20 de noviembre de 2011

Norman Bethune, ejemplo de internacionalismo del Socorro Rojo en el Mundo

Por Oleg K.

No son pocas las personas que son irresponsables en su trabajo, prefiriendo la luz y eludir lo oscuro, pasando las tareas gravosas a los demás y elegir las más fáciles para ellos. A cada paso, ellos piensan lo que hacen por sí mismos ante los demás. Cuando hacen alguna pequeña contribución, se hinchan de orgullo y hacen alarde de ello, con resquemor por lo que otros piensen. No sienten el calor de los camaradas y el pueblo, porque son fríos, indiferentes y apáticos. En realidad estas personas no son comunistas, o al menos no se puede contar como verdaderos comunistas. Ninguno de los que regresaron del frente no paran de expresar su admiración por Bethune, cuando su nombre fue mencionado, no permanecieron impasibles por su fuerza de espíritu… Todos los comunistas deben aprender el espíritu comunista del camarada Bethune.

Mao Tse Tung. “En memoria de Norman Bethune, 21 de Diciembre de 1939”

Henry Norman Bethune, es uno de los más grandes ejemplos de internacionalismo proletario consecuente de la historia del siglo XX. Innovador médico que puso al alcance de los trabajadores la medicina más avanzada, cuando era vitalmente necesario. Su vida es una de las gloriosas páginas del Socorro Rojo Internacional.

Nació Henry Norman Bethune en Gravenhust, Ontario, Canadá el 3 de Marzo de 1890, ciudad maderera a 100 Kms., al norte de Toronto. Su padre, Malcolm Nicolson Bethune (1857-1932) era un pastor presbiteriano y su madre Elizabeth Ann Goodwin (1852-1948) era hija de un carpintero.

Desde muy pequeño Norman destacó por su curiosidad. Cuando tenía seis años se fue de su casa, explorando Toronto, volviendo a casa recordando sus pasos. En 1909, ingresó en la Universidad, estudiando biología, pero dos años después la abandona para trabajar como maestro voluntario del Frontier Collage, una institución de enseñanza que en remotos campamentos madereros y mineros inmigrantes, en Bush, Norte de Ontario, daba clases a los trabajadores para que aprendieran a leer y escribir. En 1914 se alista en la Royal Canadian Army Medical Corps, donde sirviendo como camillero en la 1ª Guerra Mundial, es herido en Ypres, Bélgica. Tras recuperarse de sus heridas, vuelve a Toronto donde se gradúa como médico en 1916. Volvió a alistarse en la Royal Navy, y al finalizar la guerra se queda en Inglaterra, donde amplia sus estudios especializandose en enfermedades infantiles dentro del hospital Great Ormond Street. Y más tarde amplía sus conocimientos en el Royal Collage of Surgeons de Edimburgo.

Su aprendizaje social

En 1923, se casó con Frances Campbell Penney, viviendo en Detroit, Michigan, EEUU, donde abre una clínica privada. Contrajo poco después la tuberculosis. Tras la lenta recuperación de su enfermedad, empieza a tener fuertes desavenencias con su esposa. Comprende que su vida va degradándose hacia la rutinaria existencia burguesa de los médicos norteamericanos, volcada en conseguir el mayor beneficio posible. Cambia de vida completamente. Decide dedicarse completamente a la erradicación de la tuberculosis, cierra la clínica y se divorcia de Frances. Se une al equipo de medicina experimental de cirugía torácica que en el Royal Victoria Hospital, de Montreal, estudia nuevas técnicas quirúrgicas bajo las órdenes de William Edward Archibald. En 1933, debido a fricciones personales y profesionales con otros doctores, se traslada a un hospital más pequeño, el Sagrado Corazón en Cartierville, donde desarrolla una importante labor en el Departamento de Cirugía Torácica. Escribió numerosos artículos para publicaciones médicas, introduciendo nuevas técnicas quirúrgicas. Entre 1929 y 1936 inventó o rediseñó 12 instrumentos médico-quirúrgicos y escribió 14 artículos que describen sus innovaciones en la técnica torácica. Uno de ellos, son las "Tijeras Bethune de Costilla," que todavía se fabrican.

En aquellos años, era la Época de la Depresión, la situación de los trabajadores iba volviéndose insoportable. La mayoría de los obreros estaban en paro, la medicina era muy cara y la mortalidad infantil subía cada año. Bethune funda en 1935 una clínica gratuita para desempleados. Lucha contra la medicina oficial, defendiendo que las causas sociales inciden en la salud de los pobres. Si el estado no sirve para solucionar las más básicas necesidades de la población, había que cambiar las formas de distribución de los productos y para que este orden de prioridades mejorara, había que cambiar el sistema económico que reproducía las causas de esas enfermedades. "La tuberculosis causa más muertes por falta de dinero que por falta de resistencia a la enfermedad: el pobre muere porque no puede pagarse la vida." En verano asiste a la Conferencia Internacional de Fisiología que se celebró en la Unión Soviética. Aprendió la regulación gubernamental de la práctica médica, para toda la población. Estudió los sistemas de prevención y asistencia en los núcleos rurales. De vuelta en Canadá organiza el “Grupo de Montreal” donde integrados por profesionales de la medicina postulan la socialización de la medicina. Los gobiernos burgueses atacan esas concepciones, aislando a los galenos que propugnaban esas medidas “sociales”. Norman se afilia al Partido Comunista del Canadá.

Experiencia española

En Septiembre de 1936 se fue voluntario a España con la Comisión de Ayuda a la Democracia Española, Unidad Médica de Canadá vinculada al Socorro Rojo Internacional, y creada para ayudar al gobierno republicano contra el alzamiento de los militares. Unido al Batallón Mackenzie-Papineau integrado por comunistas de Canadá y de otras organizaciones se fue a Madrid el tres de noviembre de 1936. Los contingentes canadienses fueron 1.448 brigadistas, falleciendo 721 miembros; detrás de Francia, fueron el segundo país que más combatientes internacionalistas aportaron en las Brigadas Internacionales.

Junto con los servicios médicos republicanos, Bethune en Madrid prepara un innovador servicio móvil de transfusión de sangre que recogía sangre de los donantes en las ciudades y la transportaba donde más se necesitaba. Bethune lo definió muy gráficamente como el "servicio de entrega de leche-gloria". Además desarrolla la primera unidad médica móvil. La unidad contenía 500 apósitos para heridas, y suficientes suministros y medicinas para 100 operaciones. Adaptó una furgoneta Ford con material sanitario, dotándola de frigorífico, cámara de esterilización, apósitos y el instrumental necesario para intervenir en campaña. Era la primera vez en el mundo que algo así se ponía en práctica. Recorrió con ella el frente de Madrid, Valencia y Barcelona. En febrero de 1937 asiste a una de las mayores carnicerías de la Guerra Civil, en la carretera de Málaga a Almería, los bombarderos fascistas ametrallan a 40.000 refugiados. Se denominó “la carretera de la muerte”. Esta columna estaba formada en su mayoría por heridos, mujeres, niños y ancianos. Desde el mar, la armada fascista jugaba a hacer blanco sobre un objetivo, como un juego. Norman caminando entre cadáveres, va realizando viajes continuos con heridos, de 30 personas cada vez, quedando profundamente marcado, como él mismo escribió a Frances "es una cicatriz en mi corazón." Escribió un relato corto titulado “El crimen de la carretera Málaga-Almería”.

El 6 de Junio de 1937 vuelve a Canadá, cuando su gobierno adopta la política de "No Intervención", obligando a retirar las unidades brigadistas. Pero Bethune inicia una labor extraordinaria recaudando dinero para las fuerzas republicanas, preparando nuevos envíos de material, y a la vez daba una gira de conferencias por todo el Canadá para hablar de la necesidad de ayudar a los españoles en su lucha titánica contra el fascismo.


Ayuda a China

Ese mismo verano escribe: "España y China son parte de la misma batalla. Yo voy a China porque es allí donde la necesidad es mayor." Así el 8 de enero de 1938, Bethune abandona Canadá, acompañado por una enfermera canadiense y suministros médicos por valor de 5.000 dólares. Viaja a Hankow, capital provisional de la China libre, donde el dirigente comunista Chou En-lai le indica que tiene que ir al centro de resistencia en Yenan a 500 kms., al noroeste.

Cuando llegó, de acuerdo con Mao Tse Tung sobre los objetivos esenciales, vieron que estos eran la creación de un cuerpo médico regular del Ejército Popular. Mao apoya sus indicaciones y le nombra supervisor médico del Octavo Ejército de Ruta, trabajando en el Hospital de Fronteras. Una vez llegó a este ejército, se ofrece ir a la vanguardia, donde podría atender a los heridos de inmediato.

En la región fronteriza de Chin-Ch'a-Chi, la lucha era horrorosa. El puesto médico era inadecuado, con poca ventilación e insalubre. De la batalla llegaban los heridos con las heridas gangrenosas, y en los cobertizos no se cambiaban los vendajes. Solo se amputaba, no había otra solución. Bethune enérgicamente, después de cinco días de viaje, inmediatamente dio órdenes precisas para cambiar la situación médica. Reformó todo el sistema, limpiando las barracas, seleccionando nuevo personal, distribuyendo en cuadrillas a los enfermeros para seleccionar el estado de los pacientes, y en jornadas interminables puso en pie el primer hospital de campaña, propiamente dicho, de aquellos lugares. Era un área inmensa con 13.000.000 de personas. Bethune propone un sistema de educación de sus auxiliares médicos, para que los entrenados capacitasen a otros. Creó un sistema de clases de fundamentos de primeros auxilios, saneamiento básico y cirugía básica. Escribió e ilustró manuales, que fueron traducidos y mimeografiados para su distribución, con el objetivo de graduar médicos en un año, y personal de enfermería en seis meses.

Insistiendo convence a la dirección china que era necesario un hospital de referencia. Este hospital modelo fue inaugurado el 15 de septiembre de 1938. Era un hospital permanente al estilo occidental. Pero fue destruido por una acción enemiga tres semanas después. Bethune aprendió amargamente que en la zona guerrillera, en China todos los equipos médicos tenían que ser móviles. "El tiempo ha pasado", subrayó en su informe, “en la que los médicos esperan a los pacientes, hay que ir a donde están los heridos". Al año siguiente, viaja más de 3.000 kms., 400 de ellos a pie, a través de los pasos empinados, donde las mulas no podían ir. Ideó un quirófano portátil que podía llevarse entre dos mulas. Operaba a un ritmo frenético y prodigioso; una vez opera en 115 casos en 69 horas sin parar, incluso cuando estaban bajo intenso fuego de artillería.


Todos le llamaban "Baiqiuen", la forma china de pronunciación. "¡Al ataque, Baiqiuen está con nosotros!" se convirtió en grito de batalla de los soldados.

La dedicación de Norman Bethune fue ejemplar. A un amigo canadiense escribió “Es verdad que estoy cansado, pero no creo que he sido tan feliz desde hace mucho tiempo. Me necesitan."

A finales de Octubre cuando operaba a un soldado herido, Norman accidentalmente se cortó el dedo, porque no había guantes de goma. No le da importancia a la herida. Sin embargo, se le envenena la sangre, septicemia. Y aún sabiéndolo seguía trabajando. Norman muere en la madrugada del 12 de noviembre de 1939.

Mao cuando se entera, escribe con dolor su carta "En memoria de Norman Bethune". Ahora es uno de los ensayos más famosos suyos, lectura obligatoria en China sobre el amor sin fronteras y Bethune es venerado como uno de las personas que a través de su ejemplo se aprende a trabajar para el pueblo sin descanso. Su imagen aparece en carteles, libros, y los sellos. A veces, sólo un fragmento de una frase del ensayo de Mao es suficiente para identificarlo. "Sin pensar en uno mismo"

En toda China hay muchas estatuas a su memoria. El Hospital Modelo fue reconstruído siguiendo sus indicaciones, así como su refugio antiaéreo en la ladera de una colina, el templo en desuso en el que operaba, y las casas en las que vivió, todo han sido restaurado como museo. En 1950, su cuerpo fue trasladado al Cementerio de los Mártires en Shijiazhuang que se dedica a los más de 3,2 millones de soldados chinos que murieron en la guerra de resistencia. Su tumba está frente a la de Dwarkanath Kotnis, otro médico indio que también amó al pueblo chino.

Estos son los rasgos esenciales de su carácter: capacidad de trabajo para realizar las tareas que en cada momento eran imprescindibles; ser parte de un todo, el colectivo es la unidad superior de organización, defendiendo al colectivo, se ayuda a pulir cada personalidad; dando todo por los camaradas, pues todo se recibe de ellos.

Su recuerdo nos hace más libres, nos hace confiar en los trabajadores como nuestros hermanos y en el futuro socialista de la humanidad.

Fuentes:

· www.marxists.org. “En memoria de Norman Bethune” Mao Tse Tung.

· El País 15.02.10 “El solidario Normán Bethune”.

· Un médico canadiense en la Guerra Civil Española”. Milagros Soler Cervantes.

· www.pc.gc.ca. Sobre la vida de Henry Norman Bethune.

· www.thecanadianencyclopedia.com.

· Marxist.org 16.02.10