4 de junio de 2020

República Socialista de Vietnam a punto de declarar bajo control la epidemia de Covid-19



Por Prensa Latina

Vietnam acerca por días la fecha en que declarará bajo control la epidemia de Covid-19 al eslabonar hoy 39 jornadas consecutivas sin reportar contagios autóctonos y disminuir progresivamente el número de casos bajo cuarentena.

Según la comisión nacional encargada de contener la enfermedad, de los 325 que han dado positivo al nuevo coronavirus ya están restablecidos 267.

Los 185 que cayeron enfermos desde el 16 de abril a la fecha son repatriados desde otras naciones donde la situación epidemiológica es complicada. El último, reportado ayer, es una vietnamita que regresó de Rusia el 13 de mayo, refiere Prensa Latina.

Obviamente esas operaciones entrañan riesgos, pero el gobierno toma todas las previsiones para impedir la propagación del mal. A su llegada, los repatriados son sometidos a examen médico y, den positivo o no, cumplen una cuarentena de dos semanas.

Según indicó la comisión, los 58 aún hospitalizados evolucionan positivamente, incluido un ciudadano británico que en determinado momento estuvo al borde de la muerte.

Entre ellos, además, 11 dieron negativo a las primeras o segundas pruebas de detección del SARS-CoV-2, por lo que la cifra de restablecidos debe aumentar en los próximos días.

Vietnam es uno de los pocos países que pese a reportar más de 250 aquejados por el síndrome respiratorio agudo severo no reporta pérdidas humanas.

Ante la ostensible mejora de la situación epidemiológica, el gobierno consideró que ya es posible centrarse en la reanimación de la economía dentro de una ‘nueva normalidad’ que implica la observancia de ciertas medidas preventivas.

Olga Skorojodova, la psicóloga sordociega que nos enseñó cómo imaginaba el mundo




Publicado en Diario Octubre.

 «Me imagino los rayos del sol cuando, pasada la tormenta, se vuelven cálidos; pero junto al sol flota en el aire un gran rectángulo oscuro –tomo este epíteto del vocabulario de los videntes–. Este rectángulo, fragmento de una especie de masa de materia compacta, se acerca lentamente al sol y acaba por ocultar la cálida radiación. En la calle percibo enseguida la transformación del aire, el descenso de temperatura que se produce en cuanto el sol se vela. Es precisamente este cambio de temperatura lo que me permite formarme una idea de lo que son las nubes.»

Olga Skorojodova nació el 24 de mayo de 1911 en el pueblo de Bielozerka (óblast de Jersón, actualmente Ucrania) en una humilde familia campesina. Su padre fue enviado en 1914 al frente. Nunca regresó. A partir de entonces, su madre fue el único sustento de la familia formada por los hermanos y hermanas del padre de Olga y el abuelo enfermo. Trabajaba como empleada doméstica de un sacerdote desde el amanecer, dejando a su hija al cuidado del abuelo.

Olga enfermó de meningitis en el verano de 1919. Su abuelo ya había fallecido y sus tíos habían cambiado de residencia, así que su madre quedó sola al cuidado de la niña. Estuvo enferma hasta el otoño. Las secuelas de la infección fueron atroces: había perdido la vista y estaba prácticamente sorda. La Guerra Civil impidió que recibiera tratamiento. Los médicos especialistas en ojos y oídos de Jersón solo pudieron aconsejar a la madre que no se desanimara.

En otoño de 1922, tras la muerte de su madre por tuberculosis, Olga vivió un corto período de tiempo con una de sus tías. Pronto la enviaron a una escuela para niñas y niños ciegos en Odesa. Allí permaneció hasta 1924. Con una limitada capacidad auditiva en su oído derecho y nadie que pudiera ocuparse de ella individualmente, Olga no asistía a las clases al no poder oír las explicaciones del maestro. En 1925 quedó completamente sorda. Pasaba sola los días en su habitación. Su sentido del equilibrio se había deteriorado, no podía caminar sola y nadie podía acompañarla a pasear.

Saliendo del aislamiento

Uno de sus maestros se puso en contacto con el profesor Ivan A. Sokolyansky, que estaba a punto de abrir una institución para niñas y niños sordociegos en Járkov. Olga ingresó en la clínica en 1925 y allí su vida cambió.

Ella y los otros cinco pacientes estaban bien atendidos en un entorno acogedor con un personal dedicado a su cuidado. Cuando se acostumbró a sus nuevas rutinas, comenzó su aprendizaje. Recuperó casi por completo el habla, aquella que había olvidado durante su forzado aislamiento en el colegio de Odesa.

Había ocho alumnos en la escuela Sokolyansky cuando estalló la Gran Guerra Patria de 1941-1945. Los nazis que ocuparon Járkov asesinaron a seis de los niños de la escuela. Olga fue una de las dos que sobrevivieron. La vida en la escuela no fue fácil en el periodo de ocupación: los nazis habían nombrado como responsable a un exdirector del Ejército Blanco, Utkin, que arrebató a Olga su máquina de escribir en Braille, la incomunicó y destruyó sus papeles. En 1943 las tropas soviéticas liberaron Járkov y Utkin fue arrestado.

Iván A. Sokolyansky y Olga Skorojova.

Como Olga había cursado la educación secundaria a través de un programa individual, pudo ingresar a una universidad pedagógica. En 1944 se mudó a Moscú, donde, consiguió un trabajo en el Instituto de Defectología (rama de la medicina que se ocupa de las personas que carecen de autonomía propia) liderado por Sokolyansky, con el que Olga trabajó hasta el fallecimiento de su tutor.

Con la ayuda de su maestro, comenzó a describir por escrito sus acontecimientos cotidianos, reescribiéndolos sin descanso hasta conseguir crónicas precisas. Sin ediciones por parte de sus instructores, Olga realizó un minucioso trabajo en el que detallaba su experiencia como persona sordociega. Sus escritos se transformaron en un material original y singular que condujo a una guía metodológica en los campos de la psiquiatría, psicología y pedagogía. En 1961 Olga defendió su tesis de grado en psicología, pasando a ocupar un puesto de investigadora en el laboratorio dirigido por Sokolyansky.
"Una cosa es tocar, percibir, ‘mirar’ un objeto con las manos. Eso no es muy difícil. Es mucho más complicado describir el objeto en palabras exactamente como lo percibo, es decir, dar una imagen completa del objeto. Cuando los sordos, mudos y ciegos describen sensaciones, percepciones y conceptos en el lenguaje de las personas videntes, siempre debe tenerse en cuenta que sus impresiones se obtienen a través de diferentes órganos sensoriales, aunque se describen en las palabras de las personas que ven y oyen. Cuando una persona vidente ve una vaca a la distancia, dice: “Estoy mirando a la vaca, tiene manchas y grandes ojos hermosos”. La descripción de esa misma vaca por parte de una persona ciega se expresará con las mismas palabras que utilizan las personas videntes, pero si describiera sus sensaciones y percepciones inmediatas, diría lo siguiente: “He mirado a la vaca con mis manos. Tiene un pelaje liso y suave, sentí sus piernas y su cabeza, y encontré los cuernos. Lo sentí muy duros al tacto".
Olga Skorojodova, ‘Cómo percibo, imagino y entiendo el mundo que me rodea’.

Cómo percibo el mundo que me rodea

En 1947 publicó su obra Cómo percibo el mundo que me rodea, que despertó un enorme interés y recibió el premio Konstantin D. Ushynsky. En 1954, complementó este texto con una segunda parte, Cómo percibo e imagino el mundo que me rodea, que de nuevo fue galardonado con el premio Ushynsky y fue traducido a varios idiomas.

En 1972 se publicó una tercera parte titulada Cómo percibo, imagino y entiendo el mundo que me rodea con la que recibió el Premio de la Academia de Ciencias Pedagógicas de la Unión Soviética.

«Debo decir que debo todo mi conocimiento y discurso literario a la lectura, sobre todo, a la lectura de ficción. La lectura es la salvación de los ciegos o los sordomudos, y especialmente de los últimos. Mis instructores te dirán cómo enseñar a una persona sorda, muda y ciega a leer y escribir. Solo quiero decirte que pienso en la lectura como el único medio de salvación para una persona con discapacidad múltiple como yo.».
Olga Skorojodova, ‘Cómo percibo, imagino y entiendo el mundo que me rodea’.
Olga Skorojodova investigó durante toda su vida sobre el desarrollo, el aprendizaje y la educación de niños sordos y ciegos. Su trabajo ayudó a entender mejor el desarrollo mental de estas personas y mereció la Orden de la Bandera Roja del Trabajo. Falleció el 7 de mayo de 1982.
«Coloqué mis manos encima de la tapa del piano y sentí esas vibraciones que los que oyen llaman sonidos…».
Olga Skorojodova, ‘Cómo percibo el mundo que me rodea’.

Enlace original:
 
Este artículo es una versión revisada de Olga Skorokhodova: «Cómo percibo, imagino y entiendo el mundo que me rodea» que se publicó en el blog Mujeres con ciencia de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU el 29 de mayo de 2020.

https://theconversation.com/olga-skorojodova-la-psicologa-sordociega-que-nos-enseno-como-imaginaba-el-mundo-139694

3 de junio de 2020

El legado de Maurice Bishop

Por Diario Octubre

El líder de la Revolución granadina construyó nuevas estructuras democráticas y populares en función del desarrollo económico y social de la nación.

La invasión a Granada perpetrada en 1983 por el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) truncó la vida del abogado, político y luchador Maurice Bishop, quien lideró un movimiento político revolucionario impulsor de importantes transformaciones sociales en la isla que este viernes, a 76 años de su natalicio

¡Recuerda su legado!

Maurice Bishop nació el 29 de mayo 1944 en Aruba, pero a los seis años de edad sus padres, de origen granadino, decidieron retornar al país. Desde muy joven Bishop decidió que estudiaría Derecho, carrera que cursó en la Universidad de Londres hasta graduarse en 1970.

En 1972 fundó el partido Movimiento para las Asambleas del Pueblo (MAP), al cual se sumaron numerosas fuerzas políticas con las que se logró concretar, el 11 de marzo de 1973, el Movimiento Nueva Joya (MNJ).

La nueva formación política de izquierda se convertiría en la principal oposición al régimen autoritario del dictador Eric Gairy, quien fuera destituido en marzo de 1979 por la oposición que encabezaba el MNJ, acción que Bishop no respaldó.

El 13 de marzo de 1979 fue proclamado el Gobierno Popular Revolucionario (PRG) y Bishop fue designado como primer ministro. De inmediato, estableció relaciones con Cuba y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), y desarrolló una serie de transformaciones sociales de carácter socialista.

Fruto de la cooperación con Cuba se comienza a construir un aeropuerto internacional en Granada, hecho que sirvió de pretexto a EE.UU. para invadir la isla alegando que dicha instalación serviría como enclave militar a la URSS.

La operación militar cobró la vida de 70 granadinos, 25 constructores cubanos e hirió a otros 358 nativos y a 59 cubanos. El 25 de octubre de 1983, Bishop fue depuesto mediante un golpe de Estado auspiciado por los EE.UU. y seis días después fue asesinado junto a otros miembros de su Gobierno.

La política exterior de Granada

El Gobierno de Bishop se orientó, en el plano internacional, por dos derroteros fundamentales: la ideología y la asistencia para el desarrollo, con el objetivo de otorgarle una renovada visibilidad a al país caribeño dentro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros organismos internacionales.

En este sentido, el PRG desarrolló un programa de vinculación activa con movimientos revolucionarios y liberadores de América Latina, África y Asia, se integró al Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) y estrechó relaciones de cooperación con Cuba y la URSS.

Alfabetización, educación pública y gratuita

El panorama educacional de la isla antes de 1979 planteaba un escenario de privatización y un 90 por ciento de analfabetismo.

Maurice Bishop estableció el Centro de Educación Popular con el objetivo de promover una conciencia nacional que interconecte la acción individual y el interés colectivo expresado por el estado.

La gratuidad y amplio acceso a la formación educativa fue una de las primeras prioridades del Gobierno, con organización y acción de masas. En julio de 1981, con la colaboración pedagógica cubana, se habían alfabetizado 2.500 personas y se continuaban los esfuerzos por erradicar el analfabetismo y dar una amplia educación popular.

El 98 por ciento de la población supo leer y escribir. Se triplicó el número de escuelas secundarias y se incrementó el envío de estudiantes becados al extranjero.

Sindicalización de los trabajadores

Mediante una ley popular Bishop consagró el derecho de todos los trabajadores a fundar sindicatos con toda libertad. La Revolución revocó la legislación antiobrera y otorgó a las organizaciones de masas la capacidad de movilización y convocatoria plena.

De esta forma, los trabajadores, por primera vez, pudieron participar junto al Gobierno en la elaboración del presupuesto de la nación y comenzaron a recibir un tercio de las utilidades empresariales.

Organización popular

El PRG invalidó el modelo parlamentario de democracia de Westminster para transformarlo en un modelo de participación popular con los consejos de aldea y zonales que involucraran reuniones públicas y funcionarios estatales que explicaran las condiciones de las comunidades.

Los proyectos de leyes se comienzan a presentar ante el pueblo antes de ser sancionados, al tiempo que se derogan todas las normativas represivas y dictatoriales impuestas por Gairy.

Alrededor del 80 por ciento de la población se organizó de forma tal que existiera un liderazgo local ocupándose de los problemas sociales, propiciando una base suficientemente amplia dentro de la línea de apertura de oportunidad para las masas.

Desarrollo agroindustrial

Tras 450 años de colonialismo y neocolonialismo, el PRG inauguró la primera planta agroindustrial. La pesca fue la base esencial de la industria por lo que se desarrolló la flota pesquera nacional para aportar alimentación al pueblo.

Al mismo tiempo, en la Escuela de Entrenamiento Pesquero se capacitó a las personas y se abrió una carrera profesional sin privilegios.

Por otro lado, se creó la Comisión de Reforma Agraria con base en el principio de que la tierra pertenece a quien la trabaja, en aras de eliminar cualquier vestigio de latifundio. Por lo que los campesinos se organizaron en cooperativas y aumentaron la producción nacional.

Infraestructura civil

En Punta Salinas, al este de Granada, se desarrolló el ambicioso proyecto del nuevo aeropuerto civil, nacional e internacional. En esta importante obra para el comercio de la isla participaron 350 granadinos y 250 cubanos.

Con esta obra de 1.500 metros y capacidad para operaciones de aeronaves pequeñas y grandes, se mostraría el potencial turístico del territorio nacional ante el mundo.

Por otro lado, en 1982 se nacionalizó el único sistema telefónico de Granada y se ejecutan acuerdos de con la República Democrática Alemana para mejorar el servicio telefónico.

Sistema de salud apoyado por Cuba

Mediante el apoyo de la colaboración médica cubana, Granada desarrolló un sistema de atención primaria de salud para todo el pueblo y al mismo tiempo envió estudiantes a estudiar la carrera de Medicina en la mayor de la Antillas.

Reducción del desempleo

El desempleo en Granada se ubicaba en el 49 por ciento antes de 1979. En apenas dos años y medio de Gobierno revolucionario se generaron más de 2.000 empleos y se redujeron los índices de desocupación al 12 por ciento.

Una sociedad más humanitaria e igualitaria

El Gobierno de Bishop aplicó el principio del pago igualitario a igual trabajo, se luchó por la igualdad y la no explotación sexual de la mujer, así como porque en las zonas rurales del país se tuviera acceso a una vivienda digna.

Enlace original:
https://diario-octubre.com/2020/05/29/conozca-el-legado-de-maurice-bishop-a-76-anos-de-su-natalicio/

2 de junio de 2020

Historia de Northstar Compass

La asociación de Amistad Hispano Soviética, nos enorgullece haber compartido la misma lucha del desaparecido camarada Michael Lucas. Defendiendo desde la barricada de Northstar Compass el socialismo y el comunismo de la URSS, y denunciando los intentos del imperialismo por denigrar a los pueblos del mundo, que desean liberarse del imperialismo. 
 
Hasta nuestros días, Michael ha sido uno de los protagonistas esenciales de esta visibilización, en un entorno hostil, de los logros conseguidos en la Unión Soviética.  Subimos el enlace de los camaradas del Partido Comunista de Gran Bretaña Marxista Leninista sobre el fallecimiento de Michael Lucas, y la reseña de lo conseguido por Northstar Compass.
Northstar Compass (NSC) continúa las tradiciones del "Comité Manos Fuera de Rusia", establecido internacionalmente en 1918 para ayudar a proteger a la joven República Soviética de la intervención extranjera.

Hoy, después de que la Unión Soviética se disolvió en contra de los deseos de la mayoría de las personas, el pueblo soviético nuevamente está buscando ayuda de sus partidarios en el extranjero para reconstruir el otrora gran Estado soviético

Este año, Northstar Compass celebrará su decimoctavo año de publicación. En este tiempo ha jugado un papel único, especialmente en los medios de comunicación en inglés y francés. En un momento en que gran parte de la izquierda estaba abatida por la caída temporal de la Unión Soviética y otros en la "izquierda" tomaron esto como una excusa para girar abiertamente hacia la socialdemocracia (y, por supuesto, mientras la burguesía y su prensa estaban celebrando este acontecimiento), NSC claramente culpó al imperialismo y al revisionismo, especialmente al revisionismo de Gorbachov.
 

Northstar Compass desempeñó un papel histórico por varias razones:

  1. Defendió la historia de la Unión Soviética, la construcción del primer Estado de la clase obrera, la dictadura del proletariado. Defendió la historia de la industrialización socialista y la colectivización de la agricultura, el papel principal de la Unión Soviética en la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial, todo bajo el liderazgo correcto de José Stalin y el Partido Bolchevique que encabezó.
  2. NSC rastreó las raíces del revisionismo hasta el ataque de Jruschov contra Stalin y el comienzo del desmantelamiento del socialismo en ese momento, hasta la completa liquidación del socialismo y la Unión Soviética por parte de Gorbachov, y el contragolpe de Yeltsin de 1991 y su ataque contra el Supremo soviético de ese año.
  3. NSC mostró las condiciones devastadoras a las que los trabajadores de la Unión Soviética se vieron sometidos con la restauración abierta del capitalismo: cierre de fábricas, pérdida de empleos, hambre, falta de vivienda, desmantelamiento del sistema de salud, emigración masiva de personas que buscan trabajo, la redución de la esperanza de vida media, la disminución absoluta de la población, etc.
  4. NSC señaló que, sin la Unión Soviética, EE. UU., como única superpotencia, no se habría visto obstaculizada por ninguna otra potencia estatal en su búsqueda del dominio mundial.
    Esto fue en un momento en que la prensa capitalista mentirosa se jactaba de los beneficios de la "libertad" y la "democracia" que el capitalismo había traído.
  5. Quizás lo más importante es que NSC trajo noticias de los partidos comunistas y obreros resurgentes, no solo en Rusia sino en toda la ex Unión Soviética, que luchan por restaurar el socialismo y la Unión Soviética.

Este papel histórico de Northstar Compass se ha llevado a cabo de manera constante durante 18 años, publicando una edición mensual de aproximadamente 1.200 copias que se distribuyen en todo el mundo, incluidas 350 copias en Canadá y 100 en los EE. UU., y el resto en otros lugares, incluida la antigua Unión Soviética. Este trabajo no se podría haber realizado sin el trabajo incansable de Michael Lucas con la ayuda de Helen Lucas. Desde noviembre de 2001, Northstar Compass también apareció en una edición en francés, ahora publicada cada dos meses por el Dr. Adelard Paquin. Y a partir de 2005, la Sociedad Soviética para la Amistad con Países Extranjeros lanzó una edición rusa.

Lea nuestra sección PÁGINAS DE HISTORIA para obtener más información sobre NSC y el Consejo para la Amistad y la Solidaridad con el pueblo soviético.

Visite nuestras PÁGINAS DE LEGADO para aprender sobre nuestros camaradas y activistas internacionales de movimientos progresistas que fallecieron.

Página de Northstar Compass:



Los comunistas de todo el mundo lloran la muerte del camarada Michael Lucas en Toronto

 



Conocido por amigos de la Unión Soviética como editor de Northstar Compass, Michael era un internacionalista desinteresado y dedicado.

El Partido Comunista de Gran Bretaña (marxista-leninista) se entristeció profundamente al enterarse de la muerte del camarada Michael Lucas en Canadá. Nuestro partido tenía en alta estima al camarada Michael y le enviamos nuestras sinceras condolencias a su familia.

Nuestros lazos fraternos con Michael Lucas se remontan a muchos años, a través de su trabajo en el movimiento anti-revisionista y pro-soviético mundial. En los últimos años, uno de los miembros de nuestro grupo pudo trabajar en estrecha colaboración con Michael durante un período prolongado de trabajo en Toronto.

Reproducimos sus palabras a continuación y nos asociamos plenamente con su brillante homenaje a un verdadero internacionalista proletario.

Comité Central, CPGB-ML

*****
Homenaje al camarada Michael

Con gran tristeza me enteré del reciente fallecimiento del camarada Michael Lucas. Mis pensamientos y condolencias están con su familia, con quien siempre estuvo muy cerca.

Tuve el placer de trabajar con él durante algunos años en Toronto. Cuando lo conocí, Michael había alcanzado la gran edad de 90 años, pero seguía siendo un hombre extremadamente trabajador y motivado, dedicado a defender la gloriosa memoria de la Unión Soviética y su pueblo, y a promover la amistad y la solidaridad entre el pueblo canadiense y los de la antigua URSS.

Como verdadero internacionalista, Michael se interesó y mantuvo contacto con pueblos y partidos progresistas en todo el mundo.

Michael fue un miembro destacado del Consejo Internacional para la Amistad y la Solidaridad con el pueblo soviético y fue editor de su periódico, Northstar Compass, durante los 25 años que se publicó.

Fue una fuente de gran inspiración ver su trabajo desinteresado en la preparación y edición de la revista, una tarea que emprendió casi sin ayuda. Recuerdo que a menudo dormía en la oficina para que se imprimiera a tiempo.

También estuvo a cargo, junto con su esposa Helen, del maravilloso edificio Friendship House (Casa de la Amistad) en Toronto. Allí se celebraron muchos congresos del Consejo Internacional, además de reuniones periódicas de la junta editorial del NSC y eventos sociales que celebraron fechas clave como el Día Internacional de la Mujer, el Día de la Victoria y la Gran Revolución Socialista de Octubre, que siempre fueron muy concurridas y agradables.

Como siempre, Michael desempeñó el papel principal en la organización de estos eventos y en asegurar su éxito. La Casa de la Amistad también albergaba una extensa biblioteca de literatura marxista-leninista, junto con fotografías de la antigua URSS, un recurso magnífico para los comunistas locales.

Michael era un artista entusiasta y talentoso, y muchas de sus obras decoraron las paredes de la Friendship House. Un hombre muy generoso, solía regalar pinturas, enmarcadas profesionalmente, como obsequios a camaradas, amigos y visitantes.

Michael llevó una vida muy gratificante, dedicada a la causa de la clase obrera y el pueblo de la Unión Soviética. Su legado y contribución a la causa del socialismo vivirá en los años venideros.

¡Saludo rojo al camarada Michael!

Enlace original:

26 de mayo de 2020

La evolución política y la lucha ideológica en la URSS de 1936 a 1953 (y 2)

Una sociedad nueva

El “Congreso de los victoriosos” y la situación general.
La nueva Constitución de 1936.
  • Los antecedentes.
  • Las razones.
  • La creación colectiva.
  • Los contenidos.

SE AGUDIZA LA LUCHA DE CLASES
El trabajo clandestino de toda la oposición unificada.
Los intentos de golpe de Estado y los juicios de Moscú.
Las llamadas grandes purgas. La relación entre las causas internas y las externas.

UN PAÍS EN GUERRA
En guerra desde 1939 hasta 1945.
Mando único y propaganda patriótica.
La reconstrucción.

LOS ÚLTIMOS AÑOS DE DIRECCIÓN DE LA LÍNEA PROLETARIA
Intentos de fortalecer el Partido, los soviets y la vía socialista.
El primer intento de convocatoria del XIX Congreso del Partido.
La muerte de Zhdanov.
El XIX Congreso.
La lucha en el frente ideológico en la segunda mitad de los años 40.
La muerte de Stalin y la lucha por el poder.

UN PAÍS EN GUERRA

En el año 1939 los acontecimientos se aceleran, las contradicciones internacionales llegan a puntos culminantes. La URSS se ve obligada a replantear en este año el Tercer Plan Quinquenal y orientarlo de manera prioritaria al esfuerzo bélico. Se tenía la máxima conciencia de que la agresión imperialista por parte del nazismo alemán estaba muy cerca.

En guerra desde 1939 hasta 1945.

Además de las victorias internas en la línea política y económica de desarrollo del socialismo y de todos los debates dentro del Partido y de la sociedad soviética, para valorar lo que significó este período histórico, no debemos dejar de lado que a partir de 1939 la Unión Soviética estuvo casi en guerra permanente hasta el triunfo contra el fascismo en 1945. Para sostener el esfuerzo bélico, tuvieron que ponerse en marcha medidas especiales tanto económicas, como políticas.

A parte de la amplia ayuda militar a la República Española, la URSS tuvo que sufrir sucesivos acontecimientos militares:
  • La guerra no declarada contra Japón, de mayo a septiembre de 1939, que culminó con el triunfo soviético en Jaljin Gol.
  • La guerra contra Finlandia (Guerra de Invierno), de noviembre de 1939 a marzo de 1940, que reforzó en cierta medida la defensa de Leningrado esperando la invasión alemana.
  • Y, a partir del 22 de junio de 1941, la guerra contra el fascismo alemán y sus aliados y la guerra contra Japón.
Estos hechos son muy importantes para hacer un desarrollo no sólo de los acontecimientos aislados, sino también de sus consecuencias. Por ejemplo:
  • Se corta de raíz el inmenso desarrollo de las fuerzas productivas.
  • El Tercer Plan Quinquenal tiene que modificar sus objetivos para orientarlo al esfuerzo bélico, para el desarrollo de la industria de guerra y de armamento.
  • También se tienen que tomar medidas en el terreno de la organización del Estado y de toda la superestructura para adecuarlo a la guerra y la defensa de la URSS, limitando en buena lógica los aspectos democráticos y fortaleciendo los centralistas.
Mando único y propaganda patriótica.

Estamos acostumbrados a escuchar las críticas continuas a la URSS por parte de la propaganda burguesa en colaboración con los trotskistas y otros revisionistas. Estas críticas incluyen el papel de Stalin y de la dirección del Partido en la II Guerra Mundial. De manera general se ocultan los documentos, los testimonios directos y la labor de historiadores que han trabajado con los archivos soviéticos. Todos ellos coinciden en afirmar que la dirección encabezada por Stalin tomó unas decisiones, en la inmensa mayoría de los casos, acertadas que tuvieron como consecuencia la victoria contra el fascismo.
Toda crítica toma un pequeño punto de verdad aislada del conjunto para construir un relato completo adornado con falsedades. Los trotskistas son expertos en estas manipulaciones cuando hablan de la Unión Soviética.
Un punto de verdad es, por ejemplo, la muerte en la guerra de más de 20 millones de soviéticos causada por la agresión nazi. De este hecho, culpan a Stalin y al régimen soviético, construyendo el relato que afirma que Stalin llevaba criminalmente a los soldados al matadero sin escrúpulo alguno, incluso algunos llegan a afirmar que lo más “humano” ante estas matanzas era no resistir la agresión nazi. En lugar de ver la causa en los crímenes de la agresión militar nazi contra la Unión Soviética, culpabilizan a los mismos soviéticos por haber resistido.
¿Es posible que los trotskistas y otros revisionistas, con el apoyo del aparato de propaganda de los países imperialistas, prefiriesen el triunfo del fascismo y la destrucción total de la URSS? Si nos ceñimos a las verdades descubiertas en los Juicios de Moscú sobre las conspiraciones y los acuerdos de los oposicionistas con la Alemania nazi para derribar a la dirección bolchevique de la URSS, no nos resulta tan extraño el relato mentiroso que construyen. Y tampoco nos resultará tan extraño si nos ceñimos a las afirmaciones del mismo Trotsky cuando juraba que apoyaría totalmente a la URSS en la guerra contra los nazis, pero sólo con la condición de que hubiese una “revolución” contra Stalin.
Una de las acusaciones que realizó Jruschov contra Stalin en el “Informe Secreto” se basaba en la idea de que Stalin estableció un régimen unipersonal y autoritario, poniendo como prueba que durante la II Guerra Mundial no hubo Congresos ni reuniones del Comité Central, ni siquiera del Buró Político. Jruschov no fue el primero que lo dijo, ya antes que él los trotskistas propagaban este relato. Como siempre, algo de verdad contiene: no hubo apenas reuniones de los órganos superiores del Partido durante la Guerra Mundial. Pero este hecho no tiene nada que ver con la dictadura o la falta de democracia, en general, dentro del Partido y del poder soviético. Más bien está relacionada con las necesidades objetivas del momento, una realidad de guerra contra una potencia extranjera en cuyo escenario se impone la concentración de fuerzas e ideas para unir al pueblo en un solo objetivo, o, dicho de otra manera, la centralización y el mando único a todos los niveles. Para ello se crearon el Comité de Defensa del Estado, en el que se delegaba todo el poder del Estado, y el Cuartel General de la Stavka (Estado Mayor), que tenía todo el poder de decisión sobre la guerra.
Es posible que la consolidación del mando único político, a todos los niveles del Estado y del Partido, durante el período prolongado que supuso la Gran Guerra Patria tuviese consecuencias posteriores en los intentos de modificación de las rutinas de actuación para volver al equilibrio entre democracia y centralismo, pero estas posibles consecuencias no justifican de ninguna manera denostar las decisiones tomadas de carácter centralista durante la guerra que se demostraron plenamente correctas y posibilitaron la victoria de la Unión Soviética en la misma. Sobre todo si la pretensión de los “críticos” es evidenciar lo antidemocrático que es el socialismo, por parte de los burgueses, o la poca democracia socialista que existía en la URSS, por parte de trotskistas y otros oportunistas. Precisamente estas decisiones demuestran lo democrático que es el socialismo cuando se rige por el centralismo-democrático, con el cual se actúa con la flexibilidad suficiente para tomar decisiones según las realidades y en cualquier circunstancia, sin perder en absoluto la esencia socialista y la dictadura proletaria.
Durante la guerra se crearon oficinas de propaganda, las cuales se basaban en propagar la defensa de la patria. Este hecho también provoca el estallido crítico de ciertas tendencias antisoviéticas al afirmar que Stalin impuso un ideario ideológico-político nacionalista pan-ruso, en lugar de socialista, obligando a las otras naciones de la URSS a estar bajo el yugo de Rusia. De nuevo, el retazo de verdad que simplemente se convierte en acontecimiento, tomado de forma aislada de los problemas del momento y las formas de solventarlos.
Es indudable que los medios de propaganda soviéticos utilizaron como consigna la defensa de la patria, recurrieron a la historia y la iconografía rusas y de otras repúblicas, para agitar sobre la necesidad del esfuerzo bélico y para unificar al pueblo. Tampoco cabe duda que esta propaganda ayudó en la victoria sobre los ejércitos nazis. Llamar “nacionalismo”, como ideología política, al llamamiento a la defensa de la patria frente a la agresión de la Alemania nazi-imperialista, es cuanto menos una necedad. Sin entrar en más problemáticas teóricas sobre los conceptos de nación y de patria, resulta suficiente con decir que, si pensamos desde el punto de vista de la lucha de clases, no es comparable llamar a la defensa de una patria capitalista, donde está en el poder la minoría privilegiada y se beneficia del resto del pueblo como carne de cañón, con la llamada a la defensa de la patria socialista, donde está en el poder el pueblo trabajador. El primer caso podríamos llamarlo una defensa de la patria nacionalista (incluso aunque pueda ser una llamada progresista) y en el segundo caso significa defender los intereses de la mayoría en el poder: defensa de la patria socialista.

Más de mitad de rusos ven positivamente a Stalin | Europa al día ...





Veamos cómo se expresaba Stalin en su discurso del 3 de Julio de 1941, llamando a la resistencia. En el mismo expresaba objetivos políticos de liberación popular:
Esta guerra con la Alemania fascista no puede ser considerada como una guerra ordinaria. No sólo es una guerra entre dos ejércitos, es también una gran guerra del pueblo soviético contra las fuerzas del fascismo alemán. El objetivo de esta guerra nacional de nuestro país contra los opresores fascistas, no es sólo la eliminación del peligro que pende sobre nuestro país, sino también ayudar a todos los pueblos europeos que sufren bajo el yugo del fascismo alemán[1].
En el discurso sobre las elecciones a los soviets de Stalin en el Teatro Bolshoi de Moscú, del 9 de Febrero de 1946 (meses después de acabada la guerra), disertando sobre la guerra imperialista y de la Gran Guerra Patriótica, hablaba de la patria como el “sistema social soviético” (socialista) y de la multinacionalidad de la URSS.
[…] nuestra victoria significa que nuestro Sistema Estatal Soviético fue victorioso, que nuestro estado soviético multinacional pasó todas las pruebas y probó su viabilidad. Como sabemos, prominentes periodistas extranjeros han expresado más de una vez al respecto de que el Estado Multinacional soviético es “una estructura artificial y de corta vida”, que en el caso de la emergencia de cualquier complicación, el colapso de la Unión Soviética sería inevitable, que la Unión Soviética compartiría el destino de Austria-Hungría[2].
Pretender aún seguir defendiendo la crítica que descalifica al Partido Comunista encabezado por Stalin que asevera que tenían un proyecto opresor nacionalista gran-ruso sólo puede tener dos significados: o que no se entiende nada de marxismo o que se quiere engañar al pueblo a base de falsedades.
¿Qué las prácticas propagandísticas pudieron tener consecuencias posteriores? Tal vez sea posible que después de la guerra se despertasen algunos sentimientos nacionalistas que no se pudieron prever y que pudieron ayudar en ciertos casos al desarrollo de tendencias revisionistas. Pero de ninguna manera puede desacreditarse la labor positiva de la propaganda de guerra soviética que llevó a la victoria y a la toma del poder de las clases populares en media Europa.
La reconstrucción.

Con una organización del Estado eficiente, una estructura militar eficiente, una propaganda eficiente y un pueblo soviético entregado en la tarea de destruir a los enemigos nazi-imperialistas, las tropas soviéticas llegaron a Berlín y provocaron la capitulación de la Alemania nazi y derrotaron al Japón reaccionario en Manchuria, siendo determinantes en su capitulación.
Es necesario señalar que la organización eficiente y la conciencia socialista de unos trabajadores con entusiasmo, ayudaron a batir récords en la reconstrucción del país. En 1946 comenzó el 4º Plan Quinquenal con el que se consiguió la reconstrucción de toda la Unión Soviética, a pesar de la masiva destrucción provocada por la guerra en las zonas ocupadas. En 1947 se eliminó el racionamiento de la población; y en 1952 (ya empezado el 5º Plan) se había conseguido superar la producción agrícola de 1940 y se duplicó la producción industrial.
Un gran éxito de todo el pueblo soviético, también de sus dirigentes. Un hito histórico que solamente se pudo lograr con la organización socialista de la sociedad y con la dirección del Partido Comunista.

LOS ÚLTIMOS AÑOS DE DIRECCIÓN DE LA LÍNEA PROLETARIA
Antes de finalizar la guerra, una parte de los dirigentes del Partido eran conscientes de los problemas que tendría la reconstrucción, al igual que de la necesidad de continuar desarrollando la vía socialista después de la victoria. Fueron momentos en los que había que planearse en dar saltos adelante. Por esta razón, este período caracterizó  por debates de gran importancia en los planos políticos y económicos en los que intervinieron todos los dirigentes del Estado y del Partido, y que fueron delineando diversas líneas políticas como expresión de las discrepancias ideológicas, que concluyeron después de la muerte de Stalin con el triunfo de una línea revisionista encabezada por Jruschov.

Intentos de fortalecer el Partido, los soviets y la vía socialista.

Tras la guerra, la dirección comunista intentó resolver los problemas que se estaban encontrando en la reconstrucción. Si querían realizar una reconstrucción acelerada y, a la vez, no perder el papel dirigente en la sociedad, creyeron necesario tomar directamente medidas dentro del Partido.
Para conseguir estos objetivos, Stalin y sus apoyos más directos dentro de la dirección propusieron que el Partido a través de sus líderes regionales y locales no dirigiesen a la vez las instituciones de los soviets.
Con esta medida pretendían:
  1. Reforzar los lazos entre los trabajadores y el Estado soviético, colocando en el centro, como piedra principal, la Constitución de 1936.
  2. Evitar la degeneración del Partido, en el cual habitaban muchos dirigentes parásitos y carreristas corruptos.
  3. Que a los cargos del Estado y a la reconstrucción económica se dedicasen los técnicos cualificados.
En este momento la lucha contra la burocracia y los burócratas se volvió fundamental. Se confiaba para ello en que los técnicos realizasen la labor del Estado y que el Partido se librase de la burocracia cogiendo de nuevo el camino de sus labores propias de propaganda y elección de los cuadros. Entonces aún no se veía la relación entre capas sociales y burocracia.

El primer intento de convocatoria del XIX Congreso del Partido.

En febrero de 1947 se celebra el Pleno del Comité Central. Este Pleno muestra que algo estaba pasando dentro de la dirección del Partido. Parece ser que en esta reunión se confrontaron varias líneas políticas. En principio se presenta un informe principal que las evidencias demuestran que fue rechazado por la mayoría del Comité Central.

Andrei Zhdanov: Principles underlying Soviet literature and art pt ...




En este Pleno, Andréi Zhdánov hizo el informe principal. Aunque no se han encontrado las actas del Pleno, se conoce el informe por los propios archivos de Zhdánov[3]. En este documento presentó ante el Pleno la propuesta de convocatoria del XIX Congreso para finales de 1947 ó principios de 1948. El punto principal del Congreso sería el nuevo programa del Partido con los siguientes puntos principales:
  1. Incorporar a los trabajadores en los asuntos cotidianos del Estado con un rápido desarrollo del nivel cultural.
  2. Proceder a la unificación del trabajo productivo con la participación en los asuntos del Estado, preparando la transición hacia la total dirección del Estado por parte de toda la clase trabajadora.
  3. Fomentar el control directo por el pueblo de la actividad legislativa con medidas como las siguientes:
    • Voto universal y toma de decisiones sobre los asuntos más importantes gubernamentales en la esfera social, económica, de condiciones de vida y desarrollo cultural.
    • Ampliar el desarrollo de iniciativas legislativas desde abajo, al igual que el derecho del pueblo a presentar directamente propuestas al Soviet Supremo sobre cuestiones nacionales e internacionales.
  4. Selección de todos los miembros responsables del aparato mediante elección.
  5. Desarrollo de la democracia socialista como base de la construcción de una sociedad socialista sin clases que convertirá la dictadura proletaria en dictadura del pueblo soviético.
  6. Plan de convocatorias de conferencias anuales del Partido, con una renovación obligatoria de al menos la sexta parte del Comité Central cada año.
Como se puede comprobar este Plan para el programa del Partido estaba orientado a desarrollar la democracia socialista, a luchar contra la burocracia del Estado, del Partido y de los tecnócratas. Además reconoce la existencia aún de la lucha de clases en el socialismo al recuperar el término de dictadura del proletariado. Sin duda, de llevarse a cabo, significaría un salto adelante para el desarrollo socialista, proclamando que el Estado socialista sea dirigido por los trabajadores y no para los trabajadores (en la línea de las viejas reclamaciones de Lenin).
Había una preocupación clara de que los secretarios regionales y los técnicos del Estado hubiesen alcanzado un exceso de autonomía durante la guerra. En realidad era una lucha entre las dos tendencias principales que en ese momento parece ser que existían dentro de la dirección del Partido que proponían dos líneas políticas. Una de ellas, representada por Zhdánov, ponía en primer plano la ideología comunista, señalando que la ciencia y la técnica no eran neutrales y que era fundamental la educación política del partido y de las masas para que dirijan ellas mismas la sociedad. La otra, representada por Malenkov, era más pragmática y hacía hincapié en los valores universales de la ciencia y la tecnología, en la promoción de técnicos e intelectuales y en la necesidad de los incentivos salariales[4].
Probablemente el plan de programa presentado al Comité Central y la convocatoria del XIX Congreso fueron rechazados por el Pleno, lo que demuestra la lucha de líneas existente en el Partido en este período.

La muerte de Zhdánov.

En agosto de 1948 se produce la muerte de Zhdánov que era el segundo secretario del Partido, encargado de la Secretaría de Agitación y Propaganda. La muerte de Zhdánov provoca nuevas luchas en el Partido y comienza el ataque  contra el llamado “grupo de Leningrado”, jóvenes líderes que habían cumplido un papel fundamental durante la guerra en la defensa de Leningrado bajo la dirección de Zhdanov, que habían sido promocionados con el apoyo de Stalin.

Así surge el “Asunto de Leningrado” en el que son detenidos y ejecutados Voznesensky (miembro del Politburó y Presidente del Gosplan), Kuznetsov (del Comité Central), Rodionov (Presidente del Consejo de Ministros de la Federación Rusa), Popkov (Primer Secretario del Partido de la ciudad de Leningrado) y otros destacados dirigentes. La acusación principal es la de malversación de fondos del Estado, entre otras actividades antisoviéticas. En occidente se suele decir que fueron ejecutados porque tenían tendencias democráticas capitalistas y Jruschov en su “Informe Secreto” acusa directamente a Stalin de la fabricación y ejecución de este affaire. Nada más lejos de la realidad.

Aunque no es descartable que parte de las acusaciones fueran ciertas. En una reunión de junio de 1957, el mismo Jruschov acusa directamente a Malenkov y Beria de instigar los arrestos de los de Leningrado y manifiesta que Stalin estaba en contra. Dice directamente: “Stalin estaba contra los arrestos de Voznesenski y Kuznetsov[5]. Y en 1953 Beria menciona a Riumin, un personaje ligado a Jruschov, como falsificador de los materiales de investigación del “Asunto de Leningrado”[6].

El XIX Congreso.

El XIX Congreso del Partido es convocado para 1952. Su retraso no tiene más explicación que las luchas dentro del Partido. En el mismo Congreso debió haber una importante lucha, afirmación que puede ajustarse a la falta de publicación de las actas y la publicación solamente de un extracto del discurso de hora y media de Stalin.

Crítica Marxista-Leninista: XIX Congreso del PC(b) de la URSS ...







Este Congreso fue muy distinto a lo que se había previsto, propuesto al Comité Central y rechazado en 1947. Si aquel tendría como punto del orden del día estrella el nuevo programa del Partido, en el celebrado en 1952 se trató de manera prioritaria el V Plan Quinquenal y las cuestiones de economía, apenas tratándose los temas relacionados con la superestructura, incluido el Partido. Se limitó a volver a criticar que los secretarios del Partido se inmiscuyeran en los temas economía y se repitió que había una absoluta falta de crítica y autocrítica dentro de las organizaciones partidarias.

Es muy destacable  la modificación de la composición del Presidium del Partido (antes llamado Politburó) y del Comité Central, que partió directamente de Stalin. El Presidium se ampliaba a más del doble de componentes (25 miembros y 11 candidatos), así sería un organismo más deliberativo que ejecutivo, e incluiría a cuadros del Partido más jóvenes y preparados.

Stalin pronunció un breve discurso en el que reconoce la falta de unidad del Partido, critica a viejos dirigentes, como Molotov y Mikoyan, y explica por qué es necesario ampliar el número de miembros del Comité Central y del Presidium.
Los trabajos del congreso se han llevado a cabo bien y a muchos podrá parecerles que exista entre nosotros una total unidad. Sin embargo esta unidad no existe […].
“¿No resulta acaso claro que se necesita elevar el papel del Partido, de los comités de Partido? ¿Cómo se puede descuidar el mejoramiento del trabajo del Partido entre las masas, como nos ha enseñado Lenin? Todo esto requiere de una afluencia de fuerzas jóvenes y frescas en el CC, que es el cuartel general dirigente de nuestro Partido. Y de esta forma lo hemos hecho, siguiendo las indicaciones de Lenin. Es por ello por lo que hemos ampliado la composición del CC. Y también el Partido ha crecido a su vez.[7]

La lucha en el frente ideológico en la segunda mitad de los años 40.

A lo largo de la segunda mitad de los años 40, especialmente con la dirección por parte de Zhdánov del Secretariado de Agitación y Propaganda, se hizo mucho hincapié en la lucha en el frente ideológico contra las ideas burguesas reaccionarias y apolíticas de los intelectuales. Esto hace referencia a la intuición, al menos, de cierta toma de posición de clase por parte de los intelectuales y técnicos que les hacen recalar en ideologías extrañas al marxismo-leninismo y en actitudes individualistas y carreristas.
Fuesen más acertadas o menos en algunos extremos las críticas, el fondo de las mismas iba dirigido a la lucha contra posicionamientos de clase y a poner como centro de la dirección ideológica del proceso de construcción socialista a la clase obrera y las masas trabajadoras.
Ya había habido importantes debates teóricos en los aspectos políticos (sobre el papel del partido, sobre las medidas de construcción del poder de las masas, etc., como hemos visto) y económicos (con la crítica a las posiciones de Varga y Voznessenski por parte de Stalin en “Problemas económicos del socialismo”)[8].  Del frente ideológico se encargó Zhdánov de dar una visión marxista-leninista.
De ahí viene la lucha contra los escritores reaccionarios y arribistas en Leningrado, y contra los miembros del Partido que se han mostrado indolentes y les han permitido tomar posiciones de prestigio y toleraban la penetración de esas tendencias.
Nosotros exigimos a nuestros camaradas, tanto los que dirigen el campo literario como los que escriben, se guíen por algo sin lo cual no podría existir el orden soviético, vale decir, por la política, de modo que nuestra juventud pueda ser educada no en un espíritu maligno y sin ideología, sino en un espíritu vigoroso y revolucionario[9].

También surgieron debates en la música, con la crítica a la música formalista (tras esta crítica compositores como Prokóviev, Shostakóvich o Kachaturián, rectificaron), y sobre el arte del cine, en el que se plantea que el arte no es un fin en sí mismo, sino que tiene que estar al servicio del pueblo.[10]

De especial interés es la crítica que realiza Zhdánov, en nombre del Comité Central del Partido, en una reunión de filósofos soviéticos en 1947, a propósito del Manual de Historia de la Filosofía realizado por Alexandrov.

La filosofía ya había sido caballo de batalla política en 1929, en el gran debate entre dialécticos y mecanicistas. En realidad se traducía entre dos concepciones del mundo y, en definitiva, de concepción política. En aquella ocasión, los filósofos mecanicistas defendían los postulados de Bujarin, y los dialécticos los de la dirección bolchevique del Partido. En 1947, Alexandrov era seguidor de Malenkov[11] y Zhdánov, desde postulados materialistas dialécticos, desmonta el subjetivismo y el mecanicismo del Manual que muestra al autor como un individualista sin ideología. A la vez Zhdánov se queja de la complacencia de los demás filósofos que no realizan crítica alguna. En este momento Alexandrov era nada menos que el Secretario del Departamento de Agitación y Propaganda del Comité Central y en sus manos estaba todas las escuelas de formación marxista-leninista del Partido. 

Señalaba Zhdánov:
“…¿dónde están las raíces de las falsas ideas subjetivas de una serie de dirigentes del frente filosófico? […] Tal vez haya una sola respuesta a esta pregunta: un conocimiento insuficiente de los fundamentos del marxismo-leninismo y la presencia de supervivencias del influjo económico burgués. Esto se expresa igualmente en el hecho de que numerosos de nuestros trabajadores intelectuales no comprenden todavía que el marxismo-leninismo es una doctrina creadora, viva, que se desarrolla sin interrupción y se enriquece sin cesar con la experiencia de la construcción socialista y las conquistas de las ciencias naturales contemporáneas[12].

La muerte de Stalin y la lucha por el poder.

La muerte de Stalin el 5 de marzo de 1953 precipita los acontecimientos. En los años anteriores dirigentes que ocupaban puestos de mucha importancia y habían estado muy ligados a la política bolchevique encabezada por Stalin habían desaparecido de la escena política (Zhdaáov, Schervakov, Kuznetsov, Voznessenski,…). A pesar de que hacía apenas un año se había ampliado la composición de la dirección con la inclusión de jóvenes, la fuerza de la dirección recaía en Malenkov, Jruschov, Molotov, Mikoyan, Kaganovich y Beria.

La primera decisión que se toma consensuadamente es la revocación de la decisión del Congreso de la composición del Presidium del Partido, dejando en papel mojado la decisión congresual, rebajando de nuevo sus miembros a 10 y 4 candidatos (en lugar de 25 y 11 candidatos) y dejando a todos los jóvenes promovidos fuera del órgano de dirección. Se confirmaban así las palabras de Stalin en el Congreso cuando afirmaba que la “unidad no existe”. Esta medida realmente representaba un primer golpe de estado.

Enseguida vendría la detención y muerte de Beria, y en el XX Congreso, la destitución del llamado “grupo antipartido” (Malenkov, Molotov, Kaganovich) que intentaron derrocar a Jruschov ante el cariz que estaba tomando la política soviética. De esta manera se consolida Jruschov en el poder tornando a la Unión Soviética hacia una política revisionista que bien podría defender la oposición de derecha de los años 20-30.

Notas:

[3] El borrador del informe fue encontrado por el historiador Alexander Pyzhikov, referenciado por Glover Furr en “Stalin y la lucha por la reforma democrática”. https://gardenofknowledgemalta.files.wordpress.com/2017/07/lucha-reforma-democratica.pdf
[4] La teoría sobre esta concreta lucha de tendencias en la segunda mitad de los años 40 la mantiene el profesor Daniel Stotland en “The War Within: Factional Strife and Politics of Control in the Soviet Party State (1944–1948)” Russian History (2015).
[5] Referenciado por Grover Furr en “Kruzchev mintió”.
[6] Ídem.
[8] Varga y Voznessenski tenían posiciones enfrentadas, aunque cada una de ellas fue criticada por Stalin en “Problemas económicos del socialismo” con plena razón. Tras la muerte de Stalin, las teorías oportunistas de Varga fueron recuperadas por Malenkov y Kruschov. Los errores teóricos de Voznessenski fueron la base de la política económica de Breznev.
[9] A. A. Zhdanov: “El frente ideológico y la literatura”. Ed. Grijalbo.
[10] El debate sobre el arte del cine fue consecuencia de la grabación de “Iván el Terrible” por Eisenstein y en él opinaron tanto Stalin como Zhdanov. Eisentein recogió las críticas sobre el tratamiento antihistórico de algunas escenas de la película y rectificó, pero en ningún momento fue censurado como se sostiene por los medios occidentales.
[11] Después de este debate Alexandrov fue depuesto de su cargo y cuando Malenkov ascendió hasta Primer Ministro, nombró a Alexandrov ministro de cultura.
[12] A. A. Zhdanov: “Importancia de un manual de historia de la filosofía”. Ed. Grijalbo.