9 de mayo de 2015

Cómo el Ejército Rojo derrotó a la Alemania nazi

Por Jacques R. Pauwels, publicado en Solidaire. Traducido por F. D. López


Este 08-09 de mayo se celebra el 70º aniversario de la victoria aliada sobre la Alemania nazi y el final de la Segunda Guerra Mundial, que se cobró la vida de más de 60 millones de personas. De creer las películas de Hollywood, todo se habría jugado en heroicas batallas entre soldados estadounidenses y alemanes o japoneses. Los historiadores, sin embargo, son unánimes: la Alemania nazi fue derrotada por el Ejército Rojo. Jacques Pauwels, historiador y autor de un libro sobre el tema, habla de este período y describe cuándo y cómo la guerra cambió a la inevitable derrota de la Alemania nazi. (Ver anotación sobre el libro al final).

La Segunda Guerra Mundial comenzó, al menos en términos de Europa, por la embestida irresistible del ejército alemán en Polonia en septiembre de 1939. Unos seis meses después, fueron aún más las espectaculares victorias seguidas, esta vez en los países de la actual Benelux y Francia. En el verano de 1940, Alemania parecía invencible y predestinada a dominar de forma indefinida el continente europeo. Gran Bretaña sin duda se negó a lanzar el guante, pero no podía aspirar a ganar la guerra sola, y temía que Hitler pronto dirigiera su atención a Gibraltar, Egipto y/o otras joyas de la corona de Imperio Británico. Pero, cinco años más tarde, fue Alemania, quien experimentó el dolor y la humillación de la derrota total. El 30 de abril 1945, Hitler se suicidó en Berlín en un momento en que el Ejército Rojo estaba haciendo su arrasando en su marcha por la ciudad, quedando reducida a un montón enorme de ruinas humeantes. El 8 y 9 de mayo, Alemania se rindió de manera incondicional. 
Así que está claro, en algún momento de entre finales de 1940 y 1944, el conflicto había cambiado por completo. Pero ¿cuándo y dónde? En Normandía, en 1944, según algunos; en Stalingrado en el invierno de 1942-1943, de acuerdo con los demás. De hecho, el punto de inflexión se produjo en diciembre de 1941, en la Unión Soviética, más específicamente en la llanura al oeste de Moscú. En palabras de un historiador alemán de la guerra contra la Unión Soviética: "Esta victoria del Ejército Rojo [en el frente de Moscú], ha sido sin duda la ruptura principal [Zäsur, en los guiones alemanes] como fue en la Primera Guerra Mundial. "


Que fue en la Unión Soviética, donde el escenario de la guerra cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial no debería ser una sorpresa. La guerra contra la Unión Soviética fue la guerra que Hitler había deseado desde el principio, como dejó claro en las páginas de Mein Kampf, escrito a mediados de la década de 1920, "Ostkrieg". Pero, una guerra contra el este, en otras palabras contra los soviéticos, fue también el objeto de deseo de los generales alemanes, las principales industrias en Alemania, y de otros "pilares" de la constitución alemana. Un historiador alemán ha demostrado recientemente que era en realidad una guerra contra la Unión Soviética, no contra Polonia, Francia y Gran Bretaña, Hitler la había querido comenzar en 1939. El 11 de agosto de ese año, Hitler había dicho a Carl J. Burckhardt, un funcionario de la Liga de las Naciones, que "todo lo que él hacía, lo había puesto en contra de Rusia" y que "si Occidente [es decir, los franceses y los británicos] era demasiado estúpido y ciego para entenderlo, se vería obligado a llegar a un acuerdo con los rusos, en vez de Occidente, y tras derrotarlo, volver con todo el poder de sus fuerzas armadas, dar el golpe a la Unión Soviética"Estas eran sus intenciones, por lo que así sucedió. 

La necesidad de una guerra corta, una guerra relámpago 

Hitler y los generales alemanes estaban convencidos de haber aprendido una lección importante de la Guerra Mundial. Las materias primas son los bienes necesarios más importantes para ganar una guerra moderna, como el petróleo y el caucho, Alemania no podría ganar una larga e interminable guerra. Para ganar la próxima guerra, Alemania tenía que asegurarse una victoria contundente, lo más rápidamente. Y ese fue el concepto de aplicar la guerra relámpago, es decir la idea de una guerra (Krieg) tan rápida como un rayo (Blitz). 
Blitzkrieg significa una guerra motorizada, y durante la década de 1930, para prepararla, Alemania había producido grandes cantidades de tanques y aviones, junto a camiones para transportar a sus tropas. Además, enormes cantidades de petróleo y caucho fueron importados y almacenados. La mayor parte de este aceite se adquirió a empresas estadounidenses, algunas de los cuales también había tenido la amabilidad de proporcionar a Alemania la "receta" para producir combustible sintético a partir del carbón. En 1939 y 1940, este equipo permitirá a la Wehrmacht alemana y la Luftwaffe aplastar en pocas semanas las defensas polacas, holandesas, belgas y francesas con miles de aviones y tanques; los Bitzkrieg las "guerras relámpago" eran invariablemente seguidos por Blitzsiege "victorias relámpago". 

Estas victorias de hecho fueron espectaculares, pero no habían proporcionado a Alemania el gran botín del petróleo y de caucho, de vital importancia. En cambio, la guerra relámpago fue lo bastante, para agotar las reservas almacenadas de antes de la guerra. Afortunadamente para Hitler, en 1940 y 1941, Alemania fue capaz de seguir importando petróleo de los Estados Unidos, todavía neutral, no directamente, sino a través de otros países neutrales (y amigos) como la España de Franco. Además, en los términos del pacto entre Hitler y Stalin, la propia Unión Soviética, en intercambio, ¡generosamente surtía a Alemania este petroleo! Sin embargo, fue particularmente molesto en cambio para Hitler, que Alemania tuviese que abastecer a la Unión Soviética de productos industriales de alta calidad y tecnología militar avanzada, que sería utilizada por los soviéticos para modernizar y mejorar el armamento de su ejército.
Poco después de la derrota de Francia, es decir, durante el verano de 1940, Hitler se apresuró a recuperar su plan original de guerra contra la Unión Soviética. Dió una orden oficial para establecer este ataque, con un nombre en código "Operación Barbarroja", a realizar un par de meses más tarde, el 18 de diciembre de 1940. Ya en 1939, Hitler con ansiedad proyectaba atacar a la Unión Soviética, pero se volvió hacia el oeste, como un historiador alemán, escribió, "para garantizar la seguridad en la parte posterior (Rückenfreiheit), y así finalmente estar listo para ajustar cuentas a la Unión Soviética". El mismo historiador concluye que en 1940, nada había cambiado en la mente de Hitler: "El verdadero enemigo es el que se extiende hacia el este."

"Un gigante con pies de barro"

Hitler y sus generales estaban confiados en que la Blitzkrieg, que utilizarían contra la Unión Soviética experimentarían el mismo éxito que su primera "guerra relámpago" contra Polonia y Francia. Consideraban a la Unión Soviética como "un gigante con pies de barro" que el ejército, estaba supuestamente decapitado por las purgas de Stalin a finales de 1930, y que era "nada más que una broma", como Hitler había dicho una vez. Con el fin de ofrecer, y por supuesto ganar, las batallas decisivas, que permitieran ocupar el país de cuatro a seis semanas, probablemente seguida de las conocidas operaciones de limpieza, con los restos del Ejército soviético, que sería "perseguido por todo el país conquistado por un grupo de cosacos"De todos modos, Hitler estaba extremadamente confiado y, el día antes del ataque, dictó que estaba "en los albores del mayor triunfo de su existencia."
El ataque alemán comenzó el 22 de junio de 1941, en las primeras horas del día. Contaba con tres millones de soldados alemanes y cerca de 700 mil aliados de la Alemania nazi en la frontera; sus fuerzas disponían de 600.000 vehículos, 3.648 tanques, más de 2.700 aviones, con cerca de 7.000 piezas de artillería. Al principio todo funcionó según lo planeado. Enormes agujeros habían sido horadados en las defensas soviéticas, impresionantes ganancias territoriales se habían realizado de manera rápida, y cientos de miles de soldados del Ejército Rojo fueron muertos, heridos o capturados en una serie de espectaculares batallas "cerco" (Kesselschlachten). Después de una de este tipo de batalla, cerca de Smolensk a finales de julio, el camino a Moscú parecía bien abierto. 


No obstante, muy pronto se hizo evidente que la guerra relámpago no iba a ser una victoria fácil como habían esperado. Frente a la máquina militar más poderosa de la tierra, el Ejército Rojo había sufrido como se esperaba una fuerte paliza, pero, como el encargado del Ministerio de Propaganda Joseph Goebbels anotaba en su diario del 2 de julio, habían ya puesto una resistencia tenaz y habían respondido muy fuertemente en muchas ocasiones. El General Franz Halder, en muchos sentidos, el "padre" del plan de ataque en la Operación Barbarroja, comentaba que la resistencia rusa era mucho más intensa que nada de lo que los alemanes se habían enfrentado en Europa Occidental. Informes de la Wehrmacht informaban de una resistencia "terca", "grosera" e incluso "salvaje", que estaba causando grandes pérdidas en hombres y material en el campo alemán. Más a menudo de lo esperado, las fuerzas soviéticas realizaron operaciones lanzando ataques contra ellos frenando el avance alemán. Algunas unidades soviéticas se escondían en los vastos pantanos de Pripyat y en otros lugares, organizando unas mortales contraofensivas en toda la guerra, que amenazaban las largas y vulnerables líneas alemanas de comunicación. También constataban que el Ejército Rojo estaba mucho mejor equipado de lo que esperaban. Los generales alemanes estaban "sorprendidos", escribió un historiador alemán, de la calidad de las armas soviéticas, como lanzacohetes Katyusha (conocidos como el "órgano de Stalin") y el tanque T-34. Hitler estaba furioso de que sus servicios secretos no se apercibieran de la existencia de algunas de estas armas.

Fin de la Blitzkrieg

A mediados de julio, la guerra de Hitler en el este estaba empezando a perder sus características de "guerra relámpago", y algunos líderes alemanes habían comenzado a expresar serias preocupaciones. El almirante Wilhelm Canaris, jefe del servicio secreto de la Wehrmacht, el Abwehr, por ejemplo, había considerado el 17 de julio a un colega de la vanguardia, el General von Bock, que lo veía "muy negroEn la propia Alemania, muchos civiles alemanes también habían llegado a percibir que no se llevó a cabo la guerra en el este como se había esperado. En Dresde, Victor Klemperer, escribió en su diario el 13 de julio: "Estamos sufriendo enormes pérdidas, subestimamos los rusos ..." Más o menos al mismo tiempo, Hitler ya no creía en una victoria rápida y fácil, y había revisado sus expectativas a la baja. Ahora expresó la esperanza de que sus tropas pudieran llegar al Volga en octubre y llegaran aproximadamente, a los campos petrolíferos del Cáucaso, un mes después. A finales de agosto, cuando la Operación Barbarroja debería haber llegado a su fin, un memorando del Alto Mando de la Wehrmacht concluía que tal vez no fuera posible ganar la guerra en 1941.

Un brote de optimismo era aún evidente en septiembre, cuando las tropas alemanas se habían apoderado de Kiev, obteniendo 650.000 prisioneros y, más al norte, habían avanzado hacia Moscú. Hitler creía, o al menos fingió creer que el final ya estaba cerca para los soviéticos. En un discurso público en el Palacio de Deportes de Berlín el 3 de octubre, dijo que la guerra en el este estaba prácticamente terminada. Y la Wehrmacht había recibido la orden de realizar el golpe con el lanzamiento de la "Operación Typhoon" una ofensiva para apoderarse de Moscú. Sin embargo, las posibilidades de éxito parecían cada vez más lejanas, porque los soviéticos estaban reabasteciendose con la incorporación de unidades de reservas del Lejano Oriente. Habían sido informados por su espía maestro en Tokio, Richard Sorge, que los japoneses, cuyo ejército estaba estacionado en el norte de China, no consideraban atacar la zona más vulnerable de la frontera soviética, Vladivostok. Para empeorar las cosas, los alemanes también ya no disfrutaron de la supremacía aérea, sobre todo en Moscú. Del mismo modo, el suministro de municiones y alimentos enviados desde la retaguardia a la vanguardia era insuficiente, ya que las largas líneas de suministro se veían gravemente obstaculizadas por la actividad de los partisanos. Y, finalmente, en la Unión Soviética, estaba apareciendo el frío, aunque era normal ese frío en esa época del año. Sin embargo, el alto mando alemán, confiaba que la guerra relámpago en el este se completará a finales del verano, descuidando proporcionar a sus tropas el equipo necesario para luchar en la lluvia, el barro, la nieve y las gélidas temperaturas del otoño y el invierno en Rusia. 
Pero para Hitler y sus generales, Moscú aparece como un objetivo de suma importancia. Ellos creían, erróneamente, que la caída de Moscú "decapitaría" a la Unión Soviética y por lo tanto provocaría su colapso. 

Evitar otra "batalla del Marne"

También parecía importante evitar que se repita el escenario del verano de 1914, cuando el avance alemán, al parecer irresistible, fue detenido in extremis en las afueras de París, en la batalla del Marne. Este desastre, de acuerdo a la perspectiva alemana, de Alemania había privado la casi segura victoria en las primeras etapas de la "Gran Guerra", y la obligó a una larga lucha, dada la falta de recursos suficientes y el bloqueo impuesto por la Marina británica, condenándola a perderla. 
Esta vez en una nueva gran guerra librada contra un nuevo enemigo mortal, la Unión Soviética, no iba a ver un "milagro del Marne", es decir, no sólo la derrota fuera de la capital; pues Alemania por ello no tenía que luchar de nuevo en un conflicto expandido en longitud, sino un conflicto por las materias primas esenciales, que antes eran obstaculizadas lograrlas por un bloqueo, condenándoles al fracaso. A diferencia de París, Moscú caería, la historia no se repitiría y Alemania finalmente saldría victoriosa. O al menos eso es lo que esperaba el cuartel general de Hitler. 

Y el curso de la guerra cambió 



Podemos decir que el curso de la Segunda Guerra Mundial cambió el 5 de diciembre de 1941. Sin embargo, la imagen de la corriente de los acontecimientos no cambian de repente, pero sucedió poco a poco, y de manera imperceptible, que el curso de la guerra se resolviese no en un día, aunque se acumuló este hito durante un período de días, semanas e incluso meses, exactamente, durante el período de tres meses entre el final del verano de 1941 y principios de diciembre del mismo año. 
El curso de la guerra en el este había mudado poco a poco, pero no tan imperceptiblemente. Ya en agosto de 1941, como el éxito alemán no trajo una capitulación Soviética, no era visible la progresión de la caída de la Wehrmacht  de forma evidente; los observadores que hemos estudiado los hechos, hemos empezado a dudar de que una victoria alemana fuera posible, no sólo en la Unión Soviética, sino con la guerra en general. Por ejemplo, el Vaticano, en un principio muy bien informado y entusiasta acerca de la "cruzada" de Hitler contra la patria soviética del bolchevismo "ateo", y que confiaba en que los soviéticos se rindieran inmediatamente, comenzó a expresar una profunda preocupación por la situación en el este al final del verano de 1941. A mediados de octubre llegaron a la conclusión de que Alemania había perdido la guerra. Del mismo modo, a mediados de octubre, el servicio secreto suizo había informado de que "los alemanes no pueden ganar la guerra"Esta conclusión se basaba en la información recopilada en Suecia a oficiales alemanes que hacían declaraciones en sus visitas protocolarias. 
A finales de noviembre, un derrotismo depresivo había infectado gradualmente los más altos rangos de la Wehrmacht y el partido nazi. A pesar de que presionan a sus tropas a ir hacia adelante, hacia Moscú, algún general disentía, admitía que hubiera sido mejor haber hecho propuestas de paz, para poner fin gradualmente a la guerra, sin obtener una gran victoria que parecía asegurada al inicio de la Operación Barbarroja. Y poco después de finales de noviembre, el Ministro de Armamento Fritz Todt había pedido a Hitler encontrar una salida diplomática a la guerra, ya que, a nivel puramente militar y en el lado industrial, esta guerra estaba sin duda perdida.

Una derrota alemana inevitable 



Cuando el Ejército Rojo lanzó su devastadora ofensiva el 5 de diciembre, el propio Hitler se dió cuenta de que iba a perder la guerra. Pero por supuesto que no estaba dispuesto a reconocerlo ante el pueblo alemán. Las malas noticias del frente, cerca de Moscú había sido presentado al público como una desaceleración temporal, debido a la llegada temprana, supuestamente inesperada del invierno, y/o la incompetencia o cobardía de algunos comandantes. Esto sería una realidad al año siguiente, después de la catastrófica derrota en la batalla de Stalingrado, en el invierno de 1942-1943, y así el pueblo alemán y el mundo entendió que Alemania estaba condenada; es por eso que, aún hoy, muchos historiadores creen que es en Stalingrado donde el viento había cambiado. Pero resultó imposible mantener en absoluto secreto, las consecuencias catastróficas de la derrota cerca de Moscú. Por ejemplo, el 19 de diciembre de 1941, el cónsul alemán en Basilea informó a sus superiores en Berlín, que los dirigentes (abiertamente pro-nazis) de una misión de la Cruz Roja Suiza, enviados al frente de la Unión Soviética para asistir solamente a los heridos en el lado alemán, violando los reglamentos de la Cruz Roja, había regresado a Suiza con la información, muy sorprendente a los ojos del cónsul, que "ya no creían que Alemania pudiese ganar el guerra".
La Alemania nazi estaba condenada, pero la guerra aún tenía que prolongarse. Hitler había ignorado el consejo de sus generales que recomendaban insistentemente, lograr un tratado para encontrar una solución diplomática para parar la guerra, pero él había decidido seguir luchando en la delgada esperanza de una victoria. La ofensiva soviética hizo fracasar su victoria, así la Wehrmacht pudo sobrevivir al invierno de 1941-1942, y en la primavera de 1942, Hitler rastrilló todas las fuerzas disponibles, movilizándolas para realizar una nueva ofensiva, cuyo nombre en clave era "Operación Azul" (Unternehmen Blau) enfilada hacia los campos petrolíferos del Cáucaso, via Stalingrado. Hitler mismo reconoció que "si no le ponía la garra al aceite de Maikop y Grozni, entonces él tendría que poner fin a esta guerra"
Sin embargo, el elemento sorpresa se había perdido, y resultó que los soviéticos tenían enormes masas de fuerzas, el petróleo y otros recursos, así como un excelente equipo, muchos de los cuales se producen en fábricas que se habían construido en el otro lado de los Urales entre 1939 y 1941. La Wehrmacht, por otro lado, no pudieron compensar las enormes pérdidas que había sufrido en 1941. Entre el 22 de junio 1941 y 31 enero de 1942, los alemanes habían perdido 6.000 aviones y más de 3.200 tanques y vehículos similares; y hasta 918.000 hombres fueron muertos, heridos o desaparecidos en acción, que correspondió al 28,7% de la dotación media del ejército de 3,2 millones de hombres. En la Unión Soviética, Alemania iba a perder hasta 10 millones de hombres, de un total de 13,5 millones de muertos, heridos o prisioneros, durante toda la duración de la guerra. Y el Ejército Rojo es responsable del 90% de todas las bajas alemanas que cayeron en la Segunda Guerra Mundial. 

Las fuerzas disponibles para un avance hacia los campos petrolíferos del Cáucaso eran por lo tanto extremadamente limitadas. En tales circunstancias, es bastante notable que, en 1942, los alemanes habían logrado llegar hasta ese punto. Pero cuando la ofensiva se estancó, inevitablemente, en septiembre de ese año, sus líneas débilmente defendidas se extendían por cientos y cientos de kilómetros, presentando un blanco perfecto para un ataque soviético. Cuando ocurrió el ataque, que había provocado el desfonde completo del ejército alemán y su destrucción, en última instancia, fue en Stalingrado. Fue después de esta gran victoria del Ejército Rojo cuando se hizo inevitable la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, y fue evidente para todos. Sin embargo, la derrota alemana aparentemente menor y relativamente inesperada frente a Moscú a finales de 1941, había sido la condición previa, sin duda ante la más espectacular derrota, la más "visible" en Stalingrado. 

Jacques R. Pauwels es el autor de El mito de la Guerra Buena. Los Estados Unidos y la Segunda Guerra Mundial, Bruselas, Aden, edición revisada y 2012 ampliaron; Gran negocio con Hitler, Bruselas, Aden, 2013, y 1914 a 1918, la gran guerra de clases, Bruselas, Aden, 2013.

2 comentarios:

antfreire R dijo...

Estados Unidos ha informado al mundo sobre las victorias de sus ejercitos como lo han hecho otras naciones. Sin embargo no he visto salir de la URSS o la Federacion Rusa una pelicula como Enemy at the Gates, hecha en Hollywood donde se represenata a un francotirador sovietico y a la victoria de estos sobre los Nazis en la SGM. Han sido los Sovieticos los que han querido enganar a sus pueblos diciendoles que ellos solos ganaron la guerra. La Segunda Guerra mundial se gano por un grupo de naciones que unieron sus esfuerzos. Alemania perdio la mayor parte de sus soldados y experimento las mas grandes derrotas en La URSS porque fue alli donde se ocurrieron los mayores combates. Pero no debemos olvidar que mientras La URSS defendia un solo frente, USA mantenia frentes en El Pacifico, el Norte de Africa, Italia, y ademas suplia de armas y municiones a La propia URSS, Inglaterra y China. Y que ademas durante los primeros tiempos de la Guerra, La URSS se dedico a repartirse territorios de Europa con los Nazis y a acusar a Inlaterra y Francia de pelear una guerra imperialista, y a proporcionar a los Nazis con las materias primas que necesitaba para derrotar a las Democracias Occidentales.

Alicia dijo...

Democracias Occidentales.
Curiosa denominación de esas mismas naciones que abandonaron a la República Española, que entregaron a Hitler Checoslovaquia.
Pierde antfreire, un detalle además. Los gobiernos dominados por las élites conservadoras europeas, no aceptaban parar las exigencias de los nazis, ni colaborar con la URSS, atacaban las exigencias obreras, metiendo en la cárcel a los trabajadores y comunistas, antes y después sobre todo de 1939.
En cuanto a la Gran Guerra Patria, solamente hay que ver el dato, espeluznante, de las órdenes nazis de exterminio de la población eslava (silenciada por los historiadores yanquis sobre todo). Los EEUU y el Reino Unido tienen sus gobiernos una repugnante doble moral (cristiana e hipócrita)que en un caso trató de sacar provecho económico de la guerra, hasta Diciembre del 41. En cuanto a Gran Bretaña,
fue instigador de la guerra (hablo de sus sucesivos gobiernos desde el 38) queriendo pactar con el fascismo. El artículo refleja la hipocresía de muchos escritores.