8 de septiembre de 2010

Haydée Santamaría, la confianza en el comunismo

Por Oleg K.


Haydée “Yeyé” Santamaría Cuadrado [Villa Clara (1922) - La Habana (1980)] fue una de esas mujeres revolucionarias que, comprometidas con sus camaradas y sus ideas, forjaron la Revolución Cubana. Participó en el asalto al cuartel de Moncada en 1953, fundando con otros camaradas el Movimiento 26 de Julio. Contribuyó de manera especial, con su pensamiento y su ejemplo al triunfo del proletariado cubano en 1959. También fundó el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba, germen del Partido Comunista de Cuba.

El 26 de Julio de 1953, junto con su hermano Abel Santamaría y otros compañeros de las Juventudes Ortodoxas, revolucionarios como Fidel Castro, atacaron el Cuartel de Moncada. Ella trajo las armas desde Santiago. Al fracasar el asalto, Haydée es detenida y cruelmente torturada. Su pareja Boris Luis Santacoloma y su hermano Abel, después de terribles torturas, son asesinados. Haydée cuenta de aquellos días: “… La transformación después del Moncada, fue total. Se siguió siendo aquella misma persona, pudimos seguir siendo aquella misma persona que fue llena de pasión, y pudimos, se pudo seguir siendo una apasionada. Pero la transformación fue grande, fue tanta que si allí no nos hubiéramos hecho una serie de planteamientos, hubiera sido difícil seguir viviendo o por lo menos seguir siendo normales. Allí se nos reveló muy claramente que el problema no era cambiar un hombre, que el problema era cambiar el sistema, pero también que si no hubiéramos ido allí para cambiar a un hombre, tal vez no se hubiera cambiado un sistema…”

“Fuimos al Moncada con aquella misma pasión con que vemos nuestras escuelas llenas de niñas y niños del campo. Porque cuando fuimos al Moncada, vivíamos todo esto en nuestras mentes. No sabíamos si lo veríamos, pero aquella seguridad de que vendría, la teníamos y por eso íbamos en busca de la vida y no de la muerte… nunca he visto resistir con más fortaleza y con tan poca cosa para defenderse… Allí tuvimos momentos en los que al no saber de Fidel queríamos en realidad desaparecer. Estábamos allí con tal seguridad de que si Fidel vivía, vivía el Moncada, que si Fidel vivía, habría muchos Moncada”. (1)

Liberada de la prisión, Haydée fue una de las encargadas de sacar de la cárcel en forma clandestina y de recomponer, por distintas vías, el célebre alegato de Fidel Castro en el juicio ante sus captores conocido popularmente como La historia me absolverá. También fue, con otros miembros de la insurrección del 30 de Noviembre del 56 en Santiago de Cuba, en apoyo de los camaradas que estaban desembarcando del “Granma”.

No fue solamente ella quien desde Sierra Maestra contribuyó al triunfo de los sublevados del Movimiento 26 de julio, junto a ella estuvo sus camaradas Melba Hernández, Celia Sánchez, y muchas otras, creando el pelotón rebelde de mujeres combatientes “Mariana Grajales”. Su particular optimismo, en las pruebas más duras, eran proverbiales. Así, cuando un compañero estaba roto por las pérdidas sufridas, le dijo una frase que se hizo célebre: “De esos rayos de luz que matan, algún día sacaremos corriente”.

Tras el triunfo, funda en 1959 la Casa de las Américas, institución emblemática del pensamiento crítico con el imperialismo en el mundo.

Cofundadora y miembro del Comité Central del Partido Comunista Cubano, en 1965, dos años más tarde con otros camaradas, funda la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), para ayudar a los movimientos de liberación del imperialismo en toda América.

Ese año, tras la muerte del Che Guevara, escribe como si aún estuviera vivo: “Como decirte que nunca había llorado tanto desde la noche en que mataron a Frank (Frank País –compañero de armas caído) y eso que esta vez no lo creía. Todos estaban seguros, y yo decía, no es posible, una bala no puede terminar el infinito…” (2) En una charla en la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de la Habana dijo: "Para mí ser comunista no es militar en un partido; para mí ser comunista es tener una actitud ante la vida”. Hablando de la represión: “Iba presa, esposada, maniatada, y me sentía más fuerte y más libre que aquellos que con la toga de justicia me iban a juzgar… Y así, compañera, puedo decirte que me impresionó hasta ver caer, hasta ver morir a un enemigo. Me impresionó tremendamente ver caer a aquel que veníamos a combatir... Soy enemiga ya no de matar por gusto, soy hasta enemiga de ser violenta por gusto. Creo que hay que hacer un gran esfuerzo para ser violenta, para ir a la guerra, pero hay que ser violenta e ir a la guerra si hay necesidad". (1)

Integrantes del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC con Haydeé Santamaria (al centro) en Casa de las Américas

En 1968 viaja a Vietnam, en representación del Pueblo Cubano. El 29 de Noviembre de 1974 Fidel le impuso la Orden Ana Betancourt, él mismo había señalado, refiriéndose a ella y a Melba Hernández, en relación a los sucesos del Moncada: "Nunca fue puesto en un lugar tan alto el heroísmo y la dignidad de la mujer cubana". (3)

Hoy en Cuba, hablar de Haydée es evocar lo mejor del pueblo cubano, compartir mil anécdotas sobre su figura, entroncándola con el trabajo revolucionario de cada camarada, en el trabajo, en los CDR, en el campo, en los consejos de barrios; es un ejemplo para todos los que construyen una nueva sociedad.

En 1980, la poetisa Fina García Marruz, hizo una excepcional oda a su memoria:

“Pónganla a la suicida una hoja en la sien
una siempreviva en el hueco del cuello.
Cúbranla con flores como a Ofelia.
Los que la amaron se han quedado huérfanos
Cúbranla con la ternura de las lágrimas.
Vuélvanse rocío que refresque su duelo.
Y si la piedad de las flores no bastase,
Díganle al oído que todo ha sido un sueño.
Ríndanle honores como a una valiente
Que perdió sólo su última batalla.
No se quede en su hora inconsolable
Sus hechos, no vayan al olvido de la hierba.
Que sean recogidos uno a uno,
allí donde la luz no olvida a sus guerreros.”

Notas:

1.- “Haydée habla del Moncada” Casa de las Américas. La Habana. 1985.

2.- digital@juventudrebelde.cu. 30 de Diciembre del 2007. Lo tremendo y lo profundo.

3.- “Haydée Santamaría Cuadrado. Revolucionaria y martiniana” Aida Quintero. Sierra Maestra. 8.09.2010.