1 de abril de 2011

Corea del Norte condena el ataque contra Libia


Extraído de KFA. Comunicado de la República Popular Democrática de Corea


El pasado día 19, Estados Unidos emprendió el ataque militar a Libia, en unión de algunos países occidentales.

Intervino abiertamente en los asuntos internos de ese país africano, promovió una revuelta dentro de él, recurrió a la facultad del Consejo de Seguridad de la ONU para aprobar una resolución fraudulenta y rebasó su límite al acometer una indiscriminada acción armada.

La RPDC denuncia rotundamente esta flagrante violación de la independencia y la integridad territorial de una nación soberana y grave crimen desprovisto de toda la ética que pisotea despiadadamente la dignidad y el derecho a la existencia del pueblo libio.

Tal acción bélica no puede ser justificada bajo ningún concepto y tiene que cesar de inmediato.

En esta centuria el mundo está siendo testigo cotidiano del cruel asesinato de numerosos habitantes pacíficos y de cuantiosos desastres debido a las dos guerras desencadenadas por Norteamérica.

Con su insaciable agresividad este país volvió a desatar una nueva hecatombe con el fin de sustituir a la fuerza al régimen de su desagrado y apoderarse de los recursos naturales de la nación libia, bajo el vistoso rótulo de la “protección de los civiles”.

Mediante la coerción y arbitrariedad con que lo caracteriza, ignora los derechos de un Estado soberano y moviliza a las Naciones Unidas en su cínica injerencia en los asuntos internos de otros pueblos y en su invasión armada, lo cual deviene el factor principal que perturba paz y estabilidad de la humanidad.

Esta drástica situación enseña una seria lección a la comunidad internacional.

Se ha revelado ante el mundo el carácter agresivo de la “fórmula libia de la renuncia nuclear”, tantas veces pregonada por EE.UU. y que persigue el objetivo de engañar a un país con palabras acarameladas como la “garantía de seguridad” y el “mejoramiento de las relaciones”, desarmarlo y ocuparlo militarmente.

Se ha constatado una vez más la verdad de que en este mundo de coerciones y arbitrariedades uno debe estar lo bastante fuerte como para preservar su paz.

Teníamos toda la razón cuando optamos por dar prioridad a los asuntos militares. Y la fuerza de autodefensa, consolidada en tal empeño, constituye nuestra inestimable capacidad de disuasión de la guerra en aras de la paz y estabilidad en la Península Coreana.

1 comentario:

coci$fran yara dijo...

Nada más quiero decir una cosa, y me gustaria que alguien me lo explicara, creo que Rusia y China tienen derecho a VETO,sabiendo lo que son capaces de hacer los capitalistas, no ponen remedio, sino que se astienen, asi no se les esta dando el beneplacito para que interbengan y agan lo que quieran y eso no es nada bueno.