19 de septiembre de 2017

Tenemos que seguir votando por el chavismo

Por Benito Lopez, en Barómetro Internacional.

Hay que derrotar a la MUD vendida a EEUU
La democracia venezolana con la revolución bolivariana,  es un ejemplo para el mundo (aunque algunos gobiernos obstinadamente insistan en tratar de contradecirlo), en tan solo 18 años se han realizado 21 procesos electorales, que van desde el primer triunfo del Comandante Hugo Chávez el 6 de dic de 1998, pasando por: elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales, municipales; referendos constituyentes, revocatorios, reformas constitucionales, hasta el 30 de julio de este 2017 con la Asamblea Nacional Constituyente. De estas 21 elecciones las fuerzas revolucionarias, patriotas y chavistas han logrado en 19 oportunidades el gran respaldo de la mayoría del pueblo venezolano, otorgándoles la reiterada victoria popular.
 
 
Tan sólo dos veces, de estos 18 años, la oposición ha logrado obtener la mayoría de votos. Y en ambos casos, sin duda alguna, su mejor aliado ha sido el engaño. En el 2007 utilizaron el miedo contra la población, diciéndoles que si ganaba La Reforma, “te iban a quitar tus hijos”, “los chavistas te van a quitar las casas, los carros…”. Y en diciembre del 2015 les diseñaron desde el imperio dos “slogans” para confundir al pueblo: “el 6 de dic vota por la última cola”, “vota por la MUD para que el dinero te alcance”.

Salvo esas dos excepciones, un importante sector de la población ha sido víctima de la estafa electoral de la derecha. De resto, se ha tenido plena conciencia de las verdaderas intenciones que se esconden tras sus promesas. Aún, está fresca en la memoria de los venezolanos, los nefastos gobiernos adecos – copeyanos que “gobernaron” el país por 40 años (1958 – 1998). Una cuarta república llena de violaciones a los derechos humanos (torturas, allanamientos, muertes), entrega de la soberanía (cobro de 1% por regalía de petróleo, 0% por gas,…), progresiva privatización de los servicios básicos (salud, educación, electricidad,) entre tantas otras calamidades vividas.

En resumen, representaron un gobierno de espaldas al pueblo, privilegiando a la clase “alta”. Su propuesta de gobierno sigue siendo la misma: el Neoliberalismo (privatización de los servicios de agua, luz, telefonía; reducción al máximo de la protección gubernamental a los sectores más vulnerables “gasto social”; liberar el mercado a las fauces de las empresas más grandes para que se traguen las más pequeñas; dejar la conducción del país a los sectores económicos, dedicándose el “Estado” a recibir migajas de la rapiña capitalista).

Frente a ese episodio vivido, hay quienes se atreven a señalar, bombardeando constantemente desde los medios de comunicación burgueses, que con la revolución bolivariana “estamos peor que antes” y hasta llegan a la insensatez de expresar “los chavistas acabaron con el país”. La oposición genera esas expresiones siguiendo el guión golpista, que busca generar: desconcierto, confusión, desánimo y hasta deserción en las filas de la gente que ha venido apoyando a la revolución bolivariana.

En este punto, es necesario destacar que no hay comparación posible entre los gobiernos adecos – copeyanos y la quinta república. La baja calidad de vida del pueblo venezolano en la cuarta república obedeció al saqueo y negligencia conque operaron sus gobiernos pro-imperialistas. Con la llegada del Cmdte Chávez, el pueblo fue rescatado del olvido y colocado en el sitial de honor de las políticas públicas. Por eso, es bueno recordar, que aunque estamos en los actuales momentos inmersos en una situación económica no deseada (principalmente de desabastecimiento y elevadísimos precios) por ejemplo: hasta hace apenas 4 años (2013) la mayoría de la población venezolana se beneficiaba con las bolsas de mercal por cada Consejo Comunal (y hasta los mercales obreros) y que contenían: pastas, arroz, harina precocida, aceite, carnes, pollo, enlatados, quesos,…entre otros.

Es lógico que algunos se pregunten ¿y porque ahora Mercal no abastece todas las comunidades?, entre las respuestas, se resalta el impacto que sufrió la economía venezolana con la caída abrupta de los precios del barril del petróleo, que nos disminuyó en más de un 60% nuestra capacidad de adquirir divisas, dólares que además son necesarios para la importación de los alimentos y productos que traía en cantidades suficientes el gobierno bolivariano para atender las necesidades prioritarias de la gente. Y en segundo lugar, debe considerarse la brutal guerra económica que nos han desatado el imperialismo norteamericano con la colaboración y complicidad de la derecha apátrida que nos adversa, expresada en el criminal Dólar today, el boicot, el acaparamiento, la especulación, el bachaquerismo,…entre otros mecanismos perversos.
 
Frente a la compleja situación económica que tenemos en Venezuela, ¿cuál ha sido la propuesta que ha planteado la oposición para salir de este difícil momento? La mentira, la manipulación y el terrorismo.

Cuando casi todo el mundo estaba ansioso por escuchar a Ramos Allup, decir en su primer discurso, como presidente de la recién electa AN. Como iba a hacer para que la plata le rindiera al pueblo luego de hacer “la última cola “el 6 de diciembre del 2015. Su “oferta” fue: “en 6 meses, saldremos de Maduro”. En ese instante, no les quedó dudas del fraude que representa votar por la MUD. De allí en adelante, se desataron los demonios en ese nido de víboras y vinieron: las trancas, los paros, las guarimbas, el odio, la violencia, la zozobra, la angustia, el terror y hasta lamentables muertes de más de 100 venezolanos que resultaron víctimas de la ambición de poder de unos delincuentes vestidos de dirigentes políticos enconchados en la MUD (y que ahora como si nada hubiese pasado, se aparecen como candidatos o apoyando a las regionales).  

Afortunadamente Venezuela además de tener un presidente obrero, digno hijo de Chávez, también es un gran humanista y promotor a ultranza de la paz. La propuesta del presidente Nicolás Maduro realizada el 1de mayo, de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para la paz y el diálogo en el país, acabó finalmente el 30 de julio con la elección de 545 constituyentistas soberanos y al mismo tiempo frenó 4 meses de caos y vandalismo en la calle provocado por la oposición derechista.

La ANC es uno de los enormes esfuerzos que ha hecho el presidente Maduro para salir de esta guerra múltiple no convencional que nos han declarado desde el imperialismo norteamericano. Otras de las acciones claves para enfrentar y avanzar han sido: la conformación de los CLAP, los 15 motores de desarrollo, y ahora los 8 proyectos de Leyes económicas entregados a la ANC (Entre ellos la del Plan de los 50 y la conformación de AGROSUR).

Por eso, y por muchísimas razones más, el pueblo venezolano saldrá nuevamente a votar por los chavistas este 15 de octubre. Ya es sabido, que los candidatos de la oposición y del  imperialismo norteamericano  no están interesados en ser gobernadores, su única obsesión es “acabar con el régimen” y en esa permanente ilusión recibirán constantemente derrotas tras derrotas. Porque el pueblo quiere paz y sabe que los chavistas son los únicos que garantizan sacar adelante al país.

Y en Sucre yo voto por Edwin Rojas y por un Sucre potencia avanzando hacia el socialismo.

¡Venceremos!

17 de septiembre de 2017

“Perestroika. El completo colapso del revisionismo”


14 de septiembre de 2017

Carta de los cordones industriales a Salvador Allende una semana antes del golpe militar

Por El Porteño de Valparaíso

Pocos días antes del golpe de estado del 11 de septiembre de 1973,  los Cordones Industriales obreros entregaron una carta al presidente del país, Salvador Allende, acusándole de haber capitulado ante la institucionalidad burguesa y de frenar el avance revolucionario popular.

Ante la ofensiva de la derecha, el gobierno chileno respondía con su mano tendida conciliadora en vez de organizar o armar al pueblo en un punto en el que, como ya tenía más que claro la burguesía, y también dicen los Cordones Industriales en su carta, "hay sólo dos alternativas: la dictadura del proletariado o la dictadura militar".

Imagine similară"Los trabajadores sentimos una honda frustración y desaliento cuando su Presidente, su Gobierno, sus Partidos, sus organizaciones, les dan una y otra vez orden de replegarse en vez de la voz de mando de avanzar. Nosotros exigimos que no sólo se nos informe sino que también se nos consulte sobre las instrucciones que al fin y al cabo son definitorias para nuestro destino".

A pesar de la evidencia y de los avisos de la clase trabajadora, el gobierno chileno seguía demostrando que, lejos de responder a esas amenazas, simplemente cedía ante ellas y  depositaba su fe en policías y militares.

Así, el gobierno de Allende había aprobado una Ley de Control de Armas, claramente dirigida contra las organizaciones de trabajadores, y dejó al ejército con la tarea de desarmarlas. El gobierno estaba poniendo en bandeja el triunfo al fascismo, por su escrupuloso respeto de las normas de la legislación burguesa.

Los Cordones Industriales recordaban al gobierno conciliador de Allende "que no solo se nos está llevando por el camino que nos conducirá al fascismo en un plazo vertiginoso sino que se nos ha estado privando de los medios para defendernos".

Imagini pentru cordones industrialesSin embargo, el gobierno de Unidad Popular se empeñó, llevado por su reformismo burgués, desoir a los trabajadores chilenos y a las enseñanzas que todo burgués desprecia, las del marxismo-leninismo.

Así, mucho tiempo antes, en 1905, Lenin había explicado algo que llevaría a la clase trabajadora rusa años más tarde, a la creación del primer estado proletario de la historia, la Unión Soviética, tras el triunfo de la Revolución de Octubre de la que este año se cumple su centenario:
"Solamente el pueblo armado puede ser el verdadero baluarte de la libertad popular. Y cuanto antes logre el proletariado armarse y más tiempo logre mantenerse en su posición militar huelguista – revolucionaria, antes comenzarán a vacilar las tropas y más se multiplicarán, entre los soldados, las gentes que acabarán dándose cuenta de lo que tienen que hacer, que abrazarán la causa del pueblo en contra de los tiranos, en contra de los asesinos de obreros inermes y de sus mujeres y sus hijos" (Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, Vperiod, número 4, 31 (18) de enero de 1905).


Ha llegado el momento en que la clase obrera organizada en la coordinadora provincial de cordones industriales, el Comando Provincial de Abastecimiento Directo y el Frente Unico de Trabajadores en Conflicto, ha considerado de urgencia dirigirse a Ud. alarmados por el desencadenamiento de una serie de acontecimientos que creemos nos llevarán no sólo a la liquidación del proceso revolucionario chileno sino, a corto plazo, a un régimen fascista del corte mas implacable y criminal.

Antes, teníamos el temor de que el proceso hacia el socialismo se estaba transando para llegar a un gobierno de centro reformista, democrático burgués que tendía a desmovilizar a las masas o a llevarlas a acciones insurreccionales de tipo anárquico por instinto de conservación.

Pero ahora analizando los últimos acontecimientos nuestro temor ya no es ese; ahora tenemos la certeza de que vamos en una pendiente que nos llevará inevitablemente al 
fascismo.

Por eso, procedemos a enumerarle las medidas, que como representantes de la clase trabajadora, consideramos imprescindibles tomar.

En primer término, compañero, exigimos que se cumpla con el Programa de la Unidad Popular. Nosotros en 1970, no votamos por un hombre, votamos por un programa.

Curiosamente, el capitulo primero del programa de la Unidad Popular se titula “El Poder Popular”. Citamos página 14 del programa: …”las transformaciones revolucionarias que el país necesita sólo podrán realizarse se si el pueblo chileno toma en sus manos el poder y lo ejerce real y efectivamente”…

…”Las fuerzas populares y revolucionarias no se han unido para luchar por la simple sustitución de un presidente de la República por otro, no para reemplazar un partido por otro en el gobierno, sino para llevar a cabo los cambios de fondo que la situación nacional exige, sobre la base del traspaso del poder de los antiguos grupos dominantes a los trabajadores al campesinado y sectores progresistas de las capas medias”… ”transformar las actuales instituciones del estado donde los trabajadores y el pueblo tengan el real ejercicio del poder”… ”El gobierno popular asentará esencialmente sus fuerzas y autoridad en el apoyo que le brinda el pueblo organizado”…

Página 15…” A través de una movilización de masas se construirá desde las bases la nueva estructura de poder”… Se habla de un programa de una nueva constitución política, de una Cámara única, de la Asamblea del Pueblo, de un Tribunal Supremo con miembros designados por la asamblea del pueblo. En el programa se indica que se rechazará el empleo de la fuerza armada para oprimir al pueblo”… (página 24).

Compañero Allende, si no le indicáramos que estas frases son citas del Programa de la U.P. que era un programa mínimo para la clase, en estos momentos se nos diría que este es el lenguaje ”ultra” de los cordones industriales.

Pero nosotros preguntamos ¿dónde está el nuevo estado, la nueva constitución política, la Cámara única, la asamblea popular, los Tribunales Supremos?


Han pasado tres años, compañero Allende, y Ud. no se ha apoyado en las masas y ahora nosotros, los trabajadores, tenemos desconfianza.

Los trabajadores sentimos una honda frustración y desaliento cuando su Presidente, su Gobierno, sus Partidos, sus organizaciones, les dan una y otra vez orden de replegarse en vez de la voz de mando de avanzar. Nosotros exigimos que no sólo se nos informe sino que también se nos consulte sobre las instrucciones que al fin y al cabo son definitorias para nuestro destino.

Sabemos que en la historia de las revoluciones, han habido momentos para replegarse y momentos para avanzar; pero sabemos, tenemos la certeza absoluta que en lo último, años podríamos haber ganado no sólo batallas parciales sino la lucha total; haber tomado en esas ocasiones medidas que hicieran irrevocable el proceso después del triunfo de la elección de regidores de 1971 el pueblo clamaba por el plesbicito y la disolución de un Congreso antagónico.

En Octubre, cuando fue la voluntad y organización de la clase obrera la que mantuvo el país caminando frente al paro patronal, donde nacieron los Cordones Industriales en el calor de esa lucha; y se mantuvo la producción, el abastecimiento, el transporte, gracias al sacrificio de los trabajadores y se pudo dar el golpe mortal a la burguesía, Ud. no nos tuvo confianza. A pesar de que nadie puede negar la tremenda potencialidad revolucionaria demostrada por el proletariado, le dio una salida que fue una bofetada a la clase obrera, instaurando un Gabinete cívico – militar, con el agravante de incluir en él a dos dirigentes de la Central Única de Trabajadores que al aceptar integrar estos ministerios hicieron perder confianza de la clase trabajadora en su organismo máximo. Organismo, que cualquiera que fuera el carácter del gobierno, debía mantenerse al margen para defender cualquier debilidad de éste frente a los problemas de los trabajadores.

A pesar del reflujo y desmovilización que esto produjo, de la inflación, las colas y las mil dificultades que los hombres y mujeres del proletariado vivían a diario, en las elecciones de Marzo, de 1973 mostraron una vez más una claridad y conciencia al darle 43% de votos militantes a los candidatos de la UP.

Allí también compañero, se deberían haber tomado las medidas que el pueblo merecía y exigía para protegerlo del desastre que ahora presentimos.

Y ya el 29 de Junio cuando los generales y oficiales sediciosos, aliados al Partido Nacional, Frei, y Patria y libertad, se pusieron francamente en una posición de ilegalidad, se podría haber
descabezado los sediciosos, y apoyándose en el pueblo y dándole responsabilidad a los generales leales y a las fuerzas que entonces le obedecían haber llevado el proceso hacia el triunfo, haber pasado a la ofensiva. Lo que faltó entonces, en todas estas ocasiones, fue decisión revolucionaria; lo que faltó fue confianza en las masas, lo que faltó fue conocimiento de su organización y fuerza, lo que faltó fue una vanguardia decidida y hegemónica.

Ahora los trabajadores no solamente tenemos desconfianza estamos alarmados.

La derecha ha montado un aparato terrorista tan poderoso y bien organizado, que no cabe duda que está financiado y dirigido por la CIA, matan obreros hacen volar oleoductos, micros, ferrocarriles. Hacen apagones en dos o tres provincias, atentan contra nuestras sedes, contra nuestros locales partidarios, y sindicales.

¿Se los castiga o apresa? – ¡No compañero! Se castiga y apresa a los dirigentes de izquierda.

Los Pablos Rodriguez, los Benjamines Mattes confiesan abiertamente participado en el ”tanquetazo”. ¿Se les allana y humilla?. ¡No compañero! Se allana Lanera Austral de Magallanes, donde se asesina a un obrero y se tiene a los trabajadores de boca en la nieve durante horas y horas

Los transportistas paralizan el país dejando hogares, humildes sin parafina, sin alimentos, sin medicamentos.

¿Se les veja, se les reprime? – ¡No, compañero!.

Se veja a los obreros de Cobre Cerrillos, de Indugas de Cemento Melon, de Cervecerias Unidas.

Frei, Jarpa y sus comparsas financiadas por a ITT llaman abiertamente a la sedición. ¿Se les desafuera, se les querella? – ¡No, compañero!

Se querella, se pide el desafuero de Palestro, de Altamirano, de Garretón, de los que defienden los derechos de la clase obrera.

El 29 de Junio se levantan generales y oficiales contra el gobierno, ametrallando horas y horas el Palacio de la Moneda, produciendo 22 muertos. ¿Se les fusila, se les tortura?  ¡No compañero!

Se tortura en forma inhumana a los marinos y suboficiales, que defienden la constitución, la voluntad del pueblo y a Ud. compañero Presidente.

Patria y Libertad incita al golpe. ¿Se les apresa? ¿Se les castiga?  ¡No, compañero!

Siguen dando conferencias de prensa, se les da salvoconductos para que conspiren en el extranjero. Y mientras se allana SUMAR, donde mueren obreros y pobladores a los campesinos de Cautín se les somete a los castigos más implacables paseándolos, colgando de los pies en helicópteros sobre le cabeza de sus familias, hasta darles muerte.

Se le ataca a Ud. compañero. A nuestros dirigentes y a los trabajadores en su conjunto en la forma más insolente y libertina por los medios de comunicación millonarios de la derecha. ¿Se les destruye, se les silencia?  ¡No compañero! Se silencia y se destruye a los medios de comunicación de izquierda el Canal 9 de TV, última posibilidad de voz de los trabajadores.

Y el 4 de Septiembre, el tercer aniversario los trabajadores, mientras el pueblo, 1.400.000, salíamos a saludarlo, a mostrar nuestra decisión y conciencia revolucionaria, la FACH allanaba MADEMSA, MADECO, RITTIG, en una de las provocaciones más insolentes e inaceptables sin que exista respuesta visible alguna.

Por todo lo planteado, compañero, nosotros los trabajadores, estamos de acuerdo con un punto con el señor Frei, que aquí hay sólo dos alternativas: la dictadura del proletariado o la dictadura militar.

Claro que el señor Frei también es ingenuo, porque cree que tal dictadura militar será sólo de transición para llevarlo a postre a él a la presidencia.
 
Imagini pentru cordones industriales
Estamos absolutamente convencidos de que históricamente el reformismo que se busca a través del diálogo con los que nos han traicionado una y otra vez, es el camino más rápido hacia el fascismo. Y los trabajadores ya sabemos lo que es el fascismo. Hasta hace poco era sólo una palabra que no todos los compañeros comprendían, teníamos que recurrir a lejanos o cercanos ejemplos Brasil, España, Uruguay, etc.

Pero ya lo hemos vivido en carne propia, en los allanamientos, en lo que esta sucediendo a marinos y suboficiales, en lo que están sufriendo los compañeros de ASMAR, FAMAE, los campesinos de Cautín.

Ya sabemos que el fascismo significa terminar con todas las conquistas logradas por la clase obrera, las organizaciones obreras los sindicatos, el derecho a huelga, los pliegos de peticiones.

Al trabajador que reclame sus mas mínimos derechos, humanos se les despide, se les aprisiona, tortura o a asesina.

Consideramos que no sólo se nos está llevando por el camino que nos conducirá al fascismo en un plazo vertiginoso, sino que se nos ha estado privando de los medios para defendernos.

Por lo tanto, le exigimos a Ud. compañero Presidente, que se ponga a la cabeza de este verdadero ejército sin armas, pero poderoso a conciencia y decisión, que los partidos proletarios, pongan de lado sus divergencias y se conviertan en verdadera vanguardia de esta masa organizada pero sin dirección.

Exigimos:
Frente al paro de los transportistas, la requisición inmediata de los camiones, sin devolución, por los organismos de masas, y la creación de una empresa estatal de trasportes, para que nunca más esté en las manos de estos bandidos la posibilidad de paralizar al país.

Frente al paro criminal del Colegio Médico exigimos que se les aplique la ley de seguridad interior del estado, para que nunca más esté en las manos de estos mercenarios de la salud la vida de nuestras mujeres e hijos. Todo el apoyo a los médicos patriotas.

Frente al paro de los comerciantes que no se repita el error de Octubre en el cual dejamos en claro que no los necesitamos como gremio. Que se ponga fin a la posibilidad de que estos traficantes confabulados con los transportistas pretendan sitiar al pueblo por hambre. Que se establezcan de una vez por todas la distribución directa, los almacenes populares, la canasta popular. Que se pase al area social las industrias alimenticias que aún no están en las manos del pueblo.

Frente al área social, que no sólo no se devuelva ninguna empresa donde exista la voluntad mayoritaria de los trabajadores de que sean intervenidas, sino que esta pase a ser el área predominante de la economía. Que se fije una nueva política de precios, que la producción y distribución de las industrias del área social sea discriminada. No más producción de lujo para la burguesía. Que se ejerza verdadero control obrero dentro de ellas.

Exigimos que se derogue la Ley de Control de armas, nueva ” ley maldita”, que sólo ha servido para vejar a los trabajadores, con los allanamientos practicados a las industrias y poblaciones, que están sirviendo como un ensayo general para los sectores sediciosos de las fuerzas armadas que así estudia la organización y capacidad de respuesta de la clase obrera en un intento para intimidarlos e identificar a sus dirigentes.

Frente a la inhumana represión a los marineros de Valparaíso y Talcahuano, exigimos la inmediata libertad de estos hermanos, de clase heroicos, cuyos nombres ya están grabados en las páginas de la historia de Chile. Que se identifique y castigue a los culpables.

Frente a las torturas y muerte de nuestros hermanos campesinos de Cautín exigimos un juicio público y el castigo correspondiente para los responsables.

Para todos los implicados en intentos de derrocar al gobierno legítimo, la pena máxima.

Frente al conflicto del Canal 9 de Televisión, que este medio de comunicación de los trabajadores no se entregue ni se transe por ningún motivo.

Protestamos por la destitución del compañero Jaime Faivovich secretario de transportes.

Pedimos que a través suyo se le manifieste todo nuestro apoyo al embajador de Cuba compañero Mario García Inchaustegui y a todos los compañeros cubanos perseguidos por lo más granado de la reacción, y que se le ofrezcan nuestros barrios proletarios para que allí establezcan su embajada y su residencia, como forma de agradecerle a ese pueblo el que ha llegado a privarse de su propia ración de azúcar para ayudarnos en nuestra lucha. Que se expulse al embajador norteamericano, que a través, de sus personeros el pentágono, la CIA, la ITT proporciona probadamente instructores y financiamiento a los sediciosos.

Exigirnos la defensa y protección de Carlos Altamirano, Mario Palestro, Miguel Enriquez, Oscar Garretón, perseguidos por la derecha y la Fiscalía Naval por defender valientemente los derechos del pueblo con o sin uniforme.

Le advertimos compañero, que con el respeto y la confianza que aún le tenemos, si no se cumple con el Programa de la U.P. si no se confía en las masas, perderá el único apoyo real que tiene como persona y gobernante, y que será responsable de llevar al país, no a una guerra civil que ya está en pleno desarrollo, sino que a la masacre fría, planificada de la clase obrera mas consciente y organizada de latinoamérica, y que será responsabilidad histórica de este gobierno llevado al poder y mantenido con tanto sacrificio por los trabajadores, campesinos, pobladores, estudiantes, intelectuales, profesionales, la destrucción y descabezamiento quizás por que plazo y a que costo sangriento de no sólo el proceso revolucionario chileno sino también el de todos los pueblos latinoamericano que están luchando por el socialismo.

Y hacemos este llamado urgente, compañero presidente porque creemos que esta es la última posibilidad de evitar en conjunto la pérdida de las vidas de miles y miles de lo mejor de la clase obrera chilena y latinoamericana.

10 de septiembre de 2017

Gracias a Lenin, el ruso es conocido mundialmente

Por Maxim Sevchenko, traducido por N.G.

Lenin ha sido, y es, el mejor ruso.
... Creo que Lenin siempre está en primera fila. Debido a que sus evaluaciones, su modelo de comportamiento, en esta o aquella situación política, se convirtió en un tópico. De hecho, enseñó dos cosas: escuchar el fermento real del tiempo y elegir de este fermento un significado racional.  

Y por el esfuerzo de su voluntad y su mente, este fermento para transformar el tiempo se convirtió en una sustancia activa y real para una persona, encontrando su sentido. 

Lenin creía que sólo una persona formada, una persona que conoce la metodología de entender lo que está sucediendo, es capaz de hacer algo. Esto es, de hecho, lo que Lenin intentó a través de su comprensión de la injusticia, para superar la alienación del hombre por el entorno impuesto en el planeta; y que conociendo esta injusticia principal, que tiende a afianzarse en una visión unipolar, intenta imponerse en los individuos, que no podemos hacer nada más en la vida.  

Lenin no lo formuló de esa manera, por supuesto, como lo haría como un filósofo, que aquí nuestra vida terminará sí no hacemos algo. Pero con todo, lo que sinceramente creyó es que la energía humana creativa, la acumulación de factores sociales, los recursos intelectuales son capaces de superar el espacio y el tiempo, para vencer a la muerte, para hacer que la vida humana sea totalmente significativa.  

Que cuando una persona desarrolla toda una creatividad histórica de energía, va a funcionar, sabiendo que mañana será mejor que hoy, que la siguiente generación vivirá mejor que actualmente (partiendo que desde la miseria puede elevarse a la forma más alta de pensamiento), que la vida humana adquirirá la mayor significación.  Resultado de imagen de Lenin
 La victoria está en la unión

Esta es una idea rusa. Lenin era una persona absolutamente rusa. Formuló, acumuló significados rusos. Y, en mi opinión, Rusia es impensable sin Lenin, esta mentalidad es incomprensible sin Lenin, y Lenin descubrió este significado del carácter de Rusia para el resto de la humanidad.

Una vez más, cito la frase preferida de Mayakovsky: "Aprendería ruso sólo por lo que Lenin estaba hablando con nosotros." Pero así sucedió.  

Dostoievski puede ser traducido al inglés, francés y estudiado en francés. Tolstoy, Chejov, incluso Pushkin, pero Lenin ... Para entender a Lenin, millones de personas realmente aprendieron ruso. Llegaron a nuestro país y tomaron posesión de los significados de sus palabras, tanto de América Latina, India, China, con acentos árabes ... la lengua rusa para comprender a Lenin, se extendió mundialmente. 

Esto es un prodigio increíble. Fue con Lenin, que Rusia convirtió su historia en la vanguardia del avance social para el resto de la humanidad, cambió la historia mundial.   

Este trascendental hecho, fue gracias a la revolución rusa, que no ocurrió debido a Lenin, pero que triunfó gracias a Lenin (porque la revolución comenzó en febrero, y no en octubre), ya que Rusia se liberó del lastre de la opresión, que aparece y desaparece en todas las historias humanas de las naciones y los pueblos. 

Sólo unas pocas civilizaciones imprimieron en la historia un significado especial: judía, romana, griega, árabe, etc. Y la rusa está entre ellas. No hay una gran lista de pueblos que imprimieron su sello para toda la humanidad.  

Gracias a Lenin, los rusos son importantes para toda la humanidad.

9 de septiembre de 2017

Las primeras medidas del Poder soviético hasta el inicio de la Guerra Civil y de la intervención extranjera

El día de la insurrección en Petrogrado, el Partido bolchevique publicó el llamamiento “A los ciudadanos de Rusia”, comunicándoles que el Gobierno provisional burgués había sido derribado y que el Poder había pasado a manos de los Soviets. En la noche del día 25 de octubre (7 de noviembre, según el calendario actual), poco antes del asalto al Palacio de Invierno y del arresto del Gobierno Provisional allí reunido, abrió sus sesiones el II Congreso de los Soviets de toda Rusia, con una aplastante mayoría de diputados bolcheviques. 

Aprobó el Decreto sobre la paz en el que proponía un armisticio para negociar la paz y se dirigía a los obreros de Inglaterra, Francia y Alemania para que lucharan por conseguirla. Luego, aprobó el Decreto sobre la tierra, en el que declaraba “inmediatamente abolida, sin ningún género de indemnización, la propiedad de los terratenientes sobre la tierra”; a petición de los campesinos, además, quedaba suprimido el derecho de propiedad privada sobre la tierra, la cual pasaba a ser propiedad de todo el pueblo, siendo entregadas las tierras de los terratenientes, de la Corona y de la Iglesia en disfrute gratuito a todos los trabajadores. Finalmente, el Congreso designó el primer Gobierno soviético: el Consejo de Comisarios del Pueblo, presidido por Lenin. Una vez clausurado el Congreso, los diputados se diseminaron por todo el país para extender a todo él la victoria de los Soviets y de su política revolucionaria.

La Revolución de Octubre –socialista por sus tareas políticas y también por sus tareas económicas en la ciudad- se desarrollaba en sus inicios por medio de una alianza entre el proletariado y el campesinado en su conjunto, o al menos neutralizando a los kulaks. En el campo, supuso la culminación de la revolución democrático-burguesa. Las contradicciones de clase dentro del campesinado sólo pasarán a primer plano varios meses después de Octubre (aunque en los meses anteriores, son los campesinos pobres los que llevan el peso fundamental de la lucha contra los terratenientes).

 

Desde octubre de 1917 hasta febrero de 1918, la revolución soviética se extendió con rapidez por toda Rusia, en lo que Lenin dio en llamar la “marcha triunfal” del Poder Soviético. 

En 80 de las 97 mayores ciudades, éste se afianzó pacíficamente. No obstante, encontró a su paso una resistencia militar en algunos puntos, Moscú entre ellos, en la que participaban los partidos menchevique y socialrevolucionario. En el Partido bolchevique, Kámenev, Zinóviev y otros dimitieron de sus puestos en el Comité Central porque éste rechazó que participaran en el gobierno los mencheviques y eseristas. Acto seguido, dimitieron también del gobierno los comisarios afines a estos dirigentes, poniendo en peligro la propia revolución. No obstante, la mayoría del Partido siguió adelante por el rumbo trazado y sólo aceptó incluir en el gobierno a ciertos socialrevolucionarios de “izquierda” cuando éstos –deseando no perder su influencia entre las masas campesinas que simpatizaban cada vez más con los bolcheviques- se separaron de la dirección de su partido, ratificaron los decretos del Poder soviético y se pronunciaron por el frente único con el Partido de Lenin.

El viejo aparato del Estado burgués fue destruido y sustituido por el nuevo aparato del Estado soviético (aunque muchos viejos funcionarios zaristas y burgueses se integraron posteriormente en él, sobre todo en la Administración local y en las estructuras intermedias, saboteando las orientaciones comunistas con su mentalidad burocrática). 

Se legisló el derecho de revocación de los diputados que hubieran perdido la confianza de los electores, el control obrero sobre la producción y distribución de artículos, la elección popular de los jueces, la formación de tribunales revolucionarios para enjuiciar actividades subversivas, etc. Fueron liquidados los residuos del feudalismo, del régimen de jerarquías y de la desigualdad de derechos; se separó a la Iglesia del Estado y a la escuela de la Iglesia; se reconocieron iguales derechos a las mujeres y a las diversas nacionalidades de Rusia. Fueron aplastadas las organizaciones y la prensa contrarrevolucionaria. Se disolvió la Asamblea Constituyente burguesa cuyos miembros habían sido elegidos meses antes de la revolución socialista y se oponían a las decisiones de los Soviets. Se crearon el Ejército y la Flota Rojos, así como el órgano para combatir la contrarrevolución y el sabotaje conocido como “Cheka”. Se instituyó el Consejo Supremo de Economía Nacional. Se nacionalizaron los bancos (corrigiendo uno de los grandes errores de la Comuna de París de 1871), los grandes medios de transporte, el comercio exterior y toda la gran industria, sin compensación y a menudo para poner fin al sabotaje de sus propietarios. Se anularon los empréstitos exteriores contraídos por el zar y el Gobierno provisional, los cuales mantenían la guerra, la dependencia y la explotación de las masas laboriosas de Rusia por parte de los capitalistas extranjeros. Se tomaron medidas para mejorar la situación económica y laboral de la clase obrera, como la jornada de ocho horas, los seguros de desempleo, de enfermedad, de vejez, los permisos retribuidos por maternidad, por vacaciones, la requisa de las casas de los ricos para alojar a las familias obreras necesitadas, etc.

A principios de enero, el III Congreso de los Soviets de toda Rusia aprueba la Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado, cuyo proyecto había sido redactado por Lenin. La mayoría contrarrevolucionaria de la Asamblea Constituyente se negó siquiera a discutirla. En ella se recogía el objetivo básico de la República de Soviets nacida de la Revolución de Octubre: “la abolición de toda explotación del hombre por el hombre, la completa supresión de la división de la sociedad en clases, el aplastamiento implacable de la resistencia de los explotadores, el establecimiento de una organización socialista de la sociedad y la victoria del socialismo en todos los países”. Esta Declaración sirvió de base para la Constitución de la República Socialista Federativa Soviética sancionada por el V Congreso de los Soviets el 10 de julio de 1918.

Pero la guerra proseguía y era necesario ponerle término para consolidar el Poder de los Soviets y emprender la construcción del socialismo. 

Los países de la Entente (Francia e Inglaterra) no respondían a las propuestas soviéticas de abrir negociaciones de paz, mientras se dedicaban a urdir complots militares para derribar la revolución. Pero, entre diciembre de 1917 y febrero de 1918, el gobierno soviético consiguió iniciar esas negociaciones de paz con Alemania y Austria en Brest-Litovsk, en una situación en que la economía nacional se derrumbaba, en que todo el país estaba cansado de la guerra, las tropas abandonaban los frentes y los imperialistas alemanes pretendían aprovechar esto para apoderarse de amplio territorios del antiguo imperio zarista. El Partido bolchevique decidió aceptar las condiciones leoninas de éstos para salvar las conquistas de los obreros y los campesinos. Lógicamente, los guardias blancos, los mencheviques, los socialrevolucionarios y todos los demás contrarrevolucionarios, incluidos los gobiernos aliados de Inglaterra y Francia, desplegaron una campaña rabiosa de agitación contra la firma de la paz. 

También en el interior del Partido Comunista (bolchevique) de Rusia, se agruparon en torno a Bujarin los llamados “comunistas de izquierda”, para luchar contra la posición de Lenin y exigir la continuación de la guerra. Asimismo, Trotski, que presidía la delegación soviética, infringiendo abiertamente las instrucciones expresas del Partido, interrumpió las negociaciones con los alemanes y declaró que Rusia no firmaría la paz en esas condiciones y que, al mismo tiempo, no haría la guerra y continuaría desmovilizando su ejército. Pretendía así animar la revolución proletaria en Alemania, pero su indisciplina aventurera sólo consiguió que el gobierno imperialista alemán reanudase la ofensiva y ocupara territorios inmensos. Fue la resistencia armada que encontró por parte del proletariado ruso la que lo obligó a firmar la paz, pero en unas condiciones mucho más  

duras para el país soviético que las iniciales: los alemanes se anexionaron Polonia, Letonia y Estonia, convirtieron a Ucrania en un Estado vasallo suyo y obligaron a la Rusia exhausta a pagar una contribución de guerra de 6.000 millones de rublos.

La firma de la paz –refrendada por el VIIº Congreso del Partido, celebrado en marzo de 1918- dio a los bolcheviques una tregua de unos pocos meses para fortalecer el Poder Soviético y poner orden en la economía del país. Después del período de derrumbamiento de lo viejo, de “ataque a lo Guardia Roja contra el capital” como decía Lenin, era necesario pasar a la construcción de lo nuevo, del socialismo. Pero Rusia estaba lejos de ser un país capitalista desarrollado y predominaban en su economía los elementos pequeñoburgueses, los millones de pequeños propietarios en la ciudad y en el campo que eran la base para el afianzamiento del capitalismo. Esto es lo que llevaba a los socialdemócratas y a los trotskistas a concluir que no era posible conquistar allí el socialismo sin el apoyo de la revolución proletaria triunfante en algún país imperialista de Europa.

Sin dejar de confiar en esta posibilidad y de reconocerla como la más conveniente, Lenin y los bolcheviques defendían que era posible y necesario abordar la edificación del socialismo en Rusia a partir de las condiciones sociales ya creadas: la debilidad del frente de las potencias imperialistas por la guerra, su retaguardia minada por un movimiento obrero ascendente y solidario con la revolución de Octubre, la experiencia de la regulación económica de los monopolios y los Estados capitalistas durante la contienda, la concentración y socialización de la producción de las empresas industriales más importantes también en Rusia, etc. 

Las premisas para el socialismo en un país predominantemente pequeñoburgués podían completarse desde el Estado de la dictadura revolucionaria del proletariado mediante un proceso de transición que partiese de los métodos propios del capitalismo de Estado, combinados con el control obrero sobre la industria. Frente a la desidia en la producción y a la tendencia caótica al mercantilismo, a la especulación y al enriquecimiento de los pequeños propietarios a costa de la miseria del pueblo, se desplegó la emulación socialista, se implantó el trabajo a destajo, se luchó contra el igualitarismo ingenuo, se aplicaron medidas educativas de persuasión a la vez que medidas coactivas, se realizó una lucha enérgica por la disciplina, se instauró la dirección unipersonal de las empresas, se dio empleo a especialistas burgueses mejor pagados, se aplicaron los métodos científicos de organización del trabajo creados por el gran capitalismo, etc.

Los mencheviques, los eseristas y los “comunistas de izquierda” se opusieron a estas medidas, denunciando a los bolcheviques por sacrificar la revolución internacional en Brest-Litovsk y restaurar el capitalismo en Rusia. No comprendían que, fuera del país soviético, todavía no había empezado la revolución y que, en él, la revolución debía engendrar ciertas condiciones necesarias para el socialismo, condiciones que el débil desarrollo capitalista ruso no había producido. En su crítica pasaban completamente por alto a la mayoría de la población campesina, su existencia pequeñoburguesa y su influencia sobre unas masas urbanas y proletarias empleadas en industrias arruinadas por la guerra. Su prédica contra la disciplina, el registro, el control y demás aspectos del capitalismo de Estado servía objetivamente a la capa superior de la pequeña burguesía que se enriquecía y que constituía el fermento principal del capitalismo.

Ciertamente, los “izquierdistas” tenían parte de razón: los métodos económicos propios del capitalismo desarrollado tienen un carácter contradictorio puesto que se aplican a fuerzas productivas directamente sociales pero desplegadas bajo relaciones de explotación; con su implantación, el poder político concentrado en manos de la vanguardia proletaria daría legitimidad revolucionaria a ese segundo aspecto, se convertiría en su instrumento político y tendería a degenerar para convertirse en un poder burgués. No obstante, en aquella situación, la dispersión pequeñoburguesa representaba un peligro incomparablemente mayor para la revolución que la utilización del capitalismo de Estado y su división social del trabajo por parte de la dictadura del proletariado. Con dicha utilización, ésta podía mantenerse más tiempo y ensanchar su base social gracias al desarrollo de las fuerzas productivas y al consiguiente crecimiento de la clase obrera. Además, no existía otra alternativa mejor mientras no acudiese en ayuda de la Rusia Soviética el socialismo triunfante en los países más desarrollados (hecho que, lamentablemente, no llegó a producirse).

 

Lenin resumía así su línea estratégica: “Mientras la revolución socialista mundial no estalle, mientras no abarque a varios países con fuerza suficiente como para derrotar al imperialismo internacional, el deber directo de los socialistas que han triunfado en un país (en especial si se trata de un país atrasado) es no aceptar la batalla contra los gigantes del imperialismo. Su deber es tratar de evitar la batalla, esperar que los conflictos entre los imperialistas los debiliten aún más y acerquen aún más la revolución en otros países.” La misión de la revolución triunfante consiste en llevar a cabo “el máximo de lo realizable en un solo país para desarrollar, apoyar y despertar la revolución en todos los países.”

Esto es lo que distingue al revolucionario proletario de sus compañeros de viaje: “Es típico de revolucionarios pequeñoburgueses no advertir que para el socialismo no basta con aniquilar, terminar, etc.; eso es suficiente para el pequeño propietario, enfurecido contra el grande”.

En el campo, la Revolución de Octubre había culminado las tareas democrático-burguesas. 

Los campesinos más ricos (kulaks) habían aumentado su fuerza al apoderarse de las tierras incautadas a los terratenientes, al explotar el trabajo de los demás campesinos y al negarse a vender el trigo al Estado proletario a precio tasado, provocando escasez alimentaria en las ciudades, es decir, entre las masas proletarias que eran el baluarte del Poder Soviético. Los campesinos pobres luchaban contra ellos, pero necesitaban ayuda: unos 80.000 obreros se movilizaron entonces para ir al campo a combatir a los kulaks contrarrevolucionarios bajo la consigna: “¡La lucha por el trigo es la lucha por el socialismo!”; se crearon los Comités de Campesinos Pobres que procedieron a un nuevo reparto de tierras y medios de producción en beneficio de los más humildes; y se instauró una dictadura del abastecimiento. Esto constituyó la primera etapa de la revolución específicamente socialista en el campo, la cual afianzó el Poder soviético, aportó cuadros campesinos para el Ejército Rojo y ganó a amplios sectores de campesinos medios.

Los socialrevolucionarios de “izquierda” tomaron partido por los kulaks y se sublevaron en Moscú y en otros lugares, cometiendo atentados contra varias personalidades –entre ellas, Lenin, que resultó herido-, pero fueron rápidamente aplastados. Así pues, en Rusia, mientras el Partido bolchevique conquistaba la confianza de la mayoría de la población, los demás partidos políticos -ya fueran reaccionario-feudales, burgueses o pequeñoburgueses- mantenían una actitud hostil hacia la revolución y se pasaban uno tras otro al campo de la contrarrevolución armada sostenida por la Entente y otros Estados imperialistas como EE.UU. y Japón. Según crecía la guerra civil y la intervención militar extranjera, el Estado obrero y campesino se vio obligado a prohibir y perseguir a estos partidos como medida de legítima defensa de la revolución, conformándose así la República Soviética como un régimen político de partido único.

VENEZUELA: Estas son las 8 leyes y las medidas anunciadas por Maduro para enfrentar la guerra económica y las sanciones

Por Alba Ciudad, extraído de Resumen Latinoamericano.



Entre las medidas anunciadas por el Presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante su intervención ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) este 7 de septiembre se encuentran: Un nuevo sistema para la fijación de los precios en 50 rubros; la creación de fiscales desde los CLAP y consejos comunales para vigilar estos precios; el aumento salarial de 40 por ciento, que incluye cestatickets, pensiones y tarjetas Hogares de la Patria; la implementación de un nuevo sistema de pagos internacionales basado en monedas distintas al dólar estadounidense; el establecimiento de casas de cambio en todo el país; la rebaja de 5 puntos en el IVA para quienes paguen con tarjeta de débito o pago electrónico, y la reactivación de investigaciones sobre el caso Cadivi y los grandes capitales amasados durante la guerra económica.

Pocos minutos después de las 6 de la tarde de este jueves, el Presidente Nicolás Maduro arribó al Palacio Federal Legistativo, sede de la Asamblea Nacional Constituyente, para dirigirse al país en la décimotercera sesión de este organismo, en la que se esperan importantes anuncios en materia económica.

“Hoy he venido con un sólo tema: He venido a iniciar una nueva jornada de impulso de la lucha  contra la guerra económica y para la construcción del modelo economico contenido en el plan de la Patria”, señaló el Presidente. “He traído algunos materiales muy importantes de lo que ha sido esta batalla durante 4 años, así como un conjunto de propuestas y ocho leyes vitales para afrontar y resolver el alza de los precios, la inflación inducida, para enfrentar la guerra económica, para castigar a los bachaqueros y para que la ANC y el gobierno revolucionario enfrenten juntos esta batalla histórica por la paz, la estabilidad y la felicidad económica del pueblo”, expresó.

“He venido a plantear un plan constituyente para desbloquear al país”, señaló. “Tengo una semana sin aparecer en actos públicos. Había gente preocupada por eso. Estuve concentrado estos 8 días en enfrentar el plan de bloqueo económico de la derecha y de Trump”. Lo calificó como “el plan de agresión a Venezuela Trump-Borges”, responsabilizándolos de las acciones para sancionar y bloquear económicamente al país.

(Discurso entero)
https://youtu.be/T-5LxYcmcj8

Medidas y leyes

Las leyes entregadas por Maduro para la discusión en la ANC son:
  • La Ley de Abastecimiento Soberano y de Precios Acordados, “Ley del Plan 50”. Con ella, a partir de este viernes, se iniciará la discusión desde la Gran Misión Abastecimiento Soberano, junto a sectores productivos, distributivos, los consumidores y el poder popular, para crear un nuevo sistema de fijación de los precios máximos de venta al público de 50 productos y servicios fundamentales del país. El Estado jugará un papel fundamental como fiscal y vigilante de estos precios.Entre los productos, mencionó la leche liquida pasteurizada, la leche en polvo, mayonesa, margarina, mortadela, la harina de trigo para panadería, pastas alimenticias, el pollo, la curbina, el corocoro, el atún, la sardina, la mantequilla, el queso blanco duro, jamón de cerdo, jabón en panela, jabón de baño, aceite, entre otros.Indicó Maduro que la solución no puede ser un sistema de congelación de precios “desfasado e irreal”, por lo que se busca lograr consensos “por las buenas”, con el diálogo, pero se necesita al pueblo en la calle, y a la justicia actuando a tiempo. Tampoco puede plantearse como solución la liberación de precios; ratificó que el gobierno no dejará sólo al pueblo.
  • La segunda ley que entregó Maduro busca establecer la figura de fiscales desde los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y los Consejos Comunales. Indicó Maduro que ellos “deben ser los ojos, los oídos y los manos de los barrios, las comunidades, las parroquias, calles y ciudades de Venezuela” para la vigilancia de los precios, dándoles presencia jurídica y poder de acción. Estos fiscales populares deben ser acompañados de un fiscal de oficio y un defensor del pueblo, que pueda detener a los que violen las leyes y puedan ser procesados por los tribunales.
  • La tercera ley autorizará el funcionamiento de casas de cambio en todo el país (y no sólo en lasa zonas fronterizas), con el fin de derrotar los mecanismos de fijación de precios del dólar estadounidense desde Miami (el llamado “DolarToday”).  Habrá una dirección desde el Banco Central de Venezuela y la Comisión de Economía Nacional.
  • La cuarta es la Ley de la Promoción y protección de la inversión extranjera en Venezuela, que permitirá mejorar las condiciones para empresas extranjeras que van a entrar a invertir en Venezuela.
  • La quinta ley establece un nuevo régimen para los inversionistas y un nuevo regimen tributario para el desarrollo soberano del Arco Minero del Orinoco. Recalcó que el mes pasado ingresaron 540 kilogramos de oro producto de la explotación minera. Se aspira que un tercio de las divisas que ingresaban por el rentismo petrolero sean cubiertas por el desarrollo minero.
  • La sexta ley busca pechar de manera justa y crear impuestos a quienes lograron grandes patrimonios que han surgido durante la guerra económica. “Que sean ellos quienes paguen el desarrollo económico del país”. Pidió una investigación especial en 30 días para determinar quienes son los beneficiarios de grandes fortunas producidas durante la guerra económica. Solicitó a la ANC, a través de su comisión de contraloría, determinar el origen y localización de estas grandes fortunas.
  • La séptima ley crea la Unidad Tributaria Punitiva “para que persiga a todos los delitos que se cometen en los campos de la economía contra el pueblo, desde los más pequeños hasta los más grandes, y les cobre hasta la forma de caminar”. Se aplicará la ley a todo el que especule o bachaquée. Destacó que las leyes actuales aplican multas irrisorias a los infractores. Indicó Maduro que en un máximo de 30 días deberá instalarse el sistema de facturación electrónica para los 5 mil grandes contribuyentes del país, para que “le paguen al país, respeten la economía y cojan mínimo”. El ministro de Finanzas y vicepresiente, Ramón Lobo, queda encargado.
  • La octava ley creará AgroSur: un gran consorcio o corporación agroalimentaria que logre la coordinación nacional de todos los esfuerzos productivos para los 20 rubros principales de país, atendiendo los insumos, asesoría, maquinaria y todo el proceso productivo en el campo venezolano. La semana que viene habrá un evento de estímulo a la economía productiva, local y socialista, con una serie de recomendaciones en créditos e insumos.

Doce millones de CLAP

El Presidente Maduro anunció que se hará el esfuerzo para producir y entregar 12 millones de CLAP mensuales a 6 millones de hogares, entregándoles dos CLAP mensuales. Habrá un estímulo para la producción local de los productos de la caja.

Rebaja del IVA para quienes paguen con débito

Por otro lado, el Presidente venezolano anunció la reactivación de medidas para impulsar el pago electrónico, a través de tarjetas de débito o transferencias. Indicó que, desde el lunes, se reducirá 5 puntos del IVA a las transacciones en pago electrónico. También estableció la obligatoriedad de recibir los pagos de todos los servicios públicos del país vía pago electrónico, y un descuento en el pago de Impuesto sobre la Renta por transacciones y pagos electrónicos cuando se pague el impuesto en 2018.
Denunció que “los bancos han permitido el deterioro de los cajeros automáticos, puntos de venta y el sistema de pago electrónico”, lo que él considera un sabotaje. “¡Es una guarimba bancaria! ¿Nos quedaremos de brazos cruzados? ¡Se tienen que restablecer todos los mecanismos de pago y tienen que funcionar al 100 por ciento, sin demoras, sin sabotaje y sin guarimbas!”.
Reclamó Maduro que los ministerios e instituciones públicas tienen que transformarse, pues se comportan más como parte del estado burgués, que del pueblo y del estado revolucionario. “Hay que lanzarse a las calles a ver, a inspeccionar, a ver quién se beneficia y amasa grandes riquezas a partir del robo del pueblo”.
Señaló Maduro la necesidad de retomar la vía del Socialismo del Siglo 21 para vencer la guerra económica. “¡El Comandante Chávez echó las bases, pero hemos abandonado muchas de ellas!”, reconoció, e instó a retomar el camino del Socialismo, alejándose de fórmulas meramente estatizadoras.

Venezuela implementará nuevo sistema de pagos basado en monedas distintas al dólar

En torno a las sanciones a Venezuela, Maduro señaló que el país implementará un nuevo sistema de pago internacional y una canasta de monedas (como el euro, el yuan chino, las rupias indias o el rublo ruso) como mecanismo para ofrecer, pagar y cobrar “y liberarnos del dólar”. Indicó Maduro que “eso es inmediato, es una orden que ya se empieza a implementar a todo nivel”, dijo. Espera que, con Venezuela en la vanguardia, esto abra los caminos a un nuevo sistema internacional que se libere de los condicionamientos que Estados Unidos realiza con el dólar.
Indicó Maduro que el Dicom empezará a funcionar en yuanes la semana que viene. También dijo que, si la Unión Europea hace caso a las solicitudes de Julio Borges y aplica sanciones contra Venezuela, el euro será apartado de esta canasta de pagos.

Conversaciones con tenedores de bonos de la deuda pública

Igualmente, realizará conversaciones con los tenedores de bonos de la deuda pública venezolana, que incluye principalmente a inversionistas estadounidenses y canadienses. Habrá rondas de negociaciones y tras las mismas, Venezuela tomará una posición en defensa de la seguridad jurídica de la República, indicó el Jefe de estado.

Gobierno no ha cobrado a exportadores

El Presidente Maduro también denunció que a una serie de empresas a las que se les ha provisto de divisas para ayudarlos a exportar en el marco de la Agenda Económica Bolivariana, no se les ha cobrado y no han devuelto el dinero, en total unos mil millones de dólares.
Señaló que a un grupo de empresas se les ha provisto de más de 250 millones de dólares para la exportación pero sólo han devuelto 40 millones al Estado. Indicó que los organismos que debían cobrar el dinero no lo han hecho, y exhortó a la Asamblea Nacional Constituyente y a los órganos competentes investigar qué ha pasado al respecto.