23 de marzo de 2017

Este sábado 25 de marzo en Madrid: gran homenaje a Fidel Castro

Por Movimiento de Solidaridad con la Revolución Cubana


La Asociación de Amistad Hispano Soviética invita a sus colaboradores y simpatizantes a asistir a este acto del 25 de Marzo:



Cuba: ​¿Para qué los ​y las ​jóvenes necesitamos la política?




Por Susana Gómes Bugallo, en Juventud Rebelde


X Cuba, es la aplicación para sistema operativo Android, creada por jóvenes y para jóvenes, con el propósito de conocer más el modo en que funciona el poder del pueblo.

Aquellas preguntas que siempre te has hecho sobre el sistema político cubano, y para las que tal vez no encontrabas todas las respuestas, están ahora al alcance de tu móvil con X Cuba, la aplicación para el sistema operativo Android, creada por KaleydoBit.

¿Qué es Kaleydobit? Pues se trata del Grupo de desarrollo de aplicaciones móviles de la Facultad de Matemática, Física y Computación de la Universidad Central Marta Abreu, de Las Villas, que, en colaboración con el departamento de Derecho de esa casa de altos estudios y la Asamblea Nacional del Poder Popular, ha desarrollado otras apps luego del VII Congreso del Partido.

¿Qué podrás encontrar en X Cuba? Verás que la aplicación te ofrece todo un mar de información, pero con las herramientas cómodas para que logres navegar con suerte por cada campo. Esquemas muy instructivos y las leyes y artículos esenciales que rigen la nación —incluida la Constitución de la República—, son acompañados por frases de Martí y Fidel sobre el poder político, junto a fotografías que ambientan el proceso eleccionario y parlamentario.

Y ahora que ya tienes el binomio Cuba y poder a un paso de tus dedos, ¿qué esperas? Esta puede convertirse en una herramienta útil para tu día a día. Dale el uso que merece a X Cuba. Descárgala en el sitio http://www.parlamentocubano.cu, o consíguela con algún amigo que te la comparta. Y no te quedes con ella, ¡muéstrala a otros! Recuerda esa verdad tan grande que nos legó el Apóstol, de que el conocimiento es libertad. JR pone a tu alcance una selección resumida de las preguntas y respuestas que podrás encontrar en la sección ¿Sabías? Te invitamos a que vayas adelantando.

1 ¿Cómo el pueblo cubano ejerce el poder?
—Directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, según las normas fijadas por la Constitución y las leyes.
  1. ¿Cuáles son los principios de organización y funcionamiento de los órganos estatales?
—Todos los órganos representativos de poder del Estado son electivos y renovables.
—Las masas populares controlan la actividad de los órganos estatales, diputados, delegados y funcionarios.
—Los elegidos tienen el deber de rendir cuenta de su actuación y pueden ser revocados de sus cargos.
—Cada órgano estatal desarrolla la iniciativa encaminada al aprovechamiento de los recursos y posibilidades locales y a la incorporación de las organizaciones de masas y sociales a su actividad.
—Los órganos estatales inferiores responden ante los superiores y les rinden cuenta de su gestión.
—La libertad de discusión, el ejercicio de la crítica y autocrítica, y la subordinación de la minoría a la mayoría rigen en todos los órganos estatales colegiados.
  1. ¿El Partido Comunista de Cuba propone o nomina algún candidato?
—No. Las elecciones están concebidas sin la participación de partidos políticos electorales. Es el pueblo quien tiene la facultad de proponer y nominar a los candidatos.
  1. ¿Cuáles son los principios fundamentales del Sistema Electoral Cubano que lo distinguen de cualquier otro?
—El Registro de Electores es automático, público y gratuito.
—La propaganda de las elecciones es facultad exclusiva de la Comisión Electoral Nacional. Ningún candidato puede hacer campaña a su favor.
—Los colegios electorales y las urnas son cuidados simbólicamente por estudiantes de la enseñanza primaria y secundaria.
—El conteo de votos que se realiza en las mesas electorales es público y se invita a participar a los vecinos y extranjeros que viven o visitan Cuba.
—Los electos no reciben remuneración económica.
  1. ¿Cómo funciona el Sistema del Poder Popular?
—Con independencia entre uno y otro órgano, pero complementándose entre sí. Ello permite que —junto a la subordinación de los organismos inferiores a los superiores— se asegure la necesaria centralización normativa, metodológica y de planificación de los recursos, y se garantice la indispensable autonomía de cada instancia del Poder Popular para tomar decisiones.
  1. ¿Qué obligaciones tienen los delegados con sus electores?
—Mantener un vínculo real, permanente y sistemático, atendiendo y viabilizando los asuntos planteados por estos.
—Trabajar constantemente para conocer los problemas que afectan a sus electores y las causas que los generan, así como reclamar la adopción de las medidas que se requieran para resolverlos, a fin de lograr una respuesta rápida y contribuir a elevar su autoridad ante los electores.
—Reunirse con sus electores por lo menos dos veces al año para rendirles cuenta de su gestión.
—Exigir para que nunca se deje de dar una explicación a cada ciudadano que vaya a solicitar algo, para que nunca se le mienta si se puede o no resolver su problema.
—Trabajar para que se cree en todos los centros de producción y servicios el hábito de tratar bien al público.
  1. ¿Cuál es la esencia fundamental de las acciones de los delegados?
—Como representantes del pueblo, ejercen el poder estatal. En su conjunto, ejercen gobierno e intervienen en las decisiones estatales que afectan a toda la comunidad. A través de esos representantes las masas participan sistemática y regularmente en los asuntos del Gobierno de la sociedad y en la discusión y solución de los problemas.
Dado que el poder máximo lo tienen las masas de la circunscripción, ellas le otorgan el poder derivado al delegado para que las representen en sus problemas, quejas y opiniones durante los cinco años que dura su mandato.
  1. ¿Qué es el Consejo Popular?
—Es un órgano del Poder Popular, local, de carácter representativo, investido de la más alta autoridad para el desempeño de sus funciones. Comprende una demarcación territorial, apoya a la Asamblea Municipal del Poder Popular en el ejercicio de sus atribuciones y facilita el mejor conocimiento y atención de las necesidades e intereses de los pobladores de su área de acción.
Representa a la demarcación donde actúa y es representante de los órganos del Poder Popular municipal, provincial y nacional ante la población, las instituciones y entidades radicadas en ella. No constituye una instancia intermedia a los fines de la división político-administrativa y, sin disponer de estructuras administrativas subordinadas, ejerce las atribuciones y funciones que le otorgan la Constitución y las leyes, con la participación activa del pueblo en interés de la comunidad y de toda la sociedad.
Se integran por los Delegados elegidos en las circunscripciones que comprenden y a ellos pueden pertenecer, además, representantes designados por las organizaciones de masas, las instituciones y entidades más importantes de la demarcación.
  1. ¿Cuáles son las atribuciones y funciones del Consejo Popular?
—Cumplir y exigir el cumplimiento de la Constitución y demás leyes del país, la política que trazan los órganos superiores del Estado y los mandatos que le otorguen.
—Contribuir a fortalecer la cohesión entre los delegados que integren el Consejo Popular, respaldar su trabajo y brindarles apoyo.
—Trabajar para que se satisfagan las necesidades asistenciales, económicas, educacionales, culturales y sociales de la población y en la búsqueda de soluciones.
—Exigir eficiencia en el desarrollo de las actividades de producción y de servicios a las entidades enclavadas en su área de acción y apoyar su realización.
—Coordinar las acciones de las entidades existentes en su área de acción y promover la cooperación entre ellas.
—Controlar y fiscalizar las actividades de las entidades de la demarcación, independientemente de su nivel de subordinación.
—Promover la participación de la población, de las instituciones y entidades de la demarcación para desarrollar iniciativas que contribuyan a lograr el mayor avance en las tareas que se propongan.
—Coadyuvar al desarrollo de las tareas de la defensa.
—Contribuir al fortalecimiento de la legalidad socialista y del orden interior.
—Apoyar el trabajo de prevención y atención social.
—Estimular a vecinos, trabajadores, estudiantes, combatientes, instituciones y entidades que se hayan destacado en el cumplimiento de sus deberes sociales, en el aporte a la solución de los problemas de la comunidad, o por haber alcanzado otros méritos.
  1. ¿Cuál es el órgano supremo del poder del Estado?
—La Asamblea Nacional del Poder Popular, que representa y expresa la voluntad soberana de todo el pueblo. Es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la República. Es elegido por un término de cinco años.
  1. ¿Cómo está compuesta la Asamblea Nacional del Poder Popular?
—Por diputados elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores, en la proporción y según el procedimiento que la ley determine. Se reúnen en dos períodos ordinarios de sesiones al año y en sesión extraordinaria cuando lo soliciten la tercera parte de sus miembros o la convoque el Consejo de Estado.
  1. ¿A quiénes compete la iniciativa legislativa?
—A los Diputados.
—Al Consejo de Estado.
—Al Consejo de Ministros.
—A las Comisiones de la Asamblea Nacional.
—Al Comité Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba y a las Direcciones Nacionales de las demás organizaciones de masas y sociales.
—Al Tribunal Supremo Popular, en materia relativa a la administración de justicia.
—A la Fiscalía General de la República, en materia de su competencia.
—A los ciudadanos (será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa 10 000 ciudadanos, por lo menos, que tengan la condición de electores y de conformidad con lo establecido en el inciso g) del artículo 88 de la Constitución).
  1. ¿Qué funciones tienen las Comisiones Permanentes de Trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular?
—Auxilian a la Asamblea Nacional y al Consejo de Estado en la más alta fiscalización de los órganos del Estado y del Gobierno, elaboran proyectos de leyes y acuerdos, dictaminan sobre los asuntos que se sometan a su examen, realizan los estudios que se les encomienden, y participan en la comprobación del cumplimiento de las decisiones adoptadas por la Asamblea Nacional y el Consejo de Estado que se programen en sus planes de trabajo.
  1. ¿Qué acciones realizan las Comisiones para el cumplimiento de sus funciones?
—Convocar audiencias y realizar investigaciones que les permitan profundizar en temas concretos, para lo cual podrán celebrar reuniones con dirigentes, funcionarios, especialistas y ciudadanos, así como realizar encuestas, análisis de eficiencia y cuantas otras tareas y actividades sean necesarias para evaluar el tema.
—Visitar instituciones del Estado y del Gobierno que les permitan verificar el cumplimiento de leyes y acuerdos y entrevistar para tener información útil para análisis.
—Recabar de los órganos u organismos estatales, las organizaciones de masas y las entidades económicas, científicas y sociales la información que precisen para su labor, la cual se les suministrará en un plazo no mayor de 30 días. Si la información es clasificada, la solicitud se hace de acuerdo con lo establecido en los procedimientos vigentes sobre Secreto Estatal, por conducto del Presidente de la Asamblea Nacional.
  1. ¿Quién puede ser electo diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular?
—Toda persona mayor de 18 años de edad, que esté en pleno goce de sus derechos políticos, sea residente permanente en el país por un período no menor de cinco años antes de las elecciones y no se encuentre comprendido en las excepciones presentes en la Constitución y la ley.
  1. ¿Cuáles son los deberes de los diputados?
—Tienen el deber de desarrollar sus labores en beneficio de los intereses del pueblo, mantener contacto con sus electores, oír sus planteamientos, sugerencias y críticas, y explicarles la política del Estado. Asimismo, rendirán cuenta del cumplimiento de sus funciones.
Además, tienen los deberes siguientes:
—Mantener una conducta de acuerdo con los principios éticos que corresponden a su condición de Diputado.
—Abstenerse de invocar o hacer uso de su condición en beneficio personal o en el ejercicio de gestiones indebidas a favor de terceros.
—Cumplir los acuerdos de la Asamblea Nacional en cuanto les conciernen.
—Asistir puntualmente a las Sesiones de la Asamblea Nacional y a las reuniones de las Comisiones de que formen parte.
  1. ¿Cuáles son los derechos de los diputados?
—Participar con voz y voto en las Sesiones de la Asamblea Nacional y en las reuniones de las Comisiones de que formen parte.
—Asistir con voz pero sin voto a las reuniones de las Comisiones de que no formen parte.
—Solicitar y obtener de los órganos y organismos estatales, así como de empresas y entidades, en los diferentes niveles, la información que resulte necesaria para el ejercicio de sus funciones.
—Ejercer la iniciativa legislativa.
—Solicitar que la Asamblea Nacional se manifieste acerca de la constitucionalidad de un decreto-ley, decreto u otra disposición general.
—Hacer preguntas al Consejo de Estado, al Consejo de Ministros y a los miembros de uno u otro órgano y que estas les sean respondidas.
—Ser recibidos para tratar asuntos relacionados con el ejercicio de su función por los funcionarios de la Administración Central del Estado, los órganos locales del Poder Popular y los subordinados a la Asamblea Nacional del Poder Popular y al Consejo de Estado.
—Recabar la actuación de la autoridad facultada ante cualquier transgresión de la ley que conozca y a recibir respuesta sobre ello.
—Recibir de los órganos locales del Poder Popular y de las oficinas auxiliares de la Asamblea Nacional apoyo y facilidades a su alcance que contribuyan al mejor cumplimiento de sus obligaciones.
—Asistir con voz pero sin voto a las sesiones de las Asambleas Provinciales y Municipales del Poder Popular.
  1. ¿Rinden cuenta de su gestión los diputados?
—Lo hacen a la Asamblea Municipal del Poder Popular del territorio por el que resultaron electos, una vez en el mandato o en cualquier otro momento que esta decida.
  1. ¿Pueden ser revocados los diputados y delegados de sus cargos?
—Sí. Tanto a los diputados como a los delegados en todas las instancias les pueden ser revocados sus mandatos en cualquier momento, en la forma, por las causas y según los procedimientos establecidos.
  1. ¿Cada cuánto tiempo se convocan las elecciones?
—Hay elecciones generales y parciales. En las primeras, cada cinco años, para renovar las asambleas en las tres instancias del Poder Popular: municipal, provincial y nacional; y en las segundas, cada dos años y medio, solo para renovar las asambleas municipales.
  1. ¿El voto es obligatorio?
—No. Es libre, igual y secreto. Es un derecho constitucional y un deber cívico que se ejerce de manera voluntaria.
  1. ¿Por qué se crean Comisiones de Candidatura?
—Para elaborar y presentar los proyectos de candidaturas de Delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular y de Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, y para cubrir los cargos que eligen estas y las Asambleas Municipales del Poder Popular.
  1. ¿Qué es el Consejo de Estado?
—El órgano de la Asamblea Nacional del Poder Popular que la representa entre uno y otro período de sesiones, ejecuta los acuerdos de esta y cumple las demás funciones que la Constitución le atribuye. Tiene carácter colegiado y, a los fines nacionales e internacionales, ostenta la suprema representación del Estado Cubano.
  1. ¿Cómo se elige al Presidente del Consejo de Estado?
—Los diputados elegidos por el pueblo nominan y eligen a los 23 miembros del Consejo de Estado, así como a su Secretario, cinco Vicepresidentes, Primer Vicepresidente y al Presidente, quien es Jefe de Estado y de Gobierno.
  1. ¿Qué es el Consejo de Ministros?
—Es el máximo órgano ejecutivo y administrativo y constituye el Gobierno de la República. Está integrado por el Jefe de Estado y de Gobierno, que es su Presidente, el Primer Vicepresidente, los Vicepresidentes, los Ministros, el Secretario y los miembros que determine la ley. Rinde cuentas periódicamente de todas sus actividades a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

*Las preguntas y respuestas contienen una selección de materiales disponibles en el sitio http://www.parlamentocubano.cu y de la aplicación X Cuba.

¿Por qué en Cuba hay un partido único?

(…) el pluripartidismo es el gran instrumento del imperialismo para mantener a las sociedades fragmentadas, divididas en mil pedazos; convierte a las sociedades en sociedades impotentes para resolver los problemas y defender sus intereses.
Un país fragmentado en diez pedazos es el país perfecto para dominarlo, para sojuzgarlo, porque no hay una voluntad de la nación, ya que la voluntad de la nación se divide en muchos fragmentos, el esfuerzo de la nación se divide en muchos fragmentos, las inteligencias todas se dividen, y lo que tiene es una pugna constante e interminable entre los fragmentos de la sociedad.
Un país del Tercer Mundo no se puede dar ese lujo. Realmente se lo dan muchos, claro que hace rato que se lo vienen dando, y hace tiempo que gran parte de ellos están subyugados y dominados.
Claro que en una sociedad que tenga que enfrentar los problemas del subdesarrollo y tenga que desarrollarse en las condiciones tan difíciles que resulta desarrollarse en el mundo de hoy, es esencial la unidad. (…)
(…) De modo que tengo la más profunda convicción de que la existencia de un partido es y debe ser, en muy largo período histórico que nadie puede predecir hasta cuándo, la forma de organización política de nuestra sociedad. (…) 

(Tomado del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en la clausura del X Período Ordinario de Sesiones de la Tercera Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular)

Solapar nos convierte en cómplices

En América Latina la mayoría de las naciones están siendo dominadas por tipos de gobiernos, donde la impunidad de los crímenes de Estado contra periodistas, trabajadores sociales y sindicales son habituales, no extraña que las medidas fascistas en el trabajo realicen un tipo de esclavitud asalariada que impulsa a muchos trabajadores al suicido.

Recientemente en Guatemala 43 niñas y adolescentes fueron quemadas, después que el día 8 de marzo se habían manifestado en defensa de sus derechos, por los constantes abusos y violaciones que recibían por parte de las autoridades de un "hogar de protección estatal contra los abusos".
 
El Estado de Guatemala no asumió su responsabilidad; más aún, los bomberos tras el incendio que causó la muerte de las jóvenes, tardaron 40 minutos en llegar, y estos denunciaron que cuando lo hicieron los policías no les dejaron entrar en el "Hogar".

Ver Enlace.-

A nivel mundial, el imperialismo está destruyendo las conciencias de la mayoría de la población. Las modas, deportes, tecnologías están contribuyendo a que nadie luche, piense, comparta, quieren individuos sumisos, individualistas y consumidores de productos. La Violencia del Estado es uno de esos productos. 

Es urgente la lucha por otro Sistema Social Mundial, donde la Solidaridad de Clase, la Defensa de los Derechos Sociales para toda la población, sean de nuevo paradigma del Futuro de la Humanidad. Creemos firmemente que solamente se logrará con el Socialismo y el Comunismo.



Por Ilka Oliva Corado

Foto de perfil de Ilka Oliva Corado
Muchos preferimos vivir en nuestra burbuja y cerrar los ojos a la realidad, quedarnos en la pasividad, voltear para otro lado y guardar silencio. Esto respecto a la corrupción del gobierno y a la ineficacia de un Estado fallido. Esto en relación a la violencia sistemática y a la impunidad. Al tráfico de influencias y a la manipulación de los medios de comunicación. Preferimos quedarnos al margen de la injusticia, porque es más cómodo no involucrarse, porque involucrarse exige respeto hacia uno mismo y hacia los otros y sobre todo: honestidad, responsabilidad y entereza.
 
Y no estamos preparados para rifarnos el pellejo por otros, no aprendimos de solidaridad y de colectividad. Creemos ilusamente que nunca nos tocará a nosotros, que eso solo les pasa a otros: a los que están metidos en cosas.

El sistema nos ha preparado generacionalmente para agachar la cabeza y obedecer a patrones capitalistas; respondemos solamente al derecho de nuestra nariz, vamos a la universidad para convertirnos en azadones y escupir la mano de quien nos dio de comer. El sistema educativo nos prepara para estafar y tiranizar; por un cartón que muy bien podría servir como papel de baño en cualquier emergencia, o para encender el fuego para hervir los frijoles en cualquier aldea, nos creemos intocables y con el derecho a menospreciar y a asaltar a quien menos tiene. Y nos honramos en robar con el respaldo de la ley. Para eso somos profesionales, ¡Chish la mierda!

Amasamos fortunas pensando que cuando nos muramos nos las van a echar a la caja, o peor aún, creyéndonos inmortales. Entre más dinero y entre más cartones, nos vamos volviendo más imbéciles, robotizados, marionetas, acrecentando nuestra insensibilidad. Entonces creemos que vivir es tener un reloj de marca, la ropa de moda, el carro de último modelo, las amistades compradas y obedientes, contactos en las altas esferas de la sociedad, los viajes por el mundo; pregonamos nuestra falsa felicidad para que otros nos alaben, nos envidien y nos respeten. Vivimos como el capitalismo quiere: imbéciles, sin criterio propio, ruines, títeres que el estafador de turno puede manipular.

Mientras nos mantienen ocupados con un televisor que a alguien se le ocurrió que sería el anzuelo perfecto para succionar cerebros, o mientras fanfarroneamos con nuestro carro nuevo, con el armario lleno de zapatos, creyéndonos exitosos; poderosas transnacionales secan y envenenan el agua de nuestros ríos. Solo porque a alguien sin oficio se le ocurrió manipular a la masa mundial haciéndonos creer que ciertos minerales son valiosos fuera de las entrañas de la tierra. Todo tiene su hábitat natural y no debemos tocarlo, porque no nos pertenece, estamos en esta tierra solo de paso. Y solapamos esa hipótesis con nuestro silencio y no solo, también comprando esos minerales que solo pertenecen a las entrañas de la tierra. Somos cómplices del ecocidio mundial que las minerías ocasionan y del trabajo esclavo, porque bien sabemos que miles de personas alrededor del mundo siguen siendo explotadas y violentadas por el tráfico de minerales: los diamantes de sangre, son un ejemplo y los mineros que cada poco mueren soterrados.

¿En qué momento permitimos que existieran especies en peligro de extinción? Por qué no hacemos justicia y nos extinguimos nosotros como humanos, que somos los que estamos acabando con el planeta. Los gobiernos de corte neoliberal oprimen a los Pueblos Originarios, un genocidio lento de más de 500 años. Nosotros solapamos con nuestro silencio, somos cómplices. Porque a no sé a quién se le ocurrió que unas etnias por distintas entran en el rubro de personas, mientras otras pasan como animales de carga. Nunca nos preguntamos, ¿y si yo estuviera en su lugar? O simplemente saber que la diversidad nos engrandece como humanidad.

A la vuelta de la esquina, al otro lado del cerco, a media cuadra, de día y de noche, la violencia institucionalizada realiza limpiezas sociales en las periferias; niñas, niños y adolescentes amanecen asesinados y torturados, y nosotros cómodamente rascándonos la panza decimos sin parpadear: “en algo andaban.” Solapamos porque juzgamos con nuestros preconceptos producto de un sistema patriarcal y de castas, como sociedad de mente colonizada que hace alarde de su racismo y clasismo.

Mafias poderosas de carácter internacional, infestan la sociedad en la que vivimos, están en todos lados: deportes, televisión, radio, escuela, gobierno, sistema. De reojo las vemos pasar y procuramos no hacer ruido para que no nos miren. Al margen, con las piernas temblando de miedo y cobardía, observamos cómo devastan el país, pero si hay tajada y nos comparten del festín, celebramos el asalto y acariciamos el botín. Seguimos alimentando el patriarcado que tanto daño nos hace como humanidad, porque a unos cuántos los beneficia y si nosotros estamos entre los beneficiados pues le soltamos el hilo. Lo mismo que a la impunidad.

Sigamos pensando, ingenuamente, que nosotros estamos fuera del sistema y que nuestro mundo es aparte, que nuestra burbuja es intocable, que nunca conoceremos el dolor de la injusticia, sigamos abusando de la naturaleza, sigamos siendo insensibles e inhumanos. Sigamos con nuestros preconceptos, asaltando con nuestros títulos universitarios. Sigamos viendo de reojo, calladita la boca. Sigamos solapando con nuestro silencio y pasividad, sigamos siendo cómplices de sistemas patriarcales, injustos, corruptos, manipuladores y opresores.

Y como decimos en Guatemala, sigamos así, que chulos nos miramos.
 
 
Enlace de la autora:

El Comité de Juristas de Corea revela carácter criminal de "resoluciones de sanción" de la ONU

Por el Departamento de Prensa de la Embajada de la República Popular Democrática de Corea en el Reino de España.

El Comité de Juristas de Corea publicó el día 16 una carta blanca para revelar lo que hay en el trasfondo de las ilegales "resoluciones de sanción", fabricadas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra los Estados soberanos, y lo absurdo del fundamento legal que presenta el Secretariado de la ONU.

Resultado de imagen de Republica de Corea y los EEUU

La historia de sanciones de la ONU es la criminal de despotismo y arbitrariedades, adelanta el texto y continúa:
 
La primera resolución de sanción en la historia de la ONU fue la "Nº. 232", aprobada el 16 de diciembre de 1966.

A instigación de EE.UU., el Consejo de Seguridad de la ONU la fabricó calificando la Declaración de Independencia de Rhodesia (actualmente Zimbabwe) como una amenaza a la paz y seguridad internacionales.
 
Desde entonces, no pararon las críticas al Consejo de Seguridad por el abuso de su autoridad. A pesar de ello, a fin de derrocar a los países que no le agradaban, EE.UU. instigó a ese aparato de la ONU a inventar las resoluciones de sanción contra Iraq en 1990, Yugoslavia en 1991 y Libia, Camboya, Somalia,
Liberia y Rwanda en 1992.

En particular, las "resoluciones de sanción" anti-RPDC de la ONU son documentos criminales carentes de legitimidad, moralidad e imparcialidad.

El Consejo de Seguridad comenzó a adherirse a la política norteamericana de hostilidad a Corea al fabricar las resoluciones nº. 82, 83 y 84 que "legalizaron" la guerra coreana desatada en la década de 1950 por los imperialistas norteamericanos y la participación en ella de las "Fuerzas de la ONU".

En mayo de 1993, aprobó la "resolución Nº. 825" para dejar pendiente la decisión de la RPDC de retirarse del Tratado de No Proliferación y obligarle a recuperar la cooperación con la Agencia Internacional de Energía Atómica.

El mismo acto hostil llega al extremo en la actualidad. En el año pasado, el Consejo de Seguridad, azuzado por EE.UU., volvió a fabricar las "resoluciones de sanción Nº. 2270 y 2321" describiendo como "amenaza" a la paz y seguridad internacionales la prueba de la bomba H y la de explosión de ojiva nuclear de la RPDC, realizadas para defender la soberanía nacional.

Las pruebas nucleares y los lanzamientos de prueba de cohete balístico de la RPDC devienen justas medidas para defender la soberanía y el derecho a la existencia de la nación frente a la amenaza nuclear de EE.UU., que perdura más de medio siglo, y no contravienen a ningún derecho internacional, incluso el capítulo 51 (Derecho a la Autodefensa) de la Carta de la ONU.

Se presenta como asunto impostergable la organización del forum internacional de los juristas para aclarar el fundamento legal de las "resoluciones de sanción" anti-RPDC de la ONU.

Las "resoluciones de sanción" no son una cuestión que se limita a la RPDC.
 
Como demuestra la historia de la ONU de más de 70 años, la RPDC es la víctima de ahora, pero mañana la será otro país.
 
La realidad confirma la urgencia de la organización del susodicho foro que será un espacio para aclarar de manera imparcial en vista del derecho internacional si son legítimas las "resoluciones de sanción".

El 13 de marzo de 2017, la Representación Permanente de la RPDC ante la ONU propuso el proyecto de incorporar en el forum a los especialistas aspirantes de nivel gubernamental y no gubernamental de todos los países y las entidades jurídicas internacionales y definir racionalmente su agenda reflejando suficientemente los deseos y criterios de los participantes.

El Secretariado de la ONU deberá cumplir con su responsabilidad asumida ante la sociedad internacional al aceptar la propuesta de la RPDC conforme a la misión de la ONU de asegurar la paz y seguridad internacionales.

19 de marzo de 2017

La proletarias en la Revolución de Febrero

Estamos reivindicando la vigencia del Socialismo, recordando los sucesos que tuvieron lugar en la URSS, hace 100 años. 

Si el Centenario de la Revolución Socialista de Octubre fue posible, en gran medida, gracias a las bolcheviques, que hicieron posible cambios fundamentales por los derechos sociales y políticos de las trabajadoras. Caminaron hombro con hombro con sus compañeros, como milicianas, como madres, como compañeras que resguardaron el derecho a una existencia digna. En todos los pueblos del antiguo Imperio zarista, las reivindicaciones y logros de las revolucionarias soviéticas irradiaron a todas las mujeres del planeta.

Pero todo comenzó en Febrero del 17, donde el Partido Comunista (bolchevique) profundizó en su defensa de la liberación socialista de la mujer trabajadora. 

Incluímos este enlace, que aunque es incompleto, defiende el trabajo de las comunistas soviéticas.

Por Angel Ferrero.

El papel de las mujeres, que ocupaban un alto porcentaje de la clase trabajadora, fue imprescindible para el triunfo de la Revolución rusa y la caída del zarismo. Los líderes bolcheviques se enorgullecían de ser pioneros en políticas de genero.

Manifestación contra la guerra. Obreras de la fábrica de Putilov, Petrogrado, 2 de febrero de 1917.

Marzo da el pistoletazo de salida a los actos del Centenario de la Revolución rusa. En la revolución de marzo (febrero, según el calendario juliano), el hastío por la guerra y la carestía condujo a una revuelta social marcada por manifestaciones, motines y tumultos que finalmente forzaron la abdicación del zar Nicolás II y el establecimiento de un gobierno provisional, cuyo poder, sin embargo, compartía de facto con el Consejo de Diputados Obreros y Soldados de Petrogrado, más conocido como Soviet de Petrogrado.

“En febrero de 1917, el 47% de la clase obrera de Petrogrado eran mujeres"
 
En un reciente artículo para Sin Permiso, el sindicalista Miguel Salas ha destacado el papel de las mujeres en estos hechos. Entre las exposiciones que se celebrarán este año con motivo del centenario, el diario Kommersant listaba el pasado 13 de febrero la de “Las mujeres y la revolución”. Su comisaria, Aleksandra Smirnova, se ha propuesto mostrar el papel de las mujeres “más destacadas” en aquellos sucesos. “La historia de la revolución ha sido escrita sobre todo por hombres, pero en 1917 las mujeres recibieron la igualdad de derechos y el derecho a voto”, recordaba.

La revolución de febrero y las mujeres

La Revolución de febrero arrancó como un eco de la Comuna de París. Rusia se encontraba en un estado de caos. Como ha afirmado el historiador británico A.J.P. Taylor, “un sistema anticuado sucumbió bajo el esfuerzo bélico de librar una guerra moderna”. La necesidad de abastecer a un ejército mal pertrechado en el frente, el funcionamiento irregular de las vías ferroviarias y la corrupción y las estructuras ineficaces del viejo régimen dieron el peor resultado posible: los alimentos no llegaban ni a los soldados ni a los civiles. Como sucedió en París décadas atrás, a las protestas contra la carestía del pan y el sistema de racionamiento en marzo de 1917, al frente de las cuales se encontraban las mujeres de Petrogado, se sumaron los reservistas y los soldados y marinos destacados en la ciudad.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las mujeres de Petrogrado salieron a las calles a demandar igualdad de derechos, el sufragio universal y el fin de la autocracia. “En febrero de 1917, el 47% de la clase obrera de Petrogrado eran mujeres. Muchos hombres estaban en el frente”, recuerda Miguel Salas. “Las obreras eran mayoría en la industria textil, del cuero y del caucho, y numerosas en oficios que antes habían tenido vedados: los tranvías, las imprentas o la industria metalúrgica, donde había unas 20.000. Las obreras eran también madres: debían garantizar el pan de sus hijos. Y, antes de ir a la fábrica, hacían interminables colas (unas 40 horas semanales) para conseguir algo de comida, acampando durante la noche, en pleno invierno ruso”.

Unos 50.000 trabajadores respondieron a sus llamadas a manifestarse y declarar la huelga. Las protestas se sucedieron durante semanas, sin que la represión lograse aplacarlas. Antes que disparar a los manifestantes, algunos de los soldados prefirieron fusilar a sus oficiales y unirse a los motines. “A la exigencia de 'Pan' se le unen las consignas de 'Abajo el zar' y 'Abajo la guerra'. Grandes manifestaciones se dirigen hacia el centro de la ciudad”, explica Salas al indicar que “la policía ha levantado los puentes que separan los barrios obreros del centro, pero el río Neva todavía está helado y miles de huelguistas se atreven a cruzarlo”.

Según el testimonio de un obrero llamado Iliá Mitrofánovich Gordienko, al aparecer los temidos cosacos “las obreras tomaron la iniciativa, rodearon a los cosacos con una compacta cadena humana. Gritaban: “Nuestros esposos, padres y hermanos están en el frente”. “Y aquí soportamos el hambre, la carga de trabajo, los insultos, las humillaciones y los abusos. Ustedes también tienen madres, esposas, hermanas e hijos, ¡exigimos pan y el fin de la guerra!”.

Los oficiales, temiendo la influencia de la agitación sobre los cosacos, dieron una orden. Los cosacos se prepararon. Todos corrieron a cubrirse, agarrando piedras o piezas de metal, listos para lanzarlos. Sin embargo, los cosacos cabalgaron, pasaron sin atacarnos; luego dieron media vuelta y regresaron. Las masas los saludaron con gritos de “¡Viva!, pese a que el corazón no podía creerlo y la mente dictaba precaución”.

El 12 de marzo, los manifestantes, sin una aparente dirección política, habían logrado incendiar varios edificios administrativos y arrancar los símbolos del zarismo, controlar los depósitos de municiones y liberar a los prisioneros capturados. Ante la gravedad de la situación, el Consejo de Ministros, reunido en pleno, presentó su dimisión. Mientras diputados progresistas de la Duma organizaban un comité provisional, los partidos socialistas, siguiendo la tradición revolucionaria de 1905, creaban un consejo de diputados obreros y soldados. El poder, sea como fuere, ya no estaba en el trono, y el 15 de marzo, el zar Nicolás II, por consejo del jefe del ejército y dos diputados de la Duma, abdicó. En una frágil alianza con el Soviet de Petrogrado, el comité provisional creó un gobierno provisional cuyo fin era convocar una asamblea constituyente y decidir el futuro sistema de Rusia. Nunca llegó a cumplir su cometido.

Clara Zetkin, primera por la izquierda. III Congreso del Komintern, Moscú, 1921.

Clara Zetkin, primera por la izquierda. III Congreso del Komintern, Moscú, 1921.

Los bolcheviques y las mujeres

Según el testimonio de Clara Zetkin, los bolcheviques concedían mucha importancia a lo que entonces se denominaba “la cuestión de la mujer”, aunque en los años anteriores a la revolución se negaron a crear organizaciones específicas dentro de su partido por temor a alentar divisiones en la unidad de la clase trabajadora. Los hechos de 1917 corrigieron definitivamente ese error. “En Petrogrado, aquí en Moscú, en otras ciudades y centros industriales las mujeres actuaron espléndidamente durante la revolución. Sin ellas no habríamos salido victoriosos. Apenas. Ésa es mi opinión. ¡Qué valientes fueron y qué valientes son!”, comentaba Lenin durante una conversación con Zetkin.

Trotsky: "La mujer obrera representa un gran papel en el acercamiento entre los obreros y los soldados.
 
La mujer obrera representa un gran papel en el acercamiento entre los obreros y los soldados”, señalaba por su parte Trotsky, para quien la mujer, “más audazmente que el hombre, penetra en las filas de los soldados, coge con sus manos los fusiles, implora, casi ordena: 'Desviad las bayonetas y venid con nosotros'.” Ante esto, seguía, “los soldados se conmueven, se avergüenzan, se miran inquietos, vacilan; uno de ellos se decide: las bayonetas desaparecen, las filas se abren, estremece el aire un hurra entusiasta y agradecido; los soldados se ven rodeados de gente que discute, increpa e incita: la revolución ha dado otro paso hacia adelante.”

En su entrevista con Zetkin, Lenin destacaba la importancia de crear organizaciones propias dentro del movimiento obrero así como de facilitar la incorporación de la mujer al mundo del trabajo y la política. “Es importante para las mujeres y el mundo: demuestra la capacidad de las mujeres, el enorme valor que su trabajo tiene en la sociedad”, aseguraba. “Muy pocos hombres, incluso en el proletariado, se dan cuenta de cuántos esfuerzos y problemas podrían ahorrar a las mujeres, e incluso eliminar, si prestasen ayuda en el 'trabajo femenino' [doméstico]”.


Estas organizaciones, a juicio de Lenin, no habían de ser “un intento de apaciguar a las mujeres con reformas y desviarlas del camino de la lucha revolucionaria […] Nuestras demandas son conclusiones prácticas que hemos deducido de las necesidades urgentes, de la vergonzosa humillación de las mujeres en la sociedad burguesa, indefensas y sin derechos.”

Lenin creía, eso sí, que la movilización había de enlazarse en la cuestión social y bajo el liderazgo de los comunistas, y en su intercambio con Zetkin criticaba las tendencias intelectuales de la época en este debate en Europa central y occidental. “La extensión de las hipótesis freudianas parece 'educada', e incluso científica, pero es ignorante, torpe”, afirmaba el autor de ¿Qué hacer?. “La teoría freudiana es una moda moderna. Desconfío de las teorías sexuales de artículos, disertaciones, panfletos, etcétera […] Por salvaje y revolucionario que su comportamiento pueda ser, en el fondo es bastante burgués. Es principalmente un hobby de intelectuales y de los sectores próximos a ellos. […] Las grandes cuestiones sociales aparecen como adjuntas, una parte, de los problemas sexuales. Lo principal se convierte en subsidiario. No sólo se arriesga la claridad de la propia cuestión, sino que confunde los pensamientos, la conciencia de clase de las mujeres de clase trabajadora.”

El patriarcado también era considerado un problema por parte de los bolcheviques: “Debemos erradicar la vieja idea del viejo 'dueño y señor' hasta su última raíz, por pequeña que sea, en el partido y entre las masas. Ésa es una nuestras tareas políticas, así como la urgentemente necesaria tarea de formar una plantilla de camaradas, hombres y mujeres, entrenados en la teoría y en la práctica, para desarrollar la actividad del partido entre las mujeres trabajadoras”.

“Las leyes más avanzadas del mundo”

El programa bolchevique, en palabras de Lenin, consistía en abolir “todo lo que tortura y oprime a la mujer trabajadora, al ama de casa, a la campesina, a la esposa del tendero, sí, y en muchos casos a la mujer de las clases propietarias”.

El programa bolchevique, en palabras de Lenin, consistía en abolir "todo lo que tortura y oprime a la mujer" 
 
El poder soviético, aseguraba el dirigente bolchevique en su entrevista a Zetkin, era pionero en políticas de género. “Estamos llevando a las mujeres a la economía social, la legislación y el gobierno”, afirmaba. “Todas las instituciones educativas les están abiertas para que puedan incrementar sus capacidades profesionales y sociales. Estamos estableciendo cocinas comunales y comedores públicos, lavanderías y tiendas de reparaciones, guarderías, hogares para niños, instituciones educativas de todo tipo. En suma, estamos haciendo seriamente efectiva la demanda de nuestro programa de la transferencia de las funciones económicas y educativas del hogar a la sociedad”.

Lenin se enorgullecía de tener las leyes “para mujeres trabajadoras más avanzadas del mundo”. En octubre de 1918 la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR) legalizó el divorcio y el aborto, despenalizó el adulterio y la homosexualidad con la abolición del cógido penal zarista y reconoció a las mujeres igualdad de derechos en la esfera política y laboral, así como en el matrimonio, y también el permiso de maternidad, la gratuidad del cuidado de los niños y medidas para la protección en el trabajo para las mujeres embarazadas. 

Según la legislación zarista, como recuerda Miguel Salas, “la mujer debía 'obedecer a su marido como cabeza de familia, ser amante y respetuosa…'; no podía tener pasaporte o trabajar sin el consentimiento del marido; el divorcio estaba en manos de la Iglesia, o sea, prácticamente no existía; el marido se convertía incluso en dueño de cualquier herencia que recibiera la mujer; en las fábricas, las mujeres debían soportar jornadas agotadoras cobrando menos que los hombres y sin ninguna protección por la maternidad. En el campo, la situación aún era peor, la mujer campesina era casi una esclava, del trabajo y del hogar".

Cartel para la liberación de la mujer en Asia Central, RSFSR, años 20.

Cartel para la liberación de la mujer en Asia Central, RSFSR, años 20.

En la región de Asia Central, de mayoría musulmana, se llevó a cabo una campaña llamada 'judzhum' (“ofensiva”, en árabe) para la escolarización y alfabetización de las mujeres y en contra del velo islámico, de la que se conservan algunas fotografías de quemas públicas. En 1921 las autoridades soviéticas de Turkmenistán, por ejemplo, elevaron la edad de matrimonio a 16 y 18 años para mujeres y hombres respectivamente, y prohibieron los matrimonios infantiles, los matrimonios forzados y la poligamia. La campaña encontró una fuerte oposición local: según cifras oficiales, unas 300 delegadas de Zhenotdel ─el departamento de mujeres del Secretariado del Comité Central del partido─ fueron asesinadas en la región de Asia Central sólo en el año 1929.

"Es imposible tener éxito en la lucha entre grupos sociales y clases sin la cooperación de las mujeres".
 
Según Alexandra Kollontái, los cambios experimentados en la Rusia soviética iban más allá de sus fronteras. “Ahora podemos encontrar a la nueva mujer en todas partes, en cualquier rincón del mundo”, escribía en un artículo titulado ¿Qué ha hecho la Revolución de Octubre por las mujeres en Occidente?'. 

“La nueva mujer es un fenómeno de masas, con la excepción, quizá, de las mujeres en los países semicoloniales y coloniales, donde el desarrollo de las fuerzas productivas está impedido por el dominio depredador de los imperialistas”, escribía. Sin embargo, añadía Kollontái, “incluso allí, dada la lucha por la autodeterminación nacional y contra el imperialismo, la nueva mujer está siendo moldeada en el proceso mismo de lucha”. Y apostillaba: “Es imposible tener éxito en la lucha entre grupos sociales y clases sin la cooperación de las mujeres.”

“En todas partes, en todo país la actividad política de las mujeres ha mostrado un crecimiento sin precedentes en la última década”, proseguía. “Las mujeres están convirtiéndose en miembros del gobierno (Bang en Dinamarca, ministra de Educación; Margaret Bondfield, en el gabinete de Ramsay McDonald en el Reino Unido), están entrando en el cuerpo diplomático y convirtiéndose en la fuerza que inspira grandes movimientos revolucionarios (como, por ejemplo, Sun Tsin-lin, la esposa de Sun Yat-sen). Las mujeres están aprendiendo a dirigir departamentos, a estar al cargo de organizaciones económicas, a guiar la política”
 
“¿Hubiera sido esto posible sin la Gran Revolución de Octubre?”, se preguntaba Kolontái. 
 
Retóricamente, claro.