30 de abril de 2013

Recordando a los trabajadores asesinados en Chicago

Por Oleg K. Colaboración especial de La Pirenaica Digital.


El 1º de Mayo es la fecha más importante del año para los trabajadores. Ese día conmemoramos a nuestros compañeros que luchan, lucharon y lucharan por nuestros derechos de clase explotada por la esclavitud asalariada.
El primero de Mayo de 1886, los trabajadores de la Federación de Sindicatos Organizados y Uniones Laborales de los Estados Unidos y Canadá, realizaron una huelga por "Ocho horas de descanso y ocho horas de ocio".
Ese primero de Mayo se declararon en huelga cinco mil trabajadores, y más de trescientos mil salieron a la calle para obtener lo pedido. En Chicago, los anarquistas tenían una gran fuerza, inclusive editaban comunicaciones en inglés y alemán, especialmente para los inmigrantes que iban afluyendo a las fábricas.
Recordando los sucesos de Chicago
El 1º de mayo todas las fábricas de Chicago pararon, menos la de "Mac Cormick" donde la patronal había instaurado un régimen de terror con los "scabs" (rompehuelgas). Tras un mitin de apoyo a las reivindicaciones, estos rompehuelgas junto a la policía dispararon contra los trabajadores, asesinando a seis e hiriendo a varias decenas. 
Al día siguiente Fischer escribió: “Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad lo que nos hace gritar ¡a las armas!”.
Para los trabajadores había estallado una guerra contra ellos, al ponerse de lado de los patronos, abiertamente la policía. Ese día se proclamó una concentración la Plaza de Haymarket.
Quince mil personas secundaron la protesta. Al finalizar, escuadrones de policías solicitaron dispersarse. Una bomba estalló entre los policías matando a uno, posteriormente fallecieron seis más, e hiriendo a sesenta. Entonces la policía abrió fuego contra los obreros, asesinando a 38 y malhiriendo de gravedad a más de 115. 
En Chicago fue declarado el estado de sitio. Miles de policías y sicarios detuvieron a cientos de socialistas y anarquistas, especialmente de origen alemán. En los domicilios y locales sindicales detuvieron a August Spies, de 31 años periodista y director del “Arbeiter Zeitung”, Michel Schwab, 33 años tipógrafo y encuadernador, Oscar Neebe, 36 años vendedor, Adolf Fischer, 30 años periodista, Louis Lingg, 22 años carpintero, Samuel Fielden, 39 años pastor metodista y obrero textil, George Engel, 50 años tipógrafo, Albert Parsons, 38 años ex candidato a la presidencia de Estados Unidos por los grupos socialistas y Rodolfo Schnaubelt, cuñado de Schwab.
El montaje judicial
Los fabricantes, magnates y políticos estadounidenses tenían que dejar claro a los trabajadores quienes mandaban y hasta donde se les permitía protestar a los trabajadores. Había que meter miedo por generaciones, para ello con la ayuda de los medios de comunicación montaron un espectáculo mediático contra la "sublevación del 1º de Mayo contra el país".
Dijeron que Schanaubelt había arrojado la bomba, que Spies y Fischer le ayudaron y que Lingg la fabricó. Los testigos fueron policías y falsos testigos pagados.
El jurado que tenía la sentencia mucho antes de reunirse, condenó a muerte a Spies, Schwab, Lingg, Engel, Fielden, Parsons y Fischer y a 15 años de trabajos forzados para Neebe.
El 11 de Noviembre de 1887 fueron ahorcados Engel, Spies, Parsons y Fischer. Lingg se suicidó. El carnicero gobernador de Chicago, cambió la sentencia a Schwab y Fielden por cadena perpetua.
El entierro fue la más numerosa manifestación de trabajadores hasta ese momento.
Años después abiertas nuevas diligencias por el gobernador de Illinois, se revisó la sentencia y demostraron los fiscales que los asesinados no cometieron ningún crimen, que había sido un "error judicial".  Schwab, Fielden y Neebe fueron puestos en la calle.

El pensamiento de aquellos obreros
Para nosotros más que esta farsa, recordamos su ejemplo. Su vida de lucha contra la máquina estatal burguesa, que hoy sigue manteniendo el miedo y la división entre los trabajadores del mundo. Y más aún, para los trabajadores, para que luchan en la calle contra este injusto sistema social, en estos días recordamos sus palabras, ante el tribunal:
August Spies: “Al dirigirme a este tribunal, lo hago como representante de una clase social enfrente de los de otra clase enemiga y empezaré con las mismas palabras que un personaje veneciano pronunció hace cinco siglos en ocasión semejante. Mi defensa es vuestra historia... Ante este tribunal, ante el público, yo acuso al Procurador del Estado de conspiración infame para asesinarnos…Yo os digo que si la muerte es la pena que me imponéis por proclamar la verdad, entonces estoy dispuesto a pagar tan costoso precio “.
Miguel Schwab: “Habláis de una gigantesca conspiración. Un movimiento social no es una conspiración y nosotros todo lo hemos hecho a la luz del día. No hay secreto alguno en nuestra propaganda....Si nosotros calláramos, hablarían hasta las piedras.
Todos los días se cometen asesinatos. Los niños son sacrificados inhumanamente, las mujeres perecen a fuerza de trabajar y los hombres mueren lentamente, consumidos por sus rudas faenas y no he visto jamás que las leyes castiguen estos crímenes “.
Oscar Neebe: “Pues bien, me apena la idea de que no me ahorquéis, honorables jueces, porque es preferible la muerte rápida a la muerte lenta en que vivimos. Esto es lo que tengo que decir. Yo os suplico. ¡Dejadme participar de la suerte de mis compañeros! ¡Ahorcadme con ellos! “.
Adolf Fischer: Por mi amor a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, entonces no tengo nada que objetar. Si la muerte es la pena correlativa a nuestra ardiente pasión por la redención de la especie humana, entonces yo lo digo muy alto. Disponed de mi vida...Si creéis que con este bárbaro veredicto aniquiláis nuestras ideas, estáis en un error. Porque estas son inmortales“.
Louis Lingg: “¡Os desprecio!, Desprecio vuestro orden, vuestras leyes, vuestra fuerza, vuestra autoridad! ¡Ahorcadme! “. (Lingg era el único de los acusados dispuestos a utilizar la violencia).
George Engel: “Es la primera vez que comparezco ante un tribunal americano y en él se me acusa de asesinato. ¿Y por qué razón estoy aquí? ¿Por qué razón se me acusa de asesinato? Por la misma que tuve que abandonar Alemania, por la pobreza, por la miseria de la clase trabajadora... Aquí también, en esta “Libre República”, en el país más rico del mundo, hay muchos obreros que no tienen lugar en el banquete de la vida y que como parias sociales arrastran una vida miserable…Aquí he visto a seres humanos buscando algo con que alimentarse en los montones de basura, en las calles…¿En qué consiste mi crimen?...En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social en que sea posible el hecho que mientras unos amontonan millones utilizando las máquinas, otros caen en la degradación y en la miseria. Vuestras leyes están en oposición con las de la naturaleza y mediante ellas robáis a las masas el derecho a la vida, a la libertad y al bienestar. “
Samuel Fielden: “Se me acusa de excitar pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal. ¡Andad! id a las casas de los pobres y los veréis amontonados en el menor espacio posible, respirando una atmósfera infernal de enfermedad y muerte…Yo amo a mis hermanos, los trabajadores, como a mi mismo. Yo odio la tiranía, la maldad y la injusticia. El siglo XIX comete el crimen de ahorcar a sus mejores amigos. No tardará en sonar la hora del arrepentimiento.
Hoy, el sol brilla para la humanidad. Pero puesto que para nosotros no puede iluminar más dichosos días, me considero feliz al morir, sobre todo si mi muerte puede adelantar en un solo minuto la llegada del venturoso día en que aquél alumbre mejor para los trabajadores “ .
Albert Parsons: “Me preguntáis qué fundamentos hay para concederme una nueva prueba de mi inocencia. Yo os contesto y os digo que vuestro veredicto es el veredicto de la pasión. Engendrado por la pasión y realizado, en fin, por la pasión de la ciudad de Chicago. Por este motivo, yo reclamo la suspensión de la sentencia y una prueba inmediata. ¿Y qué es la pasión? Es la suspensión de la razón, de los elementos de discernimiento, de reflexión y de justicia necesarios para llegar al conocimiento de la verdad. No podéis negar que vuestra sentencia es el resultado del odio de la prensa burguesa, de los monopolizadores del capital, de los explotadores del capital, de los explotadores del trabajo “.
Por todos ellos exclamamos:

¡Viva el 1º de Mayo, día de la Clase Obrera!
¡Abajo la tiranía del Capitalismo Monopolista y sus lacayos!
¡Por el Socialismo y el Comunismo!

28 de abril de 2013

En recuerdo de las muchachas y muchachos que dejaron sus vidas por una sociedad superior, el Comunismo.

Por Oleg K.

Este año de lucha, vamos enviando más vídeos y canciones soviéticas. 
Este año celebramos el 70º Aniversario de Stalingrado y Kursk. Una de las canciones más recordadas de la población soviética, que encarna las bajas sufridas por el Ejército Rojo, en la liberación de la URSS, es la que a continuación subimos. 
Muchos soviéticos la cantaban con un nudo en la garganta, pues en su letra concentraba la fuerza y vigorosa enseñanza al mundo del ejemplo implacable de la Unión Soviética, para enterrar a una sociedad imperialista que había perpetrado dos guerras mundiales.

En recuerdo de las muchachas y muchachos que dejaron sus vidas por una sociedad superior, el Comunismo.

Autor: Bulat Okudzhava (Булат Окуджава)

Мы за ценой не постоим




Здесь птицы не поют,
Деревья не растут,
И только мы к плечу плечо
Врастаем в землю тут.

Горит и кружится планета,
Над нашей Родиною дым,
И значит, нам нужна одна победа,
Одна на всех - мы за ценой не постоим.

Припев:

Нас ждет огонь смертельный,
И все ж бессилен он.
Сомненья прочь, уходит в ночь отдельный,
Десятый наш десантный батальон.

Десятый наш десантный батальон.

Лишь только бой угас,
Звучит другой приказ,
И почтальон сойдет с ума,
Разыскивая нас.

Взлетает красная ракета,
Бьет пулемет неутомим,
И значит нам нужна одна победа,
Одна на всех - мы за ценой не постоим.

Припев.

От Курска и Орла
Война нас довела
До самых вражеских ворот.
Такие, брат, дела.
Когда-нибудь мы вспомним это,
И не поверится самим.
А нынче нам нужна одна победа.
Одна на всех - мы за ценой не постоим
(Traducción Marina Svetlova) NO ESCATIMAREMOS EL PRECIO Aquí no cantan los pájaros Ni crecen los árboles, Y sólo nosotros, hombro con hombro, arraigamos en la tierra, aquí. Arde y gira el planeta, sobre nuestra Tierra Madre se cierne el humo, Y esto significa que necesitamos una victoria.
Una para todos, no escatimaremos el precio.

Estribillo
Nos espera el fuego mortal
              Y, sin embargo, es impotente.
              ¡Fuera las dudas! vamos al último combate. 
              Nuestro 10º batallón especial aerotransportado.
              Nuestro 10º batallón especial aerotransportado.
Apenas cesa una batalla,
suena otro orden,
Y el cartero se vuelve loco buscándonos.
Se alza a lo alto una bengala roja,
dispara la ametralladora infatigable. 
Y esto significa que necesitamos una victoria.
Una para todos, no escatimaremos el precio.
Estribillo.
Desde Kursk y Oriol,
la guerra nos ha traído
hasta la misma puerta del enemigo,
así son las cosas, hermano.
Algún día nos acordaremos de todo ello,
y nos costará creerlo.
Mas ahora necesitamos una victoria.
Una para todos, no escatimaremos el precio.
Estribillo

En el país de los necios, nada funciona

Por Nestor Guadaño




La Revolución de Octubre cambió las relaciones humanas. Hasta entonces el carrusel de la vida para los trabajadores giraba en torno a las prebendas y la cristiana caridad de los poderosos. La clase burguesa que había obtenido la acumulación originaria de su riqueza a través del exterminio de millones de seres mediante guerras, hambre y destrucción, perseguía obtener el control mundial de la producción y mercado, mediante truts y carteles más grandes que las propias naciones, y consolidar su poder mediante nuevas guerras comerciales.

La clase obrera, compuesta por mujeres, hombres y niños, estaba aún muy lejos de que se les pagara las 10 horas diarias de su fuerza de trabajo. Se encontraba desunida,  pues una parte de ella pactaba con sus opresores. Estos compinches de los patronos, engañaban a los explotados llamándose “socialistas”, impidiendo a los obreros que lucharan por sus intereses en el plano político, siendo estos “compañeros” quienes “moldeasen las luchas” a las leyes establecidas por la oligarquía.

Cuando tuvo lugar un nuevo reparto del mundo por las grandes potencias guerreras, y al no llegar a un acuerdo, estalló una nueva guerra europea. Estos propagandistas “socialistas” se quitaron la careta y vendieron esas guerras en función de su jefe nacional, que impuso un nuevo alistamiento de borregos para llevarlos al matadero.

Entonces, precisamente entonces, cuando la sangre de los oprimidos corría por las arterias de las fronteras, hubo unos proletarios, allí en la Rusia zarista, que dijeron NO. Se mantuvieron firmes en sus acuerdos internacionales de convertir la guerra entre mercaderes en una guerra social contra esos criminales y denunciaron a los cómplices “socialistas” de la carnicería imperialista.

Estos proletarios eran los más avanzados políticamente de las organizaciones a nivel mundial. Habían consolidado el marxismo, de un modo pragmático. Resolviendo las contradicciones que tenían entre ellos, del modo más democrático posible, haciendo posible que las enseñanzas contenidas en el “Manifiesto Comunista” pudieran salir del túnel de las palabras, a las avenidas de las realizaciones.

Se llamaban bolcheviques. Tenían un objetivo principal en sus vidas, conseguir el Socialismo. Eran la vanguardia del proletariado mundial. Y no escatimaron esfuerzos para conseguir un Estado de los obreros, y para los hijos de los obreros. Cuando consiguieron establecer esa identidad de intereses con la clase obrera, demostraron a las hienas imperialistas que se puede construir otro tipo de sociedad, basada en el trabajo colectivo y la igualdad.

Esta sociedad duró 74 años, y ha sido un faro de esperanza para los trabajadores del mundo. Pero también fue un crisol donde la ciencia, la cultura y la humanidad más avanzó socialmente que en todos los 19 siglos anteriores. Desde entonces, aunque la mayoría de la población no quiera pensar en ello, existe de forma irreductible la noción de que es posible llegar al Comunismo.

Cambiar para nada, transformarlo todo

Cuando el imperialismo con las uñas sangrantes, producto de las últimas guerras de esquilmación, vuelve sus ojos como en 1914 contra sus propios trabajadores, la mayoría de los asalariados ven impotentes esta locura de escándalos, crisis y opresión. Al igual que entonces los proletarios más avanzados se encuentran divididos en castas de siglas y fronteras. Y con ello cuentan los poderosos. Han adoctrinado convenientemente a los líderes sindicales, marcándoles cuales son sus límites de exigencias; a los movimientos reivindicativos de hasta donde deben ir sus protestas; a los partidos políticos del sistema de cuáles son sus premisas de colaboración.

Y ahora, precisamente ahora, es cuando tiene que surgir una fuerza proletaria que diga, NO. Y consecuentemente dirija sus esfuerzos para construir, de nuevo, una sociedad más avanzada, que camine sobre el legado que dejaron los países socialistas. Transformar la mentalidad, a partir de la proletarización forzada de toda la población, realizada por el capitalismo. Transformar la lucha por las reivindicaciones parciales, en reclamaciones contra el estado imperialista, para conseguir un Estado de Obreros. Transformar la propia mentalidad del oprimido, que sea consciente que sin sus manos y cerebro nada cambiará, pues toda su fuerza radica en la unión con otros mantenidos por el jornal usurero, para acabar con éste.

Como ayer, la mercancía lo inunda todo, para obtener su beneficio, se vende, se roba, se amasa, se disculpa y se mata. Nos hacen dueños de sus engaños, acumulamos objetos, baratijas y hasta la lápida de nuestra sepultura, en vida. Nos han degenerado con sus ideas de la empresa, del autónomo, derecho a ser desgraciado. Y muchos han hecho suyo estos mensajes, colaborando con ese tiovivo de impuestos y chantajes.

Tenemos un gran tragón sobre nuestras habitaciones, que nos inculca como debemos pensar. Ese cachivache de rancias recetas, que nos escupe mensajes para dominar las mentes. Como en el siglo XIX, se recurren a príncipes y espectáculos, a modas y truculentos robos, montajes de especuladores sobre “ongs” contaminadas, todo bien engranado para que los míseros asalariados no sean conscientes de su situación desesperada de la dependencia esclavista monetaria.

Para transformar necesitamos tener un equipaje mínimo de camisas, mudas y calcetines con que echar mano cuando tengamos que vestirnos. Y este bagaje es el socialismo. Y son las realizaciones conseguidas por las sociedades donde se construyó esa nueva sociedad colectiva. Estas obras no deben quedar reseñadas en los libros. Son ríos de pensamientos, meandros de risas y gozos, mares de felicidad. Cambiar los enfoques derrotistas por un telescopio de optimismo.

Porque los trabajadores son los artífices de toda la riqueza, no el capital. Continuar la construcción el Socialismo desde donde los países socialistas llegaron.
Porque hay una alternativa a la “Democracia burguesa” y esta es la Democracia Proletaria.
Porque para cambiar esta Dictadura de los Imperialistas, de los rentistas, del Capitalismo Monopolista de cada Estado tenemos entre todos reivindicar y luchar por la Construcción del Socialismo como única alternativa.

El Socialismo que viene, está a las puertas, será edificado por los propios trabajadores, junto a sus hijos y nietos más preclaros, que ya no se llamarán “socialistas”, vindicarán como objetivo social el Comunismo, herederos de las enseñanzas marxistas-leninistas, desarrollando las ideas de tantos revolucionarios, como Stalin, Mao, Ho Chi Ming y Che Guevara.

25 de abril de 2013

14 de Abril: Lecciones para Cuba

Por Osmany Sánchez. Enviado de La Joven Cuba

Marcha de estudiantes de medicina cubanos
Los resultados de las recientes elecciones en Venezuela sorprendieron a todos los que siguieron de cerca este proceso. Aunque como siempre los medios de comunicación daban como ganador a Hennrique Carriles, los más objetivos preveían una holgada victoria del proceso revolucionario incluso la mayoría de las encuestas daban no menos de 10 puntos de ventaja.
¿Por qué fue tan cerrada la victoria? ¿Por qué obtuvo tantos votos la derecha? De este proceso Cuba puede sacar una gran enseñanza. Muchos de los errores que llevaron a ese resultado en Venezuela quizás los estemos cometiendo nosotros aquí y se impone entonces reflexionar sobre ese tema y no dejar para mañana lo que debemos hacer hoy.
Aunque Capriles obtuvo más de 7 millones de votos, yo dudo mucho que todos los que votaron por él estén en contra del proceso revolucionario en ese país. Lo que sucede es que aunque representan a la más recalcitrante derecha venezolana y forman parte de esa burguesía que durante decenas de años gobernó en Venezuela sin preocuparse por los pobres, para la campaña política se disfrazaron de izquierdistas y confundieron a muchas personas.
La derecha en Venezuela prometió mantener las misiones sociales, a los médicos cubanos y hasta darles la nacionalidad –unas semanas antes decían que los médicos eran agentes de la seguridad del estado- además de que subirían el salario mínimo, eliminarían la violencia (el estado Miranda donde gobierna Capriles es uno de los más violentos) y otras promesas típicas de la demagogia y la politiquería tradicional. Al final muchos ingenuos pensaron que estaban eligiendo entre dos versiones del proceso revolucionario.
En Venezuela la prensa burguesa (El País, CNN, etc) que como siempre está a favor de la derecha y contra los gobiernos progresistas, actuaron sin el menor pudor. Publicación de rumores y fotos falsas que incentivaron la violencia y campañas difamatorias contra el candidato de la Izquierda y contra la revolución bolivariana fueron ejemplos de la muy cacareada libertad de expresión.
Apenas unos días después y como ejemplo de cómo funciona esta prensa corporativa, en las elecciones de Paraguay a la Izquierda no le dieron oportunidades en sus espacios informativos para promover su plataforma política. Otro ejemplo de la “libertad de expresión”.
Lecciones para Cuba
No basta con que la Revolución haga muchas cosas en beneficio del pueblo –al que se debe- sino es capaz de que este sea conciente de estos logros. Una de las características más sobresaliente de un líder revolucionario debe ser la modestia pero el proceso revolucionario debe despojarse de toda modestia, la gente tiene que ver qué es lo que hace, cuáles son sus logros y sus metas.
Debemos olvidarnos de que nuestros principales enemigos son los que durante décadas planearon y aún sueñan con actos violentos contra Cuba. A esos no debemos ignorarlos, pero las elecciones del 14 de abril en Venezuela nos enseñan que los más peligrosos son los que se disfrazan de revolucionarios, actúan como revolucionarios y tienen la intención de confundir al pueblo, presentándose como los salvadores del proceso revolucionario pues “ellos sí saben cómo hace el socialismo”.
Enfrentar a estos adversarios es un tema complejo, muchos confundidos no estarán de acuerdo contigo y pensarán que estás agrediendo a uno de ellos. La gran preocupación aquí es la preparación que tengan los funcionarios que enfrenten el problema, en provincia es mucho más preocupante. En el momento de tomar una decisión algunos piensan más en cuidarse las espaldas que en hacer lo correcto. A juicio de ellos es mejor “cortar por lo sano”, antes de que “pase algo”.
El que acepte un cargo de dirección en Cuba debe hacerlo por convicción y si algún día se siente cansado pues da un paso al lado y que otro siga trabajando. Lo que es imperdonable es que alguien piense primero en cuidar sus espaldas que en hacer lo correcto. Esta es otra de las enseñanzas de las elecciones en Venezuela. Amigos que han estado allá me cuentan que no siempre la política de la Revolución Bolivariana se implementa en la base y eso hace mucho daño, por algo Maduro está llamando a hacer la política de calle, para conocer las inquietudes del pueblo.
Donde no llegue un médico a tiempo a su consulta, cuando tener un turno no importe porque primero entran los amigos, donde no se presten buenos servicios, donde los burócratas campeen por su respeto, ahí estamos perdiendo espacio. No puede haber frase más hiriente para un revolucionario que cuando alguien ante una indolencia dice: “Esto no lo arregla nadie…”
Cada día se hace más evidente que sin una prensa activa, profesional, seria y sobre todo revolucionaria, no se pueden realizar con éxito las transformaciones que nos hemos propuesto para perfeccionar nuestro sistema social, para hacerlo cada día más justo. No puede ser que la realidad vaya por un lado y la prensa por otro y no me estoy refiriendo solo a los famosos racimos de plátanos del noticiero. Por supuesto tampoco todo depende de la prensa, el tema es más complejo.
Recuerdo que en un documental sobre el golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez en el 2002 en Venezuela hay una escena en la que él se reúne con sus compañeros y les insiste en la importancia que tiene acudir a los medios de información cuando se visita un estado, una ciudad y critica a los que no lo hacen. En Cuba tenemos mucho que aprender de eso y esa otra de las enseñanzas de este 14 de abril.
En una carta dirigida a Haydée Santamaría y Melba Hernández, encargadas de imprimir La Historia me Absolverá, Fidel les decía: “Si queremos que los hombres nos sigan hay que enseñarles un camino y una meta digna de cualquier sacrificio. Lo que fue sedimentado con sangre debe ser edificado con ideas”. Nuestro pueblo es revolucionario y tiene confianza en que su gobierno se preocupa por sus problemas pero no podemos olvidar que hay una campaña mediática dedicada a decir lo contrario.
No puede ser que cada vez que aparezca en la televisión un dirigente nuestro, lo haga “peleando” porque hay cosas mal hechas. Hay que crear espacios para que se le hable al pueblo, se les diga cuáles son las proyecciones, por dónde andan los resultados de las transformaciones que se realizan en fin mostrarles no solo la meta sino también el camino, es muy importante conocer el camino. Sé que hay cosas que “han de andar ocultas” no soy ingenuo con eso, pero se nos está yendo la mano con el secretismo.
Los detractores de nuestro sistema nos dicen que debemos abandonarlo para convertirnos en un país “normal” y esto se traduce en privatizar, eliminar políticas sociales, en fin poner el país en manos de las transnacionales. Por muchas razones nosotros no somos un país normal, en cualquier sentido que se emplee esta palabra y tampoco podemos aspirar a serlo, las decisiones que tomemos deberán ser bajo esa realidad.
No se trata de seguir recetas y modelos ajenos, de importar lecciones de democracia o buscar la solución fuera del país, las soluciones deben venir de nuestras propias fuerzas. No nos interesa legitimarnos ante nadie por lo que estamos haciendo en estos momentos, sino sencillamente, hacer lo que nos toca para lograr ese socialismo sustentable y próspero del que tanto habla Raúl y tanto miedo le tienen en el norte. Estas son algunas consideraciones al respecto: ¿qué cree usted?

22 de abril de 2013

Lenin en color

Recibido de Krasnoe TV. (Televisión Roja)

Documento histórico en color de gran valor documental, del líder mundial del proletariado Vladímir Ilich Ulianov (Lenin).


Ленин в цвете

Los comunistas de Moscú recuerdan hoy a Lenin

Por Oleg Komolov. Enviado desde comstol. info.



En el 142 aniversario del nacimiento de V. I. Lenin, comunistas en  Moscú lo conmemoraron en la Plaza Roja. Los miembros de la organización de Moscú del Partido Comunista (PCOR-PCR), (con su primer secretario Lakeev), la organización "comunistas rusos" del Rot Front y de la organización Rusia Trabajadora, junto con miembros de la organización de pioneros de la ciudad de Moscú, colocaron una ofrenda floral en el mausoleo de Lenin y en las tumbas de los comunistas en la muralla del Kremlin. 



Подробнее: http://comstol.info/2012/04/kommunisty/3656#ixzz2RDSY6SUy

18 de abril de 2013

Nemesia prefiere morir que regresar al pasado

Extraído de cubadebate.


Museo Playa Girón. Fotografía Daylén Vega.  

La luna velaba el sueño de la ciudad dormida cuando emprendimos el viaje. Íbamos tras la historia, buscábamos redescubrirnos en aquella región humilde, en el ambiente de los carboneros, en el azul de las aguas que bordean la zona, las mismas que en abril de 1961 se ensombrecieron con el brutal ataque.


Conocíamos los hechos, sabíamos del horror, de las víctimas, de la angustia. Cientos de veces escuchamos hablar de los sucesos, nos contaron de los aviones, de las bombas, los camiones repletos de pobladores, personas inocentes que eran asesinadas. Personas cuyo único delito fue el de respaldar una Revolución que les cambiaba la vida, que los hacía humanos, al tiempo que le devolvía la dignidad robada por los gobiernos de la República Neocolonial.
Llegamos a Playa Girón 52 años después de que los mercenarios, armados y entrenados por el  gobierno de los Estados Unidos, atacaran la Ciénaga de Zapata. Al caminar por sus calles, compartir con los cenagueros, nos descubrimos frente al mismo pueblo que apoyó al Ejército y las Milicias comandadas por Fidel Castro, e hicieron posible la derrota de los invasores en apenas 72 horas.
Luego nos dirigimos a Soplillar, poblado donde aun vive la niña de los zapaticos blancos. Nemesia, la flor carbonera que inspiró al Indio Naborí a escribir la más triste de sus elegías.

NEMESIA REMEMORA…


Nemesia Rodríguez. Fotografía Yuliat Acosta

Mi papá llegó a la casa y dijo que era una invasión, yo siempre le digo a la juventud que no piensen en una niña de 13 años de estos tiempos, que piensen en una niña de 13 años de 1961. Yo no sabía lo que era una invasión, y cuando mi papá dijo que nos trasladábamos a Jaguey Grande yo eché mi mejor ropa y mis zapaticos blancos.

Un avión atacó el camión donde yo iba, mató a mi mamá, hirió a mis dos hermanos, y a mi abuelita.
Después el Indio Naborí entró como periodista, él estaba dirigiendo los alfabetizadores en Varadero y Celia Sánchez habló con él para que hiciera una crónica acerca de lo que había ocurrido a la familia.  Empezó a tirarle fotos a los escombros y ahí encontró los zapaticos blancos dentro de la cajita.
Cuando se presentó delante de mí con los zapatos, yo empecé a llorar porque hacía muy poquito que habíamos sepultado a mi mamá, y fue tanta la tristeza de ver mi ilusión… porque todo niño tiene una ilusión. Cuando los tuve en las manos los perdí así.
Él dice que yo le hablé con tanto cariño, con tanta tristeza de lo que me había sucedido, que llegó a su casa y le dijo a su esposa: ¡ay! Eloína, yo no voy a poder escribir la crónica que Celia me pidió, porque tengo una cosa en mente que tengo que escribirla ahora.
Y se sentó y escribió Elegía de los Zapaticos Blancos.
Nemesia recuerda haberle pedido a su mamá que le comprara los zapaticos, pero ésta solo pudo complacerla al Triunfo de la Revolución, ya que por lo cenagoso del terreno un par de zapatos blancos en la Ciénaga de Zapata, no resultarían prácticos.
Los Zapatitos Blancos. Fotografía Daylén Vega.
Después del triunfo de la revolución fue que mi mamá pudo comprarme los zapaticos blancos, en el mes de abril del año 1961. Yo recuerdo que me los puse una vez.

LA REVOLUCIÓN DE FIDEL…


Fidel en la clausura del VI Congreso del Partido. Fotografía Ismaél Francisco

Después que triunfó la revolución fue todo distinto, se puede estudiar, ahora mis nietos estudian, mi hija es ingeniera. La revolución lo ha puesto todo en manos de los cenagueros. Creo que si uno se pone a analizar, es como si fuera de noche y llegara el día, llegara el sol.
 Fidel es todo. Fidel es lo más grande que ha dado el mundo. Cada vez que yo he estado cerquita de él, me inspira una fuerza… Muchas personas que han estado cerca de él, dicen que sienten eso que yo siento, un nerviosismo, un temblor, que no podía decirle las cosas tan lindas que yo pensaba.
La última vez que lo vi me abrazó y tuve otra vez el mismo sentimiento de fuerza que él me transmitió en el VI Congreso del Partido.
Nemesia en Soplillar. Fotografía Yuliat Acosta
Cuando Raúl me cedió el asiento comprendí la responsabilidad que era que el presidente se pusiera de pié para que se sentara esta guajira de la Ciénaga de Zapata. Sí, porque yo me siento orgullosa de ser guajira. Le pregunté a Raúl: ¿ahí? Y él me dijo: sí, ahí. Entonces, cuando me senté me empezó a faltar el aire, comencé a toser, y Ramiro Valdéz me alcanzó una servilleta. Fidel me dio por el muslo y me preguntó: ¿Nemesia, a los 50 años todavía te gustan tanto los zapaticos blancos?
Entonces ya él me transmitió esa confianza, de modo que empecé a sonreírme y terminé sintiéndome más cómoda en aquellos momentos.
A Fidel lo quiero mucho. Que viva porque lo necesitamos en Cuba y en el mundo. Raúl es su sustituto y estamos conformes con él, pero Fidel nos hace mucha falta o por lo menos yo lo siento así.  Lo vi en la inauguración del centro educacional y lloré mucho, lo vi así, como triste, y me sentí triste yo.

A los 65 todavía prefiere zapatos blancos. Fotografía Yuliat Acosta
A los 65 años, Nemesia sigue allí, en aquel poblado humilde, tierra de carboneros. Hoy tiene zapatos blancos y los luce orgullosa, como el triunfo de la Revolución que representan.
No podemos regresar al pasado, porque si regresamos al pasado vamos a volver a vivir la misma miseria y el mismo malestar. Esa explotación del hombre por el hombre, esa forma de maltratar al pobre, de maltratar al campesino, al guajiro, al negro. Esa forma de explotación la juventud no puede permitir que vuelva a Cuba, aunque en eso tengamos que morir todos. Es preferible morir que regresar al pasado.


16 de abril de 2013

¡La roja libertad, tan bella, tan deseada, camina hacia nosotros!



Pero es aún temprano para que la noche triunfe sobre el día,
para que la tumba celebre su fiesta de victoria sobre la vida...
Aún bajo cenizas se incuba la chispa.
La chispa que la vida reanimará con su soplo.

La flor de la libertad quebrada y deshonrada, 
ha sido pisoteada y muerta parece que por siempre.
Los negros se regocijan al ver aterrado al mundo de la luz,
pero en la tierra natal, el fruto de esta flor ya espera en el subsuelo.

En las entrañas de la madre el grano milagroso,
misterioso, se conserva e invisible;
ha de ser alimentado por la tierra, se reanimará en la tierra,
para renacer a una vida nueva.

Llevará el germen ardiente de la nueva libertad,
fundirá la corteza de hielo, la resquebrajará, 
crecerá y como árbol gigante iluminará el mundo con su follaje rojo.

El mundo entero surgirá a su luz, 
y bajo su sombra congregará a todos los pueblos
¡A las armas, hermanos! ¡La felicidad está cercana! ¡Coraje!
¡Al combate! ¡Adelante!

¡Despertad vuestros espíritus! 
¡Expulsad de vuestros corazones el miedo cobarde y servil!
¡Estrechad vuestras filas!
¡Todos unidos contra los tiranos y los amos!

¡La suerte de la victoria está en vuestras poderosas manos trabajadas!
¡Coraje! ¡Este tiempo de desgracias pasará rápido!
¡Levantaos como uno solo contra los opresores de la libertad!
La primavera llegará... se acerca... ya viene.

¡La roja libertad, tan bella, tan deseada, camina hacia nosotros!

                                                     Lenin "Desde el destierro"

14 de abril de 2013

Somos la Joven Guardia

Por Nestor Guadaño


Cartel de la película soviética de 1948

Para muchos de mi generación, aquellos muchachos y muchachas que nos educamos bajo las enseñanzas logradas por la Revolución de Octubre, en la vivificadora estación primaveral celebramos nuestros días señalados, el día del Ejército Rojo, el día de la mujer trabajadora, el 1º de Mayo. Nuestras tertulias nocturnas versaban sobre el futuro, ¿cómo sería?, ¿el comunismo arribaría desbrozando nuevos caminos inexplorados? ¿Podríamos desenmascarar al revisionismo?.

Hoy, muchos de los sueños de mi generación se han visto frustrados. Mas, cuando el universo parece oscurecido, siempre hay una estrella que nos alumbra. Hace poco en otro periodo tenebroso. En otra mesa sin mantel, cuando las fuerzas pardas fascistas sembraban de cadáveres la tierra. En un pequeño lugar, Krasnodón, surgió una nueva forma de afrontar la vida por la juventud.

Hace 70 años conocimos a la JOVEN GUARDIA

Ya siendo un escritor consolidado, Alexandr Fadéiev (1) escribió su obra principal que transcurría durante la IIª Guerra Mundial: La Jóven Guardia. Para el público soviético fue apareciendo por entregas en periodicos y revistas durante 1945 y 1946. Tras los primeros capítulos empezó a convertirse en un fenómeno popular, más allá de una historia que seguían millones de personas. Mucho más, como me han contando soviéticos que vivieron aquellos meses. Fue una auténtica conmoción en el mundo literario proletario. Su tremendo realismo, su calidad literaria, sus recordados mensajes, calaron hondo en la cultura soviética. Miles de cartas y peticiones se agolparon en la mesa de Alexandr, solicitando aclaraciones, precisiones sobre los personajes, etc. La novela desde 1946 se convirtió en uno de los símbolos de la construcción del socialismo.

Fadéiev conoció por unas breves líneas de prensa lo sucedido en una organización del Komsomol en Krasnodón, que actuó entre Septiembre del 42 y Febrero del 43. Fue a la ciudad recién liberada con la pretensión de hacer un reportaje de guerra, y entrevistó a los supervivientes de la lucha guerrillera y a los habitantes del lugar. Pero, según fue analizando los sucesos y la actitud de sus participantes, comprendió que estaba encontrando una hazaña singular y aleccionadora, del modo soviético de entender la vida.

Su obra fue reeditándose, a petición de los lectores. Fue dando conferencias para orientar a los jóvenes sobre el significado de la lucha constante por la nueva sociedad. Tanto le absorbió esta actividad que comprendió desde entonces que su labor debía tender hacia la formación del joven proletariado soviético.

En una de sus conferencias confesó: "Estuve durante un año y nueve meses entregado a la realización de la novela" (2), era un reto expresar con palabras sencillas las actitudes de cada persona ante la vida, plasmarlas de forma sintética como supe realizar; "Cometería un gran error el crítico literario que enfocara esta novela como una novela acerca de la juventud. Encierra la idea de que yo, personalmente, quería impregnar la novela con más amplitud. Para mí tienen importancia los luchadores clandestinos adultos y todas las relaciones de las generaciones, este tema del hombre sencillo que yo procuré encarnar no solo en los jóvenes, sino también en los adultos, en sus padres, y en sus relaciones mutuas".

Esta meticulosidad hizo que las sucesivas ediciones hasta 1951, fuera añadiendo los datos que, tras nuevas entrevistas con otros supervivientes y contrastándolas con las anteriores, incluyese sin cambiar la linea narrativa, solamente aquellos aspectos no resaltados en otras ediciones: situaciones prebélicas, labores clandestinas, coordinación con el Partido. La muerte cogió a Alexandr cuando estaba preparando con documentos obtenidos en sus viajes, una obra más extensa sobre las relaciones entre las generaciones y la lucha por el socialismo, en la época de guerra.


El nombre de este libro ha quedado asociado a los más avanzados destacamentos comunistas a lo largo de la historia reciente, protagonizados en el mundo por jóvenes proletarios y campesinos. Con este nombre, hubo y siguen habiendo muchas organizaciones coreanas. vietnamitas, europeas, cubanas y de otros muchos pueblos.

Los hechos van germinando en una novela

La narración comienza con una canción juvenil: "Adelante hacia la aurora, camaradas de lucha, abriéndonos camino con metralla y ballonetas, para que el trabajo reine en el mundo y a todos nos funda en una familia. ¡A la lucha, joven guardia de obreros y campesinos!". Sobre la ciudad minera de Krasnodón, Ucrania, van desfilando los perfiles de jóvenes con caracteres bien diferenciados. Todos los hechos expuestos, que parecen sacados de una leyenda, son auténticos, pues su autor solamente se limita a unificar los ritmos de la acción describiéndolos literariamente.

"Los ocupantes alemanes irrumpieron en Krasnodón en el otoño de 1942 y proclamaron solemnemente el `nuevo orden´. Pero en esos mismos días nacía en la ciudad la organización komsomola clandestina `La Joven Guardia´, en la que ingresaron alrededor de cien jóvenes de ambos sexos. Los fascistas se consideraban dueños de la ciudad, pero sobre ella ondeaban, los días de fiestas soviéticas, banderas rojas. La propaganda nazi pregonaba el `hundimiento´ del primer Estado Socialista del mundo, pero los habitantes de Krasnodón leían octavillas preparadas por el Estado Mayor de la Joven Guardia, informando de la creciente resistencia popular a los ocupantes. Los jóvenes guerrilleros conseguían armas, realizaban audaces golpes de mano, castigaban implacablemente a los traidores. Durante la guerra, en muchas otras ciudades y aldeas temporalmente ocupadas existían organizaciones clandestinas de soviéticos que combatían contra el fascismo entre ella habían también grupos juveniles semejantes al de Krasnodón. Entregados por un provocador, casi todos cayeron en manos de la Gestapo. Ninguno vaciló ni se amedrantó. Fueron a la muerte con la cabeza en alto y una canción revolucionaria en los labios".

Fadéiev mostró de manera convincente que el modo soviético de vida era el único modo de vida posible para el proletariado en aquellos años, y todo el pueblo hizo una piña con los ideales comunistas.


En el escrito, también describió a personajes inventados (Shulgá, Protsenko, Stajóvich y algunos más). Lo hizo con plena conciencia, unificando los caracteres de muchas personas cuyas actividades influyeron en los sucesos. Por ejemplo. Stajóvich es el prototipo de Viktor Tetriakévich, nombrado como traidor por los propios hitlerianos, ante los tribunales soviéticos. Viktor, en realidad se portó valerosamene en los interrogatorios y murió sin soltar palabra. Entregó, a la Joven Guardia, un tal Guennadi Pocheptsov, a cambio de la recompensa prometida por los fascistas. Fadéiev, con el apellido de Stajóvich resumió el prototipo de traidor. el conocimiento años más tarde, de la verdad sobre la traición da una clara muestra de la capacidad de síntesis artística del escritor.


Uliana Grómova

Oleg, Zhora, Ulia, Liuba, Vania, por sus bocas van desgranándose sus puntos de vista anticapitalista, con su visión de las instituciones creadas por los fascistas en las ciudades y campos ocupados. Esas formas de trabajo y organización de la vida que la clase obrera hacía tiempo había abolido, que aún hoy son un atraso con respecto a aquellos años. Así, por ejemplo, el poder jurídico burgués estaba ya superado por la justicia proletaria de la URSS de aquellos años: exponiendo su punto de vista sobre este tema: "Si, claro en nuestro país no tiene ningún interés ser abogado, porque nuestros tribunales son tribunales del pueblo. Pero el trabajo de un juez de instrucción debe ser muy interesante. Así, se aprende a conocer a gente de toda clase".

El examen de la influencia burguesa sobre las personas, que les lleva a comportarse como traidores o esquiroles es ampliamente descrito: "Desde la infancia, sus padres y los amigos de la casa les habían ofrecido un concepto del mundo, en el que cada uno no buscaba más que su provecho personal y en el que el objetivo y la misión del hombre era luchar para no quedarse atrás, sino, al contrario, para subir a cuenta de los demás.


Viríkova y Liádskaya habían cumplido en la escuela diversos trabajos sociales, y estaban acostumbradas a manejar con soltura palabra que designaban los conceptos morales y sociales de su tiempo. Pero tenían la certidumbre de que esas obligaciones sociales, de que todas esas palabras e incluso los conocimientos adquiridos en la escuela, habían sido inventados por la gente para encubrir su sed de lucro personal y utilizar a los demás en interés propio".


Pasajes como este introducen la idea de que, en la URSS de aquellos años, no habían sido desterrados los conceptos burgueses de la riqueza personal, y se desarrollaba una lucha de clases encubierta que, a la larga, tuvo sus consecuencias en años posteriores en el que el revisionismo, defendiendo los mismos  valores burgueses dela propiedad privada y el trabajo asalariado, eran ocultados con palabras revolucionarias, para lograr la restauración del poder burgués (3).


Su calidad literaria

Este libro, silenciado conscientemente por la sociedad burguesa, es ejemplo de toda una generación de escritores soviéticos, igualmente ocultados para la gran mayoría de los obreros: Mijaíl Sholojov, Alexéi Tolstoi, Konstantín Símonov, Alexandr Tvardovski, etc. Sus principales obras fueron realizadas en el período de construcción el socialismo y fueron etiquetados por la reacción como "propaganda bolchevique". En España, tímidamente se han conocido en ediciones ridículas, a partir de 1975, aunque la mayoría obtuviesen importantes galardones en vida, dentro y fuera de la URSS. Su auténtico premio es la cosecha de futuro de los millones de lectores que aprendieron y se educaron, a través de sus libros. Hoy, se siguen ignorando por la mayoría de la clase obrera. Por su calidad literaria, no solamente educativa, tienen igual capacidad de entretenimiento que cualquier escritor burgués actual.

Los sentimiento humanos aparecen en este libro magistralmente dibujados. Así, hablando sobre las pruebas que una pareja debe resistir ante las adversidades, comenta: "La vida en común podee una gran fuerza aglutinante si alienta siempre en vosotros el sentimiento que puede interpretarse con dos únicas palabras: -¿Te acuerdas...?- Ni siquiera se trata de un recuerdo. Es la luz eterna de la juventud, la invitación a seguir adelante, hacia el futuro. Feliz el que lo conserva en su corazón." 
Así, en el libro, encontramos estremecedores pasajes, muchos de ellos recitados como símbolos, sobre las madres, de gratitud, de entrega. Especialmente son muy detallados los pasajes sobre las relaciones humanas de la sociedad que construye el socialismo, tras los tropiezos lógicos, los errores que se han de cometer, pero con la experiencia de que toda clase de trabajo debe ser realizado, inclusive el más sencillo, por toda la población.


Oleg Khosevói

Este fresco multicolor de la clase obrera en lucha relata el despertar dela conciencia comunista en todo tipo de profesiones, del carpintero que debe realizar cualquier labor, inclusive de dirección, que debe saber maquetar, construir, pero también realizar un periodico, llevar planificadamente el cálculo económico. Esa unión constante del trabajo y el estudio es otra característica particular del libro; las figuras giran de la pluma al trono, del ingeniero al mecánico. el libro materializa la labor liberadora del trabajo efectuado por el proletariado con el desarrollo y la construcción del comunismo.

Enseñanzas para nuestra clase

"Yo, Oleg Koshevói, al adherirme a la organización `La Joven Guardia´ , juro solemnemente ante mis compañeros de armas, ante mi atormentada tierra patria, ante todo mi pueblo, cumplir sin vacilar cualquier misión que se me encomiende y guardar en el más profundo secreto todo cuanto se refiera a mi trabajo en la `Joven Guardia´. Juro vengar implacablemente nuestras ciudades y nuestras aldeas incendiadas y destruidas, la sangre de nuestros hermanos, el martirio de nuestros heroicos mineros. Y si para esta venganza se requiere mi vida, la sacrificaré sin el menor titubeo. Si mi cobardía o las torturas me hacen violar este juramento sagrado, que mi nombre sea maldito para siempre, así como mis familiares, y que a mí me castigue severa la mano de mis camaradas. ¡Sangre por sangre, muerte por muerte! 
Así comienza con este impetuoso juramento el segundo libro de "La Joven Guardia".

En esta novela el desarrollo histórico va unido al desarrollo político de los personajes. En la mayoría de los pasajes se unen las aspiraciones de cada persona al tiempo, lugar, ideas y metas de la generación socialista que vivía igualmente dichos momentos: "Los rasgos aparentemente m´s incompatibles se juntaban para crear la imagen, única en su género, de esta generación: sueño y realismo, imaginación ardiente y espíritu práctico, amor al bien y firmeza implacable... pasión por las alegrías terrenales y capacidad de renunciamiento".

Basta recordar las vías de desarrollo de la sociedad soviética, meditar sobre las cualidades que nacieron y arraigaron en los soviéticos en el curso de la revolución, de la lucha por el socialismo, luego en alas obras de los planes quinquenales, en la lucha por elevados ideales, en la superación de muchas dificultades; basta pensar en todo esto para comprender la idea de Fadéiev acerca de la singular síntesis de las "peculiaridades" de aquellos jóvenes. Son precisamente los ejemplos prácticos, la enseñanza frontal y fehaciente del ejemplo de cada comunista: "No solo le gustaaba y creía necesario educar a la gente. Educar era para él una exigencia y una necesidad espontáneas, era su segunda naturaleza: enseñar y educar, transmitir sus conocimientos, su experiencia... las sentencias de Liútikov no eran fastidiosamente didácticas ni molestas. eran fruto de su trabajo y de sus reflexiones, y precisamente así las aceptaban los demás...El arte de convertir cada palabra en un hecho práctico y de agrupar, precisamente en torno a ese hecho, a personas de todo punto dispares, inspirándoles la necesidad de su realización, constituía el rasgo principal que hacía de Liútikov un educador de tipo absolutamente nuevo. Era un buen educador por ser un hombre con aptitudes de organizador, un hombre dueño de su vida... Tenía tan bien distribuidas sus horas de ocio entre la actividad social, el trabajo físico, la lectura y las distracciones, que siempre le sobraba tiempo para todo... cosa rara, sabía dejar que hablasen los demás... Si dividimos a las personas por edades, podremos decir que los adultos sentían por Liútikov estimación, afecto y temor; los jóvenes afecto y estimación, y los niños simplemente afecto".


Otro rasgo de la novela es reflexión constante sobre la superación personal, en lucha contra el estancamiento, la superación de la mentalidad pequeño-burguesa del tedio. En algunos imortantes párrafos, expone este criterio: "¡Con tantos trabajadores nuevos como han surgido a mi alrededor, con tantos compañeros míos, también funcionarios del Comité de distrito, como han ido subiendo, y yo continúo en el mismo sitio! ¡Me he acostumbrado! No se como ha podido ocurrir, pero el caso es que me he acostumbrado. Y, si me he acostumbrado, eso quiere decir que me he quedado atrás... ¿En aras de qué vale la pena vivir, trabajar, morir? Pues en aras de nuestra gente... ¡Cuántos trabajos, cuantas dificultades ha soportado nuestro Estado, para la causa del pueblo! Durante la guerra civil, no comía más que una rebanada de pan y no se le ocurrió murmurar; en el período de la reconstrucción hacía colas a la puerta de las tiendas, iba vestido de cualquier modo, pero no cambió por bisutería su joven estirpe soviética... Yo no tenía ninguna experiencia de administrador, los especialistas se dedicaban al sabotaje, las máquinas estaban paradas, no había electricidad, los  bancos no daban créditos, faltaba dinero para pagar a los obreros y Lenin nos enviaba telegramas: ¡mandad carbón, salvad a Moscú y a Petrogrado! Para mí, aquellos telegramas eran cosa sagrada".


Agudo contraste de la actitud crítica de los soviéticos con el pensamiento burgués, en boca del fascista torturador, que respaldado por el terror que le daba un régimen aniquilador comprendía que sus raíces estaban en el régimen democrático-burgués: en un aleccionador autodiálogo dice:
"¿Ignora Vd. las escenas que, al hacer escala en países lejanos, he presenciado más de una vez? ¿Ignora Vd. que millones de hombres mueren de hambre todos los años, allá en el Sur de África, en la India o en Indochina, a los ojos de las gentes más respetables, si puede uno expresarse así? Además, ¿para qué ir tan lejos? Incluso en los benditos años de prosperidad económica anteriores a la guerra, hubiera podido Vd. ver en casi todas las capitales del mundo, barrios enteros de parados que perecían de inanición a los ojos de las personas más respetables y, a veces, hasta en los atrios de las catedrales antiguas...¿Y quién ignora que algunas personas muy respetables, verdaderos gentlemen, no tiene el menor reparo, cuando les conviene en despedir de sus empresas a millones de hombres y mujeres en plena salud? Y como estos hombres y mujeres no quieren aceptar semejante situación, son encarcelados todos los años  amillares, o simplemente muertos en las calles y en las plazas, muertos de la manera más legal: con ayuda de la policía y de los soldados... acabo de citarle unos cuantos medios -y podría multiplicar su número- de los que emplean para matar anualmente a millones de seres y no sólo hombres sanos, sino también niños, mujeres y viejos, para  matarles en realidad, con objeto de que Vd. pueda lucrarse. Sin hablar ya de las guerras, cuando en plazo brevísimo se llevan a cabo las mayores matanzas de seres humanos para el enriquecimiento de vd. ¿Querido y respetable amigo? ¿Para qué vamos a engañarnos? Confesémonos francamente que, si deseamos que los demás trabajen para nosotros, no nos queda otro remedio que matar todos los años a cierto número de hombres, de manera u otra".

Sesenta y cinco años más tarde de escribirse estas palabras, nada en la faz capitalista ha cambiado, aunque los medios burgueses de comunicación quieran borrar de la memoria de la clase obrera la teoría científica del marxismo-leninismo que destruyó este sistema imperialista en el que actualmente vivimos.


Sergei Tyulenin

Para avanzar en cada uno, la conciencia proletaria nos exige un estudio pormenorizado de la atroz dictadura burguesa, de sus cómplices, de sus dirigentes verdugos sindicales que adornan o silencian esta dictadura. Hablando de los sujetos vendidos al capital, se indican en el libro varios trozos "...todavía hay en el mundo bastantes individuos corrompidos para quienes las ideas son como la ropa, una cosa provisional, o, a veces, una careta: demasiados ejemplos hemos tenido con los enemigos del pueblo. Y los fascistas adiestran a sujetos de éstos por millones en el mundo entero. también hay gente débil, simplemente,  a la que es fácil de doblegar...Este tipo de persona que... Sin discernir el auténtico sentido de la actividad de los hombres entre quienes vivía, se orientaba a la  perfección en sus relaciones personales y de trabajo, sabía quiénes eran rivales y quiénes se prestaban mutuamente apoyo, y había llegado a hacerse del arte de dirigir la falsa idea de que no consistía en servir al pueblo, sino en manejar con habilidad a unos hombres contra otros para asegurarse el sostén de la mayoría".

Esbozos condensados que apuntan también como será el ser humano desarrollado en una sociedad que construye el socialismo, para poder realizar cualquier trabajo, para no ser imprescindible: como significativo es el siguiente trazo: "La gente se ha vuelto mucho más instruida. Si hiciera falta, podríamos encontrar, solo en nuestra aldea, bastantes ministros para Suiza, por ejemplo..."

El libro es una memoria siempre viva, a los combatientes comunistas que dejaron su vida para libera a la humanidad de las garras del capitalismo, pues el fascismo nace de él. Acaba la relación de sucesos con los nombres de aquellos esforzados luchadores caídos, mayores y jóvenes, Barakov y Liútikov, Koshevói y Grómova, unidos en la batalla, cantando al futuro, en pos del comunismo.

1.- Ver su biografía en:
http://amistadhispanosovietica.blogspot.com.es/2012/12/alexander-fadeev-el-partido-bolchevique.html

2.- Todas las citas provienen del libro: La Joven Guardia. Octava Edición. Editorial Raduga. Moscú 1984.

3.- Esta novela por su influencia ideológica en los jóvenes fue llevada al cine en 1948. Se convirtió en un nuevo fenómeno de masas. En 1948 fue la película más vista durante todo el año, por 42,4 millones de espectadores, solamente en la URSS.
La película durante los últimos años 40 y 50 contínuamente proyectada en las salas cinematógraficas de la URSS, y en los países socialistas (la media de espectadores durante esos años fue de 26,7 millones cada año). Su influencia era tal que si la novela consiguió educar a varias generaciones de jóvenes comunistas, el filme por su gran calidad, aún más hizo popular entre el proletariado y el campesinado su mensaje.
Tras el XXº Congreso, la dirección tomada por los revisionistas de Kruschov se ensañaron con la película. En 1960 fue retirada de las pantallas, todas las copias. Sometida a una drástica revisión, fue mutilada, suprimiendo escenas, cambiando los diálogos en muchas partes, e influenciando para que se viese lo menos posible la unión del Komsomol, con el Partido y la proyección para el futuro de sus acciones. La versión "corregida" fue reestrenada en 1964, que es la versión impuesta censurada que conocieron después los soviéticos. En occidente la antigua versión no se conoció por los trabajadores (proyecciones muy minoritarias si tuvieron lugar en círculos cerrados de Italia y Francia). Hasta hoy.

La siguiente versión es de 1964, en dos partes. No ha sido subtitulada en castellano.



4.- La película de 1948, tuvo la siguiente producción:
> Fue realizada en los Estudios Gorky (la primera película en esos estudios realizada).
Guión y Dirección: Sergei Gerasimov
Cámara : Vladimir Rapoport
Música : Dmitri Shostakovich
Intérpretes:
Muchos de sus intérpretes se hicieron famosos a raíz de su aparición en la película, y continuaron sus interpretaciones en cines y teatros soviéticos. Muchos de ellos en ese año recibieron premios de 1ª clase por su actuación -algunos eran estudiantes de arte dramático-, y algunos otros se hicieron más tarde directores como por ejemplo Sergei Bondarchuk.


Los miembros de la organización clandestina "Joven Guardia"
  • Vladimir Ivanov - Oleg Koshevoi
  • Inna Makarova - Lyubov Shevtsova
  • Sergei Gurzo - Sergei Tyulenin
  • Nonna Mordjukova - Ulyana Gromova
  • Vyacheslav Tíjonov - Volodia Osmujin
  • Boris Bityukov - Ivan Zemnujov
  • Lyudmila Shagalova - Valeria Bortz
  • Gleb Romanov - Ivan Turkenich
  • Karaman Mgeladze - George Arutyuniantz
  • George Yumatov - Anatoly Popov
  • G. Gorin - Victor Petrov
  • Otros residentes Krasnodon y luchadores clandestinos:
  • Tamara Makarova - Helena, madre de Oleg Koshevoi
  • Victor Khokhryakov - Protsenko 
  • Sergei Bondarchuk - Andrei Valko
  • Elena Anufrieva - abuela Vera
  • Anatoly Chemodurov - Sergey Levashov
  • Tamara Nosova - Valentina Filatova
  • E.Grishko - Nina Ivantsova
  • Nicholas Fmgurovsky - A.
  • Olesya Ivanova - Esperanza, hermana Tyulenin
  • Clara Luchko - Marina
  • Alexander Kharitonov - Lyudmila Osmujina
  • Yevgeny Morgunov - Stajovich, traidor (en la versión 60 -. Pocheptsov)
  • Alexander Antonov - Ignat Fomin, el policía
  • Zinaida Vorkul - madre Osmujina
  • Victor Kulakov - Stetsenko
  • Margarita Zharov - Claudia Kovalev (sin acreditar M.Ivanova)
  • Nicholas hryaschiki - miembro del comité regional
  • Andrew Puntus - Tío Kolya
  • Muse Kreptogorskii - Lazarenko (Vyrikova)
  • Maria Yarotskaya - madre Tyulenin
  • Leo Fenin - Tyulenin padre Sergei
  • Alexandra Panova - madre Lyubov Shevtsova
  • Vladimir Ural - padre Uliana Gromova
  • Alexander Denisov - La madre de Uliana Gromova
  • Elena Maximova - madre Wali Bortz