22 de marzo de 2020

¿Bacterias necesarias y virus que curan?

Se recupera la terapia de fagos desarrollada en la URSS

Por Doctor Lucrecio.

Los antibióticos salvaron millones de vidas desde la II Guerra Mundial tratando infecciones bacterianas. Pero desde el comienzo de su comercialización, en 1941, las compañías farmacéuticas se han lucrado a costa de las necesidades y exigencias de salud de la gente, sobre todo de la occidental, que es la que puede pagarlos. Hoy la ‘salud’ es un negocio criminal.

Los antibióticos ayudan contra las enfermedades infeccionas, pero afectan al equilibrio microbiano en nuestro cuerpo porque destruyen todas las bacterias. Necesitamos la colaboración de bacterias para combatir infecciones, para digerir la comida y proporcionarnos los nutrientes necesarios. 

Los antibióticos debilitan nuestra capacidad inmunitaria y nos hacen más accesibles a futuras infecciones. Las bacterias tienen una capacidad natural de mutación haciéndose más peligrosas y resistentes a los antibióticos. Es un círculo vicioso: por simplificar, una infección tratada con un antibiótico hace que las bacterias muten, se fortalezcan y resistan los tratamientos, y nuevamente dependemos de las farmacéuticas que fabricarán un antibiótico más destructivo. Así, este producto es un generador de centenares de miles de millones de dólares en beneficios empresariales.

Los fagos
 
Algunos laboratorios públicos de países occidentales investigan una alternativa: los virus bacteriófagos o fagos. La presión de las multinacionales impide su lanzamiento para mejorar la salud pública. 

Los fagos (hay muchos) infectan y destruyen directamente las bacterias invasoras específicas, sin dañar las células humanas. Los antibióticos son estáticos y no pueden contra las mutaciones de las bacterias perniciosas, en cambio, los fagos son antimicrobianos de la naturaleza y dinámicos: si la bacteria muta, pueden cambiar su especificidad para eliminar a la bacteria nuevamente resistente. Al parecer es la alternativa más saludable y más barata. 

Da la casualidad (¿será casualidad?) que los fagos fueron investigados y utilizados médicamente en la Unión Soviética desde los años 40 del siglo pasado, demostrando su eficacia. Pero su utilización fue boicoteada en occidente, y sigue siendo así, por las farmacéuticas, por dos razones: por no descubrir el triunfo de la ciencia soviética y por la imposibilidad de poseer patentes especulativas (lo que imposibilitaba obtener más beneficios económicos que de los antibióticos).

Cuando los trabajadores destruyamos el imperialismo, volverá a utilizarse la ciencia en beneficio de la humanidad, como ya lo hicieron en su día en la Unión Soviética. Amén.


Enlace original:
https://doctorlucrecio.wordpress.com 

Artículos relacionados:
- https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia2/ciencia_virus69.htm
-https://es.slideshare.net/RafaelZamudioUreta/estado-actual-de-terapia-de-fagos