículo periodístico.
12.  Dien Bien Phu encuentro histórico. Artículo periodístico.
13.  Es la primavera la época de la victoria, 2000.