27 de marzo de 2015

Sindicatos de Lugansk exigen el final del bloqueo económico

Por Centro de Información de Lugansk, Traducido por Nahia Sanzo/Slavyandgrad.



Sindicatos y representantes de 14 ciudades de la República Popular de Lugansk se manifestaron ayer en el centro de Lugansk para exigir el cumplimiento de uno de los puntos del acuerdo de Minsk firmado el 12 de enero de 2015 tanto por representantes de Ucrania como los líderes de las Repúblicas Populares.
El octavo punto del acuerdo exige “determinar las modalidades de la restauración completa de las relaciones socioeconómicas incluyendo beneficios sociales, como pensiones y otros pagos (pagos e ingresos, pago de facturas mensuales, renovación del sistema impositivo según el marco legal de Ucrania)”.
Preguntado al día siguiente de la firma del acuerdo en una conferencia de prensa, Yuriy Sergeyev, el embajador de Ucrania en Naciones Unidas, respondía que el pago de pensiones y salarios seguía siendo imposible, alegando la posibilidad de robos. El 10 de marzo, una delegación de diputadas del parlamento ucraniano insistía en la misma idea, aunque esta vez la respuesta era más concreta: el asunto se solucionará cuando Ucrania recupere el control sobre el territorio.
Desde entonces, Ucrania no solo no ha levantado el bloqueo económico que oficialmente introdujo en noviembre, aunque en la práctica el pago de pensiones y salarios ya había sido interrumpido en meses anteriores, sino que lo ha endurecido. El sistema bancario continúa bloqueado, al igual que el tránsito de carga, mientras que los pensionistas han de viajar a zonas controladas por el Gobierno para poder recibir sus pensiones. El tránsito de personas hacia esas zonas está prohibido salvo que se disponga de un permiso que ha de obtenerse previamente en zonas ucranianas, por lo que los pensionistas han de viajar a través de territorio ruso. Contrariamente a la letra y al espíritu del acuerdo de Minsk, la línea de demarcación del frente funciona ahora mismo como una frontera. Alegado la posibilidad de una ofensiva rebelde, las autoridades ucranianas admiten haber destruido uno de los dos últimos puentes que conectaban la RPL con la zona bajo control ucraniano, dificultando aún más el tránsito.
La agencia TASS informa de que la República Popular de Lugansk estima en 510 millones de dólares la cantidad impagada por el Gobierno ucraniano en salarios y pensiones.
Dice la pancarta en tono irónico: “Gracias, Kiev por el hambre y el paro”
Los manifestantes portaban pancartas con lemas como “¡No al genocidio de Lugansk, Poroshenko!”, “Contra la doble vara de medir”, “El amor conquistará al odio”, “Gracias, Kiev por el hambre y el paro”, “Contra el bloqueo económico y financiero”, “Exigimos la implementación de los acuerdos de Minsk” o “Sindicatos de la República Popular de Lugansk con el pueblo”.
Los sindicatos presentaron también una petición escrita dirigida al presidente ucraniano Petro Poroshenko y que dice:
Esta guerra cruel y sin sentido que libran contra el pueblo de Donbass ya se ha cobrado las vidas de más de 6.000 civiles inocentes.La guerra ha arruinado millones de vidas, incluidas las de los niños, y ha causado lesiones incapacitantes a cientos de personas. Miles de civiles de la región de Lugansk se han convertido en refugiados para poder salvar a sus hijos o a sus padres de esta guerra.  
Pese al horror de la guerra, los colectivos obreros no han abandonado sus puestos de trabajo y continúan ejerciendo sus funciones. Para ustedes somos subhumanos y biomasa. Fueron ustedes quienes dieron orden de matarnos y continúan llevando a cabo la política del “partido de la guerra” en un país que antes estaba unido.
¡Poroshenko! La responsabilidad de todo este sufrimiento, lágrimas y dolor del pueblo recae sobre usted. ¡Pare el genocidio de la gente común! Nuestras exigencias son legítimas y justas y están basadas en el derecho internacional.
El documento será entregado a los representantes de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, que por su parte deberán entregárselo a las autoridades ucranianas.

No hay comentarios: